martes, 24 de abril de 2012

Estudiar, estudiar...

Francisco González Ledesma, tan agudo como siempre, retrataba en El expediente Barcelona una realidad que a día de hoy, en estos tiempos de recortes y de vuelco hacia una "Nueva Edad Media" en todo lo tocante a la cultura (y todo lo que esta engloba: literatura, artes, ciencia...), resulta de especial vigencia:
A mí todo eso del Milanés, tantos sacrificios, tantas humillaciones y tanto hambre para estudiar (porque encima pasaba hambre) me parecía un esfuerzo estéril. Qué quiere que le diga. Yo solo había estudiado comercio en la Escuela Especial, que entonces estaba en la calle Balmes, y tenía más que suficiente. Soy de los que creen que en España sobra gente de carrera. Tú vas a pedir un carpintero o un lampista y estás listo. No los hay. Pide un ingeniero, un médico, un abogado, un químico, y no hablemos de un maestro, y el problema es tuyo, porque la cola llega hasta la frontera. El padre, además, siempre lo decía: «El talento y la cultura, en sí, no los valores nunca. Bien mirado, no son nada. Los que lo tienen dicen que eso vale mucho y que no se vende. No te dejes engañar nunca: lo terrible para ellos es que no se compra».

6 comentarios :

Sonja dijo...

aich! siempre que te leo me acuerdo de que tengo que estudiar, habrá que ponerse.

Carol dijo...

Uff, la última frase es demoledora pero cierta, cuantos más estudios se tienen menos se valora (y se paga). Un abrazo

Homo libris dijo...

Sonja, no sé si tomarme eso por lo bueno (que te animo a ello) o por lo malo (que es preferible hacerlo a leerme, jajajaja). ¡Ánimo, pues! :)

Carol, me temo que en estos días que vivimos es así, por duro que resulte. La verdad es que el libro da de sí en fragmentos de este estilo (a la entrada del Día del Trabajo me remito).

Besos.

máster reporterismo dijo...

Hoy en día cuantas más carreras tengas creo que es peor.. las empresas buscan experiencia y si te has pasado 6 años estudiando puede que no tengas mucha. No obstante, hay que animar a la gente a estudiar, que eso no nos hará ningún daño

Un saludo
Silvia

Homo libris dijo...

Buenas. :)

Las empresas siempre han buscado experiencia. Y formación, de paso. Como dices, es la pescadilla que se muerde la cola. No obstante, independientemente del mercado laboral, creo que es positivo estudiar, no solo en aras de labrarse un futuro profesional sino como parte integrante de nuestras vidas.

Ser eternos alumnos y no perder la curiosidad por aprender, descubrir y sorprendernos forma, a mi parecer, parte del camino que nos permite construir una sociedad más justa. :)

Saludos.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo :) Saludos!

Silvia