martes, 5 de octubre de 2010

Open eBook Reader

Hace unos meses (medio año ya, en realidad) apareció un estudio del Observatorio de la Lectura y el Libro (un órgano adscrito al Ministerio de Cultura, creado por la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas) en el que se llevaba a cabo un análisis del impacto del libro electrónico (el e-book y los dispositivos lectores, e-readers en terminología anglosajona) sobre los hábitos de lectura y de consumo de nuestros queridos libros. Aunque en su momento pretendí abundar sobre el estudio lo cierto es que pasó el tiempo y lo dejé estar. 

Un par de días atrás, sin embargo, me llegaba al correo electrónico una información de una importante librería con presencia a nivel nacional en el que se hablaba del éxito de la edición electrónica de la última novela de Ken Follet, que supera con creces a las ventas de la edición en papel. Ante la aparente negativa de las editoriales a tomarse en serio los dispositivos de lectura de este tipo de libros, estos comienzan a tener presencia en los sitios web de descarga de archivos y a distribuirse en "ediciones piratas" generando, posiblemente, un problema difícil de solventar una vez que se haya asentado como una costumbre, como ocurre por otro lado con la música o el cine. Sea como fuere, y aunque este resulta un tema sobre el que podríamos estar charlando durante horas, lo cierto es que hoy escribo la entrada para ofrecer una alternativa interesante para aquellos que quieren ojear (lamentablemente, no "hojear", je, je) uno de estos libros electrónicos y no cuentan con un dispositivo lector al uso.


No hace mucho un compañero publicaba una versión preliminar de un visor de libros electrónicos en formato FB2 (Fiction Book, un formato basado en XML que cuenta con bastante difusión, especialmente entre lectores clónicos de Hanlin v3, como el afamado Papyre, nombre con el que es distribuido en España). Además de presentarnos en su blog una de las últimas versiones del e-reader (Papyre S.6 - Alex), permite la descarga de su aplicación, una de las pocas existentes para Windows con buena calidad de lectura aunque aún presente alguna que otra incompatibilidad con libros que no tengan una estructura interna (en el FB2) correcta al 100%. La aplicación se llama Open eBook Reader y,aunque en principio iba a publicar en Lobosoft una entrada sobre la misma, diversos cambios en ese, mi otro blog, hicieron que también pospusiese la escritura y finalmente me convencí de comentarlo por aquí. Al fin y al cabo, ¿dónde va a contar con mejores usuarios y lectores?

Así pues, ¡buena (y electrónica) lectura!


15 comentarios :

Isi dijo...

No he entendido nada del último párrafo, te lo digo en serio. Pero no te molestes, de verdad, porque no lo voy a entender!!
Hablas en chino!! qué de siglas!! jajajaja

Bueno, el e-reader sigue siendo objeto de mi deseo... Igual me lo regalo cuando acabe la carrera (oyeee, habrá que darse un capricho, no???)

Lahierbaroja dijo...

Yo tengo un e-book y aunque al principio no lo usaba mucho ahora le estoy sacando un gran partido.

Sólo por evitar libros tochos, ya merece la pena.

MJGF dijo...

Yo, con mi e-book, a todas partes. ¿Que pierdo el móvil, lo lavo en la lavadora o lo abandono en cualquier sofá? Lo normal. Ahora, la niña de mis ojos siempre va en mi bolso cuando salgo de casa, siempre sé dónde está y ¡ay del que lo toque! Sin tele un mes por lo menos.
F
P.D. para Isi: Yo tampoco he entendido nada.
P.D. para HL en versión Lobosoft ¿eso lo puedo descargar en mi papyre como una nueva versión o algo así?

MJGF dijo...

Yo otra vez:
La desaparecida Azote debería promover que los denominemos libro-e y no e-book, o lector-e y no e-reader, a imagen del correo-e, por aquello del léxico patrimonial, el préstamo y el anglicismo ¿no crees?
F.

Elwen dijo...

Andaba días atrás pensando en algo similar pero también para ePub pues es el formato que distribuye Libranda. Aún no me he puesto a buscar pero me resulta interesante sobretodo para previsualizar antes de estar metiéndolo en el papyre.

Homo libris dijo...

Isi, no te preocupes que en el último párrafo me salió la vena informática. Es lo malo de estas entradas que pueden enfocarse desde distintas perspectivas, que es difícil "no ser" informático, jejeje. Simplemente me refería al formato que es capaz de abrir el programa, aunque presenta problemas con algunos que no cumplen correctamente el estándar (algo en lo que está trabajando mi compañero, me consta, para resolver los posibles problemas).

Lo de regalarte el lector electrónico cuando termines la carrera me parece un capricho de lo más apropiado, sugerente y práctico. Además, ya te queda poquito para ello. ;)

Lahierbaroja, a mí me pasa justo al contrario. Al principio le di mucho uso pero este último año lo tengo un poco olvidado. Muchos de los libros que estoy leyendo no están disponible para el mismo (por ser libros de texto, con mis historias de la carrera, o porque son descatalogados con los que me he hecho últimamente) pero lo cierto es que merece la pena para librarse de el peso de algunos, como bien dices, jeje.

Fulgida, Azote debería volver y deleitarnos con alguna azotaina que otra... a ver si se nos anima. El otro día estuvimos viendo tu entrada sobre "Las gramáticas escolares del español" pero no comenté nada porque mucho de ello se escapa de mi limitado conocimiento y Azote, a la que podía llamar más la atención, me decía que precisamente la ortografía no era su fuerte (en el máster, se entiende, jeje) y que no podría presentar nada pero que tenía buena pinta.

Volviendo a los lectores electrónicos (yo prefiero llamarles así, o dispositivos, aunque lo del lector-e me parece una buena alternativa a lo de e-readers aunque, que conste, la cursiva se la mantengo estigmatizándolos siempre, jeje). Me consta que tu lector va contigo en todo momento. A mí me da algo de cosilla porque un mal golpe y... me dan escalofríos; a este compañero se le fastidió la pantalla y la sustitución le costó unos 100 €.

Respecto al modo Lobosoft, no se trata de un programa para Papyre sino para el ordenador personal, para poder leer los libros en el mismo (me consta que es menos cómodo, pero es como dice Elwen, una buena opción para echarles un vistazo antes de pasarlos al lector electrónico). Os dejo un enlace que os puede resultar curioso (a mí me encantó) de un planetario para el Papyre. :P

Y sí, Elwen, lo del ePub estaría bastante bien porque está ganando terreno poco a poco (el que pueda incorporar "de serie" DRMs -gestión de derechos digitales, por temas de copyright y demás- está suponiendo un fuerte empuje por parte de las editoriales). De momento no los lee aunque creo que en un futuro lo hará. De todas formas, y entretanto, hay algunas otras aplicaciones para PC que lo hacen.

Un abrazote grande.

Miazuldemar dijo...

Creo que me he quedado muy atrás en el tiempo, apenas os entiendo, jaja.

A mí lo de la lectura electrónica de momento me va poco, me gusta eso de llevarme mi librito a todas partes, oler el papel, tocarlo, ver como el libro envejece entre mis manos...En fin, que soy mucho más romántica ;)

Homo libris dijo...

Miazuldemar, me temo -y lo hago por lo que en lo profesional me toca, aunque también es cierto que soy un informático poco al uso (o eso creo)- que yo también soy un romántico: sigo prefiriendo mis libros en papel, los que huelen a nuevo y los que llevan consigo el de los estantes de mil bibliotecas, dueños y años.

De todas formas creo en un futuro donde coexistan ambos formatos (no creo que el libro electrónico destrone al de papel tan fácil) y, ya que es así, no descartaremos seguir conociéndolo.

Un abrazo.

maribel dijo...

¿Kindle, nook?, aunque estoy lejos de adquirirlo por ahora, no hago más que interrogar sobre formatos a cuántos veo en las terrazas, el metro...
Lastima que aquí no lleguen las guerras de precios de los Usa, ni los precios por libro... en el IPad se ven de muerte...Isi regalateló de fin de carrera..., ¿que me dices Homolibris?, tu lo que quieres es darnos envidia, hojear le llamas, vamos, jejeje, prueba el Ipad ( es muy grande, muy caro, muy...)
un abrazo ;-)

Sonja dijo...

Uhm...no se, yo prefiero llevar mi libro, clásica que es una, claro que también guardaría el dinero debajo de una baldosa de mi casa si me dejaran....confieso no haber empleado nunca un chisme de esos.

loquemeahorro dijo...

Yo cada vez lo veo mejor, por ejemplo, ahora voy con un tochazo impresionante por el metro, y Dios-Mío lo que pesa!!

Aaaaay, cuánta ignorancia, yo, gracias a mi profesión sé perfectamente que estás hablando en klingón.

pd. ¡¡He vuelto!!

loquemeahorro dijo...

¿O es klingon?

Homo libris dijo...

Maribel, no es un Kindle (aunque creo que por las últimas actualizaciones casi podría serlo, jeje) sino un programa para ordenador, para PC, desde el que leer libros en ese formato. De todas formas está en fase beta y necesita mejorar pero lo cierto es que promete para los que llevo vistos para ordenador.

La verdad es que sí, en España, como siempre, esas guerras de precios no llegan y pagamos como oro las migajas que nos llegan. En el iPad tendré que verlos algún día porque me resulta llamativo que se vean tan bien en una pantalla convencional (bueno, más que eso, que pueda leerse durante horas sin que canse la vista). De todas formas soy bastante reacio a las cosillas de Apple y, en general, a cuanto software privativo y sistemas cerrados se refiere (deformación profesional, imagino ;)).

Sonja, en eso sí que estoy contigo. Aun con mi Papyre en casa sigo leyendo muchísimo más en formato tradicional (algo así como una relación 10:1) pero también es cierto que muchos textos no están aún disponibles en formato electrónico y que siempre prefiero llevar encima un libro de bolsillo antes que un caro dispositivo que al menor golpe… Pero de todas formas no creas, que resulta muy cómodo a la hora de leer y creo que en el futuro se dará la coexistencia de ambas formas de lectura.

Loque, esa es una de las ventajas de los lectores electrónicos, por supuesto, aunque ya os digo que a mí me da algo de miedo llevarlo siempre encima. Jejeje, ya veo que conoces el Klingon, y si no fuera así te invitaría al fin de semana de la ciencia ficción en Málaga, que se celebra este mismo fin de semana. ;) ¡Veo que has vuelto y no sabes cuánto me alegra! Yo aún estoy en proceso de adaptación al nuevo año pero pretendo que no sea como el pasado donde estuve en exceso ausente.

¡Nos leemos! ¡Abrazos!

@scen dijo...

¡Qué bien me hubiera venido a mí un aparatejo de estos cuando estuve leyendo el último de Ken Follet!. Aún tengo agujetas en los brazos.

:(

Eva dijo...

Yo sigo sin tener un aparatito de estos y sin ganas además. No dudo que quizás algún día tenga uno, no puedo decir de este agua no beberé, pero la verdad es que hoy por hoy, lo mío es hojear y no ojear.