sábado, 20 de agosto de 2011

El horror de Dunwich

Tiro de archivo (como los informativos en verano) y recupero una vieja entrada de un viejo blog sobre una antigua y, aunque pudiera parecer justo lo contrario, agradable lectura recuperada gracias a un viejo gran amigo. Todo este arcaísmo en homenaje a Lovecraft que, no obstante, espero en breve nos depare alguna grata y novedosa sorpresa, ya os contaré.

Las sombras dejaron de expandirse hace horas para comenzar a disolverse entre sí, fundiéndose en un todo impenetrable del que a duras penas es capaz de salvarme la luz de la lámpara que reposa sobre la mesilla de noche, junto a la cama, a mi lado. Su ocre luminosidad destila las tinieblas en imposibles siluetas de muebles que ocupan la habitación con sus abigarradas figuras contrahechas, invitándome a regresar a la lectura del volumen que sostengo entre las manos. Años atrás disfruté -si así puede definirse la indescriptible desazón que me acompañó en una primera lectura- de la pluma de Lovecraft narrando los horrores de Dunwich y los ominosos rituales que allí se celebraban. Ahora, cuando el oscuro vuelo de las grajillas toma el relevo al hipnótico cántico del chotacabras anticipando la llegada del ya próximo otoño, vuelvo a sentir cómo un escalofrío me recorre el espinazo. La oscuridad me rodea, y sólo me acompaña la voz de Nick Holmes como aquel entonces, casi quince años atrás. Lovecraft resulta más terrorífico que nunca en la exquisita edición ilustrada que edita Libros del Zorro Rojo -cuán distinta de aquella otra de Alianza Cien que leí antaño-, un ejemplar que sólo regalaría un amante de los libros a otro Homo libris.


Vuelvo a la lectura… Mas cuidado si visitáis Dunwich, sus pobladores os estarán esperando:
Los vecinos de Dunwich han llegado a constituir un tipo racial propio, con estigmas físicos y mentales de degeneración y endogamia bien definidos. Su nivel medio de inteligencia es increíblemente bajo, mientras que sus anales despiden un apestoso tufo a perversidad y a asesinatos semiencubiertos, a incestos y a infinidad de actos de indecible violencia y maldad. La aristocracia local, representada por los dos o tres linajes familiares que vinieron procedentes de Salem en 1692, ha logrado mantenerse algo por encima del nivel general de degeneración, aunque numerosas ramas de tales linajes acabaron por sumirse tanto entre la sórdida plebe que sólo restan sus apellidos como recordatorio da origen de su desgracia.

2 comentarios :

Shorby dijo...

Me encanta Lovecraft y todo su microuniverso =)
El libro es muy interesante, aunque no se lo recomendaría a cualquiera.

Besotess

Homo libris dijo...

Shorby, coincido en que no todo lo de Lovecraft es recomendable para cualquiera. Menos aún para almas... ¿sensibles? O tal vez sí, quién sabe. ;)

¡Un abrazo!