martes, 18 de mayo de 2010

Descanso lector

He de confesarlo. Envidio tan profunda como sanamente la colección de marcapáginas de Elwen. Cada una de sus entradas sobre los marcapáginas que ha conseguido o que ha realizado es realmente hermosa y, aunque tanto Azote como yo los coleccionamos, lo cierto es que en mi caso no tengo maña ni talento suficientes como para fabricar objetos tan hermosos.

A Isi también se le da muy bien hacerlos. Con ingenio y cariño resulta increíble las maravillas que es capaz de conseguir. Ya nos lo ha enseñado en su blog y, aunque me encantan todos ellos, hay uno en particular que me gusta sobremanera. Se trata del marcapáginas de los Blogueros de Incontestable Belleza que realizó para el primer encuentro de blogueros de esta pequeña gran familia transoceánica que hemos formado entre unos pocos. Como ya sabéis, hace unos meses se llevó a cabo una “quedada” de blogueros a nivel peninsular, podríamos decir, al que no pude asistir. Entre abril y marzo quedaron pendientes, por desgracia, eventos clave para mis tres queridos blogs y, sobre todo, para mí como persona: una visita a Burgos junto a un buen amigo, que aún tengo pendiente, para homenajear a otro ya desaparecido; una excursión a la RetroMadrid, que tendrá que esperar al año que viene; por último, pero no por ello menos importante, una reunión de los amigos de los libros que nos conocimos gracias a la red –y que espero que se repita pronto.

En la fotografía aparecen algunos de los libros que están sobre mi mesilla de noche junto a los marcapáginas que nos ha regalado Isi y que llegaron hace apenas unos días a Granada. Al lado del marcapáginas BIB, que guardo con especial cariño porque, tal y como nos decía Isi, no tenía otro y es el suyo propio (mil gracias, guapísima) veréis algunos de su propio blog, que son toda una hermosura, y un par personalizados. El mío propio, con las iniciales de Homo libris, y el de Azote que, tal y como dice la propia Isi, “me ha encantado porque, además del nombre, también son la primera y última letras del abecedario, lo cual le viene que ni pintado”.

Un regalo precioso que te aseguramos, Isi, nos ha llegado al corazón. Azote comentará algo en breve, pero me he tomado la licencia de incluir aquí los suyos porque está fuera y hasta mediados o finales de semana no creo que ande por aquí. Muchísimas gracias este hermoso detalle; gracias que esperamos poder darte muy pronto en persona.

Y ahora, a leer. Que con marcapáginas así, ¿quién no compagina la lectura de varios libros? A Bolaño se le suman Auster y Commoner (curiosa y casualmente, las iniciales de los tres autores dan inicio también al abecedario) y una preciosa guía de orquídeas de Granada, regalo también de un amigo durante este fin de semana, con la que descubrir algunas singularidades de la provincia durante nuestras andanzas. Pronto os iré contando algo sobre todos ellos.

¡Feliz lectura, y feliz descanso lector!

17 comentarios :

lammermoor dijo...

Debería estar saliendo ya por la puerta pero... no puedo resistirme. Preciosa entrada y preciosos marcapáginas.
Fue una pena que no pudieras asitir a la reunión de Madrid; se os echó de menos.
Todo un detallazo por parte de Isi enviaros unos marcapáginas personalizados (nunca mejor dicho)
Ahora si que me tengo que ir. Buen día.

Último Íbero dijo...

Pues yo pierdo constantemente mis marcapáginas... ¡y así me va! Al final uso de punto de lectura cualquier cosa que funcione como tal.

Isi dijo...

Ayyy qué ilu!! Ya estaba yo pensando en escribiros "¿¿ya os ha llegado? ¿y hoy? ¿hoy tampoco???" jejej, pero igual perdemos las amistades.
Me alegro de que os hayan gustado, y mira que siento no tener más de los BIBs, por lo menos uno para cada uno, pero bueno, cada libro que lo utilice uno de vosotros jajajaja.
¡¡qué ilusión que los tengáis ya!!

Elwen dijo...

Isi es una artistaza en esto de los marcapáginas, tengo una dura competencia en ella y me encanta ^_^

Yo estoy segura de que habrá más oportunidades y más encuentros para disfrutar.

Carmina dijo...

Tengo que confesar homo libris que yo tampoco sirvo para hacer marcapaginas, y que el detallazo de Isi ha sido superior, yo tampoco pude ir a ese encuentro bloguero y ojala se repita y mi situacion sea otra para poder acercarme, la verdad es que este mundo une mucho.
Felices lecturas ahora muy bien custodiadas

loquemeahorro dijo...

¿A que son preciosos? ¡Esta Isi es una joya! No me reconcome la envidia solo porque yo también tengo, que si no...

Los de Elwen también están estupendos, pero con Isi tengo "pellizquito"

El evento bloguero se merecía unos regalitos a la altura, y hubo muchos más.

Isi dijo...

Elwen: ya sabes que muchas veces tú has sido mi total inspiración. O sea, que te lo he copiado. ;)

MJGF dijo...

Isi, son preciosos.
Yo le guardo los marcapáginas a mi amiga Gema, que los colecciona, los confecciona, etc. (el recuerdo de su boda fue, precisamente, un marcapáginas conmemorativo). Yo soy de las que los pierde y por eso usa cualquier cosa. Eso sí, guardo religiosamente los que mis vástagos me confeccionan en el cole cada 23 de abril.
F.

R. dijo...

Bonito gesto el de Isi al enviarles tan preciosos marcapáginas (¡qué envidia!), los que al lado de esos libros no podían encontrar mejor lugar para lucirse.
¿Me parece o te vas a iniciar con Bolaño leyendo su última publicación póstuma, El Tercer Reich?
Felices lecturas,
R.

Último Íbero dijo...

A modo de detalle friki, el juego de tablero conocido como "Third Reich" es el siguiente:
http://www.boardgamegeek.com/boardgame/1563/rise-and-decline-of-the-third-reich

He tenido el inmenso placer de jugarlo varias veces y es tan complejo como entretenido.

Eso sí, lo haga el jugador alemán como lo haga, es imposible ganar la Segunda Guerra Mundial con el Eje.

Y con Italia las risas están garantizadas.

Homo libris dijo...

Lammermoor, la verdad es que a nosotros también nos pesó muchísimo no poder acudir a esta primera cita lectora. Espero que pronto se organice alguna otra quedada y podamos, esta vez sí, acudir. El detalle de Isi nos ha encantado, qué duda cabe.

Amandil, a mí me ocurre algo parecido. Los uso, los dejo en los libros, los pierdo, utilizo el mismo durante años o utilizo cualquier papel que tenga a mano (o la memoria) para saber la página por la que me quedé. Pero hay algunos otros que uso y mimo con todo el cuidado del mundo, conservándolos como paño en oro, jejeje.

Respecto a “Third Reich”, no lo conocía aunque algo leí tras hacerme con el libro de Bolaño. He estado viendo la web que nos comentas y buscando algo más de información sobre el mismo. Tiene una pinta magnífica, la verdad, así que habrá que tenerlo en el punto de mira, jeje.

Isi, ¿cómo vamos a perder las amistades por eso? ¡Si no he perdido yo la relación con mi madre y la he bombardeado con preguntas similares durante toda la semana! Muchísimas gracias por ellos, nos han encantado. Sobre el BIBs no te preocupes, que lo compartimos tal y como tú lo hiciste con nosotros. ;)

Elwen, estáis las dos hechas unas artistas en esto. A mí es algo que me encanta pero me veo sin las dotes artísticas necesarias, así que seguiré disfrutando con los de vuestras entradas para ver si, entretanto, “se me pega algo”. :)

Carmina, somos muchos los que nos quedamos con las ganas de acudir. Por eso, a ver si para la próxima puede ser y acudimos para vernos en persona porque ganitas no faltan. Tal y como dices, este mundillo, un particular microuniverso, une mucho.

Loque, gentil co-anfitriona de la quedada, me consta que soy incapaz de despertar tu envidia ya que, además de los marcapáginas, guardas el recuerdo del encuentro. Pero que conste que para el próximo pienso, por lo menos, “empatar” contigo a este respecto. :P

¡Fulgida, qué bonito el recuerdo de boda de tu amiga! Es que los especímenes de Homo libris somos de lo más peculiares, allá donde nos encontremos. Qué te voy a contar a ti, ¿verdad? Me encanta. Veo que en esto eres como yo: cualquier marcapáginas puede terminar en un lugar indeterminado salvo aquellos por los que tengo especial predilección o cariño. Azote es más organizada en esto que yo, ciertamente.

R., sí que ha sido un detalle, sí. Tanto como el tuyo como observador, jeje. En efecto, ahí está El Tercer Reich, de Bolaño. No me inicio con él, sin embargo. Antes leí 2666 y Los detectives salvajes, pero en un tiempo previo a tener el blog, por eso no ha aparecido por aquí antes. En cierto modo me pasa como con Manuel Rivas, aunque del gallego sí que he leído mucho más: hace tiempo que no me pongo con un libro suyo y aparece con una frecuencia muy inferior a la de mi verdadera predilección por su obra. :) A ver qué tal esta póstuma de Bolaño, que espero comenzar a finales de junio, tras rendir la inevitable cuenta con los exámenes. Ya os contaré mi parecer. ;)

Último Íbero dijo...

Mi marca páginas más bonito, era uno metálico con una figura del Tapiz de Bayeux. Lo compré hace años en un viaje de Inglaterra y, como no podía ser de otro modo, lo he perdido.

Aunque recuerdo que es el que usé cuando leí por primera vez El libro de los Cuentos Perdidos de Tolkien y que, por alguna extraña razón, en mi fuero interno ese libro y ese marcapáginas se fusionaron. Por así decirlo eran "tal para cual".

--

Sobre el Third Reich, únicamente decir que es un juego con una dinámica desfasada y ya antigua. Es más un objeto de colección que un juego. Es demasiado lento y demasiado complejo para lo que se estila hoy en día.

MJGF dijo...

Off topic completamente, pero me da que te interesará:
http://nosolodeyod.blogspot.com/2010/05/cuchillos-para-la-carne-y-para-los.html

Sobre formas de destruir un libro, bibliotecas expurgadas y Enrique de Villena.
F

Homo libris dijo...

Amandil, Fulgida, bienvenidos sean estos "off-topic". Sobre el primero de ellos, del "The Third Reich", igualmente lo tendré en cuenta. Me encantan los juegos complejos, que requieren su tiempo. Aunque claro, con uno de tablero es complicado encontrar a compañeros de juego con gustos similares (algo parecido me ocurre con la informática... Ando, como siempre, uniendo modernidad y un gusto extremo por lo "retro", que tiene mucho que ofrecer aún).

Respecto a los marcapáginas, a mí me ocurría algo parecido, especialmente cuando usaba billetes de autobús para marcar el punto donde dejaba la lectura. Al terminar el libro el billete se quedaba dentro. Al hojearlos tiempo después o releerlos, uno se encuentra con estos papelitos que despiertan gratos recuerdos sobre los viajes vividos, jeje.

Por último, en cuanto al enlace que nos dejas, me ha encantado. Anoche precisamente me pasaba Azote otro enlace que me gustó mucho y quería compartir con vosotros. No sabía cómo y tu comentario me ha hecho decir: "¿por qué no?". Ahí va, espero que os guste.

Un abrazo.

bibliobulimica dijo...

¡Que bonitos marcapáginas! ¡Es que Isi es genial!
ojalá a la siguiente quedada puedan asistir, porque se ve que se divirtieron a lo grande ;)

Eva dijo...

El marcapáginas que acompaña al libro que ahora leo es el de BIB, cada vez que lo veo no puedo evitar la sonrisa que llega a mis labios. El año que viene espero que haya otra quedada y que podáis acudir, Fue un día muy especial.

natalia_paperblog dijo...

Estimado Homo Libris,

Buenas tardes. Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Quisiera disculparme por dejarte un comentario así, pero no he encontrado otra manera de contactarte. Tras haber descubierto "Homo libris", me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital de difusión cuya misión es identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos, que sino, se diluyen entre la masa de información antes de llegar a los oportunos lectores.

Si el concepto te interesa, anímate a proponer tu blog, creo que tus artículos resultarían muy interesantes para los lectores de "Cultura y Libros". Si así fuese, los contenidos serían los mismos que los tu blog, asociados al autor original : acompañados de tu nombre/seudónimo, ficha de perfil y varios vínculos hacia el blog.

Espero que te motive el proyecto que iniciamos en Enero con tanta ilusión. Échale un ojo y mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Feliz comienzo de semana,
Natalia