jueves, 24 de febrero de 2011

Habló Aquiles y dijo...

Es curioso. Han pasado tres años menos tres días y he vuelto a recordar una entrada que escribí en mi blog de informática (en Lobosoft, aunque las antiguas entradas están "archivadas" en otro blog paralelo) por un motivo similar al que inspiró la escritura de aquella. Independientemente de las causas que la originaron, recordar este fragmento de la visión de la Ilíada por Baricco bien ha merecido la pena. Disfrutadlo. Os lo dejo con algo de música como acompañamiento.


Habló Aquiles, diciendo:
Hijo de Laertes, divino de mente astuta, es mejor que hable claro y diga lo que pienso, y lo que sucederá: así nos evitaremos seguir charlando inútilmente. No hay en la tierra ni un solo aqueo que pueda convencerme de que abandone mi ira. No podrá hacerlo Agamenón, ni podréis hacerlo vosotros. ¿Qué provecho obtiene quien combate, siempre, sin tregua, ante cualquier enemigo? El destino es igual tanto para el animoso como para el bellaco, igual es el honor para el valiente que para el cobarde, y mueren igual el holgazán y el esforzado. Nada me queda después de haber sufrido tanto, después de haber arriesgado mi vida en todo momento en el corazón de la batalla. Como un pájaro que lleva a sus polluelos la comida que con tanto esfuerzo ha conseguido, del mismo modo pasé yo muchas noches insomnes, y muchos días dediqué a luchar contra el enemigo en el campo ensangrentado.

[…]

Ve a donde esté Agamenón y refiérele lo que te he dicho, y hazlo en voz alta, delante de todos, de manera que los demás aqueos sepan qué clase de hombre es, para que tengan cuidado, no vayan a ser engañados ellos también. Yo os digo que, por muy desvergonzado que sea, no volverá a tener el valor de mirarme a los ojos. Y yo no iré en su ayuda, ni combatiendo, ni dándole consejo; ya he tenido bastante, que se vaya al diablo, nada puedo hacer si se ha vuelto loco. Él ya nada me importa, y odio sus presentes: aunque me diera diez, veinte veces cuanto posee, aunque me ofreciera tantos bienes como granos tiene la arena, ni siquiera así lograría doblegar mi corazón. Antes tendrá que pagar, hasta el fondo, la horrible ofensa con que me ha herido.

(Alessandro Baricco, Homero, Ilíada)

10 comentarios :

El Señor de las Moscas dijo...

Y yo que en tiempos tenía que traducir la Iliada... Y la traducía, no se crea. Malamente, pero la traducía. Cómo se estropean las cabezas...

maribel dijo...

Hola homolibris , dejo a un lado tu entrada en Lobosoft con la que estoy 100% de acuerdo, y me ciño a esta...
Aquiles y Agamenón, como no recordar La guerra de Troya de Robert Graves, un libro breve, descriptivo aunque no a la altura de El Vellocino de Oro, así que Baricco es una elección más que interesante..
Un abrazo ;-)

La Belle Dame Sans Merci dijo...

¡Ah, qué grande la versión de la Ilíada de Baricco! El único autor al que le perdono la ausencia de los dioses. ;) ¿Has escuchado la versión que hicieron para radio en España? ¡MAH!

loquemeahorro dijo...

No sé yo si mucha gente habrá mezclado a Homero con Manowar :-)

Homo libris dijo...

Señor de las Moscas, antaño había que hacer las cosas por uno mismo. Hoy San Google, que le dicen, lo hace todo por nosotros. Pensar, lo primero.

Maribel, la épica está presente en todas las obras que citas y los temas clásicos lo son, precisamente, porque perduran. :)

Alienor, erm... ¡no! Lo admito, jop. Pero pondré solución, lo busqué y localicé y de esta semana no pasa que lo escuche. ;)

Loque, fueron ellos mismos los que mezclaron ambos "mundos". En particular, el disco al que pertenece ese tema que traigo al blog está dedicado en buena parte a la obra de Homero... Atrevidos que son estos americanos, jejeje.

¡Besos y abrazos!

La Belle Dame Sans Merci dijo...

http://filologiaclasica.blogspot.com/2011/01/iliada-de-homero-radiolibro.html

XD

¡Besotes!

Homo libris dijo...

Muchas gracias, Alienor. Lo encontré en la web de Radio Nacional, pero no está de más que tengamos por aquí el enlace. ;) ¡Es genial!

Besos.

Rocío dijo...

Me gusta mucho la versión de Baricco!
Aunque claro, como la original ninguna.

Un saludo.

Eva MMM dijo...

¡Cuántas verces he tenido en la mano un Paul Auster" pero nunca me he atrevido a leerlo.

Homo libris dijo...

Rocío, por muy buenas e innovadoras versiones que puedan hacerse, un clásico siempre será un clásico, ¿verdad? Coincido contigo, aunque la versión de Baricco me gustó especialmente.

Eva, creo que "saltaste" de entrada, jeje. Te animo, de cualquier modo, a leer al Auster más primigenio. ¡Seguro que te gusta!

Besos.