sábado, 5 de junio de 2010

Los ríos moribundos

Hoy se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente y, aunque estas semanas estoy más desaparecido que nunca (ya queda poco, apenas dos, para que vuelva con ganas y ánimo nuevo por aquí) no quería dejar pasar este día para traeros un texto de nuestro querido (y tristemente desaparecido este año) Miguel Delibes. Unos breves párrafos para la reflexión.

Los ríos moribundos, de Miguel Delibes.

"El agravio constante a que sometemos a la naturaleza adopta una de sus expresiones más lamentables en las corrientes fluviales. Hay ríos muertos, como los de las zonas fuertemente indistrualizadas, ríos agonizantes, que son la mayor parte de los de nuestro país, y ríos simplemente enfermos, a los que si no se les presta remedio pasarán a engrosar las largas listas de los dos primeros. Lo que ya no quedan son ríos sanos y, teniendo en cuenta que los ríos ibéricos son poco caudalosos, la noticia de la defunción de nuestras aguas fluviales, de no arbitrarse medidas rápidas y eficaces, no tardará en producirse.

Sorprende, sin embargo, que la Europa comunitaria, atenta siempre a conservar en España la fauna que ellos destruyeron antes en sus países respectivos, se preocupe tan poco de nuestros ríos. La contradicción únicamente es aparente porque ellos disponen de mayores masas fluviales, llevan años velando por su depuración y, en consecuencia, no ven en tanto peligro los peces como el halcón peregrino, el lince o el buitre negro, por poner solamente tres ejemplos de especies en el límite de supervivencia.

[...]

¿Por qué no empezar el proceso de recuperación del medio ambiente saneando nuestros ríos, esos cementerios acuáticos donde apenas sobrevive la carpa cenagosa y escatófaga? Bien es verdad que podríamos empezar por cualquier otra parte: nuestros bosques, nuestra atmósfera, nuestro Mediterráneo, nuestras basuras... Lo que apunto es la urgencia, la necesidad de empezar pronto y por algún lado. Nuestra dejadez en este terreno no debe ir más lejos de donde ha ido; urge poner un límite.

[...]

No lo olvidemos y pongámonos sin dilación a la tarea."
La imagen que ilustra la entrada pertenece al "río" (duele llamarlo así) Citarum, posiblemente el más contaminado de la Tierra. Por desgracia, no hace falta ir hasta Indonesia para ver que no tratamos como debiéramos a los ríos, dadores de vida.

9 comentarios :

Javier 16 dijo...

Me dan mareos y vértigo HL, solamente de pensar cómo por la dejadez hemos llegado a semejante extremo. Si no mostraras la fotografía, resultaría increíble narrarla con tanta precisión. Creo que haría falta algo más que mil palabras para ello. Me cuesta trabajo creer que hace unos treinta años aproximadamente, los ríos; hablo de los más apartados, fueran todavía masas de agua muy oxigenada y transparente. Que tuvieran viviendo a costa de sus aguas, a las especies más necesitadas de esta pureza, tales como: truchas, cangrejos autóctonos, mirlos acuáticos y toda la representación de invertebrados ligados a estos cursos fluviales. Muchas veces, me fijo en la gente que visita y pasea por las riberas del río Mesa a su paso por los balnearios y esa gente es totalmente indiferente a la suciedad acumulada en sus orillas. Éste es el principio del problema ¿qué narices esperamos de los espacios naturales, si no exigimos un cuidado de los mismos más concienzudo?
Una buena entrada; incomprensible para cierto tipo de gente habituada a paisajes botelloneros.
Saludos.

MJGF dijo...

¡Cuánta razón tiene ese hombre! Mira Valencia, por no moverme del barrio: ya no es la ciudad del Turia, aunque lo pretenda.
F.

@scen dijo...

Me ha gustado: "la Europa comunitaria, atenta siempre a conservar en España la fauna que ellos destruyeron antes en sus países respectivos".
¡Cuánta verdad, cuánta ironía y qué sutilmente expresada!
Un saludo.

loquemeahorro dijo...

La foto escalofriante, y el texto, qué te voy a decir, a veces hay que decir verdades obvias, pero de las que no se habla demasiado.

Además la forma de escribir ¡hace tanto! Un texto escrito, hasta parece que tiene más razón.

pd. ¿En dos semanas acabas el máster? porque es un máster ¿no?

pd2. Jo, ya no me visitas nunca.

Homo libris dijo...

Javier, es una verdadera vergüenza que se llegue a estos extremos, y lo es más que la sociedad lo vea (salvo en casos tan extremos como el que ilustra la entrada) como algo "normal". El otro día recordaba tu comentario sobre la indiferencia de la gente que pasea por las riberas de "su río", el de su ciudad, y no se siente indignada por el mal estado de las mismas. Si nos importa tan poco la limpieza de nuestro entorno más cercano, ¿qué pedir si hablamos del que no vemos habitualmente?

Fulgida, precisamente de ti me acordaba también en días atrás (a estas alturas voy comentando en mi propio blog cuando pasan varios días, en momentos de mayor paz, aunque os haya leído antes). Y me acordaba por el Turia, por cómo me llamó la atención el "parque-avenida" en que se ha convertido el río en su paso por la ciudad y en la presencia de uno de los CPR más representativo en la ciudad: el Tribunal de las Aguas de Valencia.

Ascen, Delibes es irónico en este texto a más no poder. Ciertamente desde Europa se impone un proteccionismo sobre la naturaleza en España (y otros países de la Unión) que no tuvieron en cuenta décadas atrás en los respectivos países. Aunque, por otro lado, con la ceguera de la ignorancia, nos empecinamos en negar la evidencia y aprender de la lección que nos dan quienes ya pasaron por estrangular sus cauces fluviales...

Loque, para nada, para nada. Me encantaron tus entradas del novio musical, aunque he de admitir que las más recientes aún no he podido visitarlas. Lo que ocurre es que son tan extensas que intento unirlas en una única lectura cuando están divididas en partes, además de comentar mucho menos en los blogs (apenas nada últimamente). Pero no os olvido, aunque tengo ganas de volver de una vez.

Huy, huy, huy... ;) No, no es un máster lo que estoy haciendo, sino que comencé la carrera de Ciencias Ambientales (actualmente la Licenciatura, aunque mucho me temo que me alcanzará el Grado). De todas formas no te alejas demasiado; la idea del máster la llevo acariciando algún tiempo... ;)

Y sí, en un par de semanas espero volver por aquí (y por otros lares blogueros) con ánimo renovado.

¡Un abrazo grande!

maribel dijo...

Homolibris, como siempre tan comprometido. Qué mejor que Delibes para acompañar esa foto, es curioso como las mentes privilegiadas ya nos llevan diciendo estas cosas hace mucho...

Regresa pronto, los ánimos te los enviamos nosotros...
Un abrazo ;-)

Homo libris dijo...

Maribel, la cabra tira al monte, por mucho que lo queramos evitar, jejeje.

Yo también os echo de menos, a todos, y estoy deseando "volver" de una forma más activa. Ya queda poquito... ;)

Un abrazo grande.

Adela dijo...

Desgraciadamente, esa imagen se repite más de lo que uno quisiera en este mundo absurdo.
Bellísima entrada.
Saludos
AD.

Homo libris dijo...

Adela, es una desgracia que sea así y tengamos que recordar que es necesario que cuidemos de nuestros ríos, de nuestro entorno... del medio que nos da la vida. :(

Gracias a ti por tu comentario. Un abrazo.