miércoles, 22 de abril de 2009

Colecciones

Hace unos días finalizaba la lectura de Festín de Cuervos, el cuarto libro de Canción de Hielo y Fuego, la inmensa novela-río con la que George R. R. Martin nos deleita y hace sufrir a un tiempo, y que promete mantenernos expectantes hasta su finalización en algún momento de un hipotético futuro cercano (o no tanto, si tenemos en cuenta el decreciente ritmo de publicación, que no de calidad, del autor).

Terminada la lectura, y dando por hecho que transcurrirá un tiempo bastante dilatado hasta que Martin publique (y especialmente salga en castellano) Dance with Dragons, la continuación de la historia, me asaltan una serie de inquietantes preguntas, a las que no termino de dar respuesta. ¿Qué nos hace convertirnos en sufridos lectores de sagas interminables, aún no terminadas de escribir, traducir y/o publicar? ¿Por qué nos enganchamos a ellas como antaño los lectores de folletines, y anhelamos el próximo capítulo, la aparición de un avance, la noticia de alguna novedad en el horizonte de publicaciones? ¿Es una expresión de fanatismo, de fervor cuasi religioso o de pasión por lo escrito? ¿Se trata de un fenómeno similar al que se está dando con las series de televisión, que en buena parte desplazan al cine como elemento de divertimento en la actualidad? ¿No salimos escarmentados ante las jugarretas editoriales?

Me resulta difícil dar respuesta a dichas cuestiones, aunque lo cierto es que en el mundo de las grandes sagas literarias (o, cuanto menos, libreras) me ha ocurrido de todo. Desde esperar año tras año la aparición de un libro que nunca llega, la sexta parte de Hijos de la Tierra, de Jean M. Auel, que comencé a leer hace dieciocho años, hasta hacerlo con una saga ya escrita pero no volcada del polaco, como ocurre con La dama del lago, de Andrzej Sapkowski, último volumen de la serie de Geralt de Rivia, que tras un par de años de espera la editorial no solamente no publica, sino que otra comienza la reedición de toda la saga, y nos hacen esperar a los lectores un añito más hasta ponerse a la par y generar, de paso, una mayor expectación. Hablo, claro está, de Bibliópolis y Alamut respectivamente.

En otras ocasiones, las editoriales son aún más duras. Que se lo digan a los lectores de Titus Groan, que tuvieron que esperar tres lustros a que Minotauro se dignase a traducir Gormenghast, y a mí mismo que, conociendo la situación, no adquirí en su día el libro para encontrarme años después con las tres partes descatalogadas; conseguí adquirir la primera y tercera para encontrarme, una vez más, con Gormenghast no disponible. La búsqueda de este título me ha provocado más de un quebradero de cabeza y problemas con compras por Internet que tal vez algún día que venga a colación traiga al blog.

También ocurrió con Timun Mas y su edición de Otherland, otra novela río, ésta de Tad Williams (de él me encantó particularmente su Añoranzas y Pesares), que la editorial se encargó de dividir y subdividir en diversos tomos para aumentar el número de ejemplares a vender y, por ende, de ingresos. Sin embargo la jugada le salió mal, las ventas cayeron en picado, y la serie no fue completada. Visto el cariz que tomaban las cosas, me desencanté y la dejé aproximadamente por la mitad, aunque realmente prometía. Años más tarde, Círculo de Lectores tuvo un gesto hermoso, publicando esta última parte para quienes deseasen completar, aunque fuese con otro formato, la colección. Pero para mí ya era demasiado tarde, habría tenido que reunir el resto de ejemplares, y por aquel entonces me encontraba cansado de la situación creada.

Así las cosas, ¿es arriesgado hoy día sumergirse en la lectura de una novela-río? ¿Creéis que las editoriales aprovechan el tirón de determinados autores para hacer su agosto a costa del sufrimiento de los lectores? ¿Puede más nuestra afición que el desgaste causado por este maltrato? ¿Cuál es vuestro parecer?

11 comentarios :

Elwen dijo...

Entiendo que tus preguntas son retóricas no? Uno las compra por lo que destila la obra, y lo que destila es el amor del autor hacia ella. Pero en medio de ambos está la editorial, que en cristiano viene a significar algo así como "ganar dinero".

Yo aún echo pestes con Timun Mas y su maltrato hacia Los Proscritos y los Desterrados. Desde luego hizo honor al nombre de la saga.

Mithdraug dijo...

Buenas Elwen.

En efecto, en un grado bastante importante lo son. Está claro que seguimos estas obras por todo lo que nos aportan, por la intensidad y profundidad con que pueden tratar los argumentos debido a la propia extensión de las mismas, por la continuidad que nos dan (algo así como una "Historia interminable" en miniatura)... pero precisamente por todas esas virtudes constituyen un caldo de cultivo propicio para que las editoriales hagan su agosto, multiplicando de forma injustificada (¿inmerecida?) sus beneficios a costa de la agónica espera a que nos someten.

Por cierto, en breve comenzaré a leer a Ellen Kushner, justo cuando termine con un par de libros que tengo en la lista de espera... y me da miedo lo que el tándem Bibliópolis-Alamut haga en el futuro con ella.

Saludos.

Elwen dijo...

Hoy mismo buscando las de Geralt me enteré de lo de Bibliópolis-Alamut. Por lo que entiendo finalmente morirá Bibliópolis y heredará Alamut, así que me compraré los de Geralt de esa editorial.

Por cierto, me empiezas a dar miedo con lo de Kushner te veo las espectativas muy altas con el libro y no me gustaría que te llevaras un chasco por mi culpa :P

Mithdraug dijo...

Buenas Elwen.

En efecto, Alamut sustituirá a Bibliópolis, aunque según parece se permitirá la edición del último libro de la saga en ambos formatos (algo me dice que aquí se retrasará la salida en la segunda editorial para beneficiar las ventas de la primera), así que en principio te sería indistinto adquirirlo en uno u otro formato, aunque ciertamente a partir de ahora será más fácil encontrar los libros en la edición de Alamut.

Respecto a Kushner, no te preocupes. Le tenía echado el ojo hacía tiempo a esos libros, y la crítica que hiciste sobre el último únicamente terminó de convencerme. Otros libros sobre los que el instinto "blogger" me ha guiado son los de Viriconium, que según parece prometen, y mucho. Me los apunto para una próxima compra, a ver cómo resultan.

Saludos.

Isi dijo...

Hola!!
Estoy casi segura de la existencia de una conspiración editorial encargada de hacernos gastar más dinero del necesario. El primer ejemplo que se me ocurre es el libro de "El señor de los anillos": yo lo tengo desde hace muchos años porque era de mi padre, pero ahora resulta que venden las tres partes por separado.
Otra parte bastante cercana es "Alatriste"; nunca sabes cuándo saldrá el siguiente libro.
Y sí, son libro-series que no terminan numca, o terminan en función de lo que venden. Yo, gracias a Dios, descubrí "Los hijos de la Tierra" hace sólo unos 5 años, así que no llevo tanto como tú esperando el sexto (¿y último?) libro. Y encima los 5 primeros los tengo en edición de bolsillo, cosa que no conseguiré con el último a no ser que espere 2 añitos más.
Ayyyy, malditas series de librosªª

Mithdraug dijo...

Hola Isi.

En efecto, existen ediciones de ESDLA en un único volumen, aunque lo cierto es que originalmente se publicaron en tres distintos, y hoy día las editoriales lo van sacando en distintas ediciones de variable formato y número de ejemplares, en aras de llegar a todos los sectores. Es el caso de Minotauro, que de un tiempo a esta parte hace gala de una importante voracidad empresarial, y que hace poco publicaba un libro de Tolkien, Cuentos desde el Reino Peligroso, que no es más que un compendio de otros títulos ya publicados de forma independiente (Roverandom, Egidio, el granjero de Ham, Las aventuras de Tom Bombadil…), y que ahora, bien sea por despiste, afán coleccionista o por aunar la compra de todos ellos en uno solo, habrá quien adquiera.

Alatriste, por otro lado, me cansó demasiado pronto. Aunque los primeros libros despertaron mi atención, he de admitir que a partir de El oro del rey, ésta decayó considerablemente. En el caso de Los Hijos de la Tierra, Auel lanzó la saga como una serie de seis libros (aunque recientemente leía en un foro que hablaba de un séptimo). El caso es que viendo cómo ha decrecido su ritmo de publicación, me temo que únicamente con mucha suerte llegaremos a verla completada.

En fin, no podemos vivir con las editoriales, pero esta visto que de momento sin ellas tampoco :)

¡Saludos!

Elwen dijo...

Esta mañana pasé por el foro de Maeva y me acordé de ti. No sé si habrás ido por allí pero hay esperanzas para Hijos de la Tierra. Según la propia editorial, saben que Auel está escribiendo el libro pero no pueden dar fecha exacta de su publicación. Algunos rumores afirman que ya está terminado y saldría en breve (al menos en inglés).

La verdad es que tengo estos libros por casa pero nunca me ha dado por leerlos. Tenían entendido que iba a ser solo uno y que el resto son agregados de no tan buena calidad. No sé de dónde habré sacado estas palabras pues de tu espera deduzco que deben ser bastante buenos.

Isi dijo...

Elwen: el final del primer libro queda abierto (aunque, si lo piensas, también puede terminar así, sin más) por lo que necesitas empezar el segundo, y así con todos los demás.
Yo te recomiendo los libros, pero es cierto que el primero es el más espectacular.
Ya había visto por alguna página que en el 2010 saldrá el último; espero que sea verdad. Te envidio porque ahora tú puedes empezarlos sin esperar demasiado a que saquen el 6º.

Mithdraug dijo...

Elwen, como bien dice Isi, el primero de los libros es el más recomendable. A mí llegaron a encantarme los tres primeros, el cuarto me pareció considerablemente más flojo, y el quinto dejó notar el tiempo transcurrido desde que leí los primeros. Sin ser magníficos, y aun teniendo algunos errores de concepto (y es que las investigaciones sobre la Prehistoria no dejan de desvelar nuevos conocimientos que dejan en entredicho lo que se tenía por verdadero), la verdad es que enganchan. En su época me gustaron mucho, aunque también podemos hablar de que tendría unos quince o dieciséis años en aquél momento... Como bien dices, queda esperanza de ver publicado el sexto, y será el momento de retomar toda la serie y leerla por completo. Descubriré entonces si ha resistido bien el paso del tiempo, y cuánto de bueno fue el recuerdo que me quedó de la misma, y qué otra parte es realmente fruto de la calidad de la obra.

Si decides comenzar con Auel, no dejes de comentarnos tus impresiones.

Saludos.

Eva dijo...

Pues yo también me he metido en las sagas: los hijos de la tierra, Ramsés, el juez de Egipto, la reina libertad, los misterios de la abadía... y creo que ya me estoy cansando porque de tanto leer sagas estoy dejando de lado otros libros, Ahora en el momento de elegir uno intento que no sea el comienzo de una saga aunque nuevamente metí la pata con tierra firme que parece es el primero de tres, por el momento.

Mithdraug dijo...

Muy buenas, Eva.

En efecto, en cierto modo me ocurre lo mismo con las series y sagas: que terminan por engancharme y dejo de lado otros libros que me interesa leer. Por eso, últimamente las estoy tomando como sengundas lecturas, que voy compaginando con otros libros. Por ejemplo, con Canción de Hielo y Fuego, que sabía que terminaría por alcanzar al autor escribiendo los libros, me decía: ¿qué prisa tengo por terminarlo? Los voy saboreando, sé que tendré tiempo de releerlos de aquí a que Martin termine la saga, y no dejo de lado otros libros.

Ahora acabo de empezar con el primero de Millenium, que de 10 pasaron a ser 3 libros, a la muerte del autor. Tanto hablan de los libros que ya me picaba la curiosidad, a pesar de saber que es un bestseller y que, salvando honrosas excepciones, este género resulta a lo más, entretenido.

Saludos.