domingo, 4 de octubre de 2009

Dos menos, de Samuel Benchetrit

El viernes Azote y yo estuvimos viendo la representación teatral de Dos menos, basada en una obra de Samuel Benchetrit e interpretada magistralmente por José Sacristán y Héctor Alterio. Hace un par de semanas, paseando por Granada, hablábamos precisamente del comienzo de la temporada de teatro y nos preguntábamos qué obras poblarían los escenarios de los teatros que tenemos más cerca, el Cervantes de Málaga y el Isabel la Católica, en Granada. Lo cierto es que la temporada ha arrancado de forma prometedora en Málaga, y es que la obra de Benchetrit nos gustó muchísimo a ambos.

Sobre el autor había leído algo, meses atrás, en algún blog o web de noticias, y es que si eres un joven de 34 años, vives en Saint Germain des Prés, pero conoces a la perfección los barrios periféricos de París y, para colmo, te casas con la actriz Marie Trintignant, que algún tiempo después moriría a manos de su posterior novio, lo cierto es que tienes todas las papeletas para crear expectación mediática sobre cualquier cosa que escribas, máxime si lo haces con el talento que parece tener este hombre. Lo cierto es que su Crónicas del asfalto recibió muy buenas críticas tras su publicación en castellano, y eso que es la primera de cinco novelas autobiográficas, centrada en la infancia del autor. No entraré en ella, por supuesto, ya que no he tenido el gusto de leerla, pero sí he de confesar que me han dado ganas –y muchas– de hacerlo tras encontrarme con él a través de los personajes interpretados por Sacristán y Alterio.

En Dos menos, nos encontramos con dos ancianos, enfermos terminales, que deciden no dejarse caer en sus últimos días de vida. Apuestan por la vida y, dejando atrás el hospital donde acaban de comunicarles la funesta noticia, parten en la noche hacia un destino incierto. La obra es irreverente, salpica de humor una situación que debería de ser trágica pero que se torna en esperanzadora gracias a la pluma de Benchetrit. Nuestros dos amigos pasarán de ser pasivos asistentes en su mutua decadencia a activos dadores de vida. Interactuarán con su destino, evitando caer en la desidia de estos últimos momentos. Sabrán aprovecharlos para convertir una posible vida en el más allá en una experiencia real, en un futuro que sólo a ellos les es dado disfrutar. El resultado es una obra emotiva, capaz de ilusionar y de ofrecer una visión enriquecedora del ser humano. Hacernos comprender que el cambio es posible, que nuestras vidas pueden ser más plenas, pero que sólo de nosotros y de nuestros actos dependerá que llegue a materializarse aquel.

Al salir, no pude resistirme a escuchar a un grupo de señoras de cierta edad que hablaban entre sí, comentando que lo que menos les gustó fue el toque de humor que caracterizaba la obra. Desde mi humilde punto de vista, creo que hay pocas formas más idóneas de acercarse a la muerte que mediante el humor. Porque es el único que puede desmitificarla y permitir que nos aproximemos a ella sin recelo, sin desear salir huyendo, y sin que la indiferencia (otra posible forma de afrontarla) llegue ha convertirla en algo banal. Lo único que llegó a chocarme un poco fue la “segunda salida” de los personajes. Aun así, ese momento me recordó un poco al Quijote al no cejar nuestros protagonistas en el empeño de salir en busca de nuevas andanzas, por el mejor hecho de vivir.

En resumen, una obra que os recomiendo ver, si no ha pasado aún por vuestra ciudad. Me consta que, tras su estreno en Buenos Aires y su paso por Madrid y Barcelona, ya ha recorrido buena parte de la geografía española. Pero si os queda cerca, os invito a que os planteéis el asistir.

16 comentarios :

Leara dijo...

Siempre es un placer leer tus entradas. Le pones tanto cariño y cuidado... no sé. Es muy gratificante, la verdad.

Mi problema es que yo soy más de Ópera que de teatro... pero últimamente en el Cervantes tampoco están trayendo gran cosa y más ahora desde que los Cineplex retrasmiten en directo grandes óperas desde Houses of Opera espectaculares... en fin...

Cada loco con su tema.

Por cierto, no han hecho una peli de ese libro-obra de teatro?

Elwen dijo...

Uhmmm estaré atenta a ver si la traen, no suelen llegar tan al sur pero a veces suena la flauta y yo me apunto a todas las que caigan aunque ese mes tenga que dejar de comprar el pan :P

@scen dijo...

Los actores, desde luego, son geniales. Sobre todo Alterio. Si encima tienen un buen texto para interpretar... Me la apunto.
Besos.

estodevivir dijo...

Ese tema me recuerda la película que ví, no recuerdo el nombre, de dos viejos en la misma situación, los interpretaban Jack Nicholson y Morgan Freeman y no sé si estará basada en el mismo libro, que tu crees? A mí me encantó, especialmente por el humor, porque como dices, que mejor manera de enfrentarse a la muerte que con humor..

Homo libris dijo...

Leara, en primer lugar muchísimas gracias por tus palabras. :) No sabes cuánto me gusta que os gusten las entradas, je, je.

En cuanto al Cervantes, al menos en los dos años largos, ya casi tres, que llevo en Málaga, su programación me ha parecido siempre un poco irregular. Hay algunas obras y actuaciones que merecen muchísimo la pena, y otras que bajan un poco el nivel, pero bueno, debería haber acceso para todo tipo de obras y público. Por cierto, hablando de accesibilidad, se me olvidó comentar que en la sesión del viernes, que es en la que estuvimos, había unos interpretes de lengua de signos acompañando la obra, y auriculares disponibles para personas con dificultades de audición. Una interesante iniciativa, sin duda alguna.

Con respecto a la ópera (y otro tipo de eventos musicales), es cierto que los cines están copando el mercado con sus retransmisiones en directo... Una iniciativa interesante si queremos ver un espectáculo que no se va a traer a la ciudad, pero que no debería mermar las posibilidades de que se desarrollen aquí eventos de esa índole.

Con tu comentario, y más adelante el de Estodevivir, he estado dudando con lo de la película, pero creo que ambas os referís a "Ahora o nunca" ("The bucked list"), que aunque tiene un argumento muy similar, por lo que he podido leer (no vi la película), no parecen compartir la fuente de inspiración. En cualquier caso, y tal como dice ella, el humor es tal vez la única forma sana -digámoslo así- de enfrentarse a la muerte.

Elwen, si dan un salto oceánico no dudes en verles, creo que te gustará. Jejeje, tal y como dices, generalmente merece la pena el sacrificio, y ciertamente aquí en Málaga los precios de las entradas no fueron nada prohibitivos.

Ascen, la verdad es que a mí me gustan ambos, pero Alterio me priva desde hace muchísimos años. El texto ya os digo que es sencillo, y se puede disfrutar así, pero también tiene un trasfondo que invita a la reflexión, y del que se pueden hacer múltiples lecturas.

Un abrazo.

loquemeahorro dijo...

Sí que estuvo por Madrid, pero no fui a verla en su momento.
Gracias por la recomendación.

Cuando he leído la frase de las señoras que comentaban, al principio he pensado que querías decir que lo decían durante la representación, cosa que a mí me ocurre muchísimo, y es algo con lo que tengo cada día menos paciencia.

Pero ya he visto que no, que lo dijeron después, así que las perdonaré la vida, yo soy así de generosa.

Aunque ciertamente no esté de acuerdo con ellas, y como tú me gusta un poco (o un mucho) de sentido del humor, en las cosas más graves.

Isi dijo...

A mí me encantaría poder pensar en vivir en tal situación, pero no sé si sería capaz. En fin, tomarme la muerte como algo natural creo que es a lo que aspiro, pero que no creo que consiga.
pero me gusta leer sobre gente que sí lo ha visto de otra manera. La obra seguro que está genial, pero seguro también que por León ni se asoman ;)

jo, y menos mal que Loque ha perdonado la vida a las señoras, sino qué tragedia!

lammermoor dijo...

Tomo nota, por si viene por aquí. Aunque en Oviedo cada día hay menos teatro; también hay ciclos teatrales en Aviles y en Gijón así que estaré pendiente.
¿Sonó algún movil durante la representación? Porque las últimas veces que fuí al teatro -en Madrid y en Gijón- me pasó.

Más de una vez me pregunté que haría si me viera en una situación similar. ¿Me hundiría en la miseria o sería capaz de intentar vivir la vida? Interesante cuestión. (Me parece que necesito subir las endorfinas)

Leara dijo...

tienes un premiecito en mi blog

La pelícual que yo digo no es la de nicholson... son españoles y uno de ellos es superconocido... pero ahora no caigo en el nombre. Tienen alzheimer creo yo... Mmmmm... bueno serán argumentos parecidos.

Homo libris dijo...

Loquemeahorro, las señoras estaban en el pasillo, al terminar la función. De haber estado dentro, durante la representación, hoy os estaría escribiendo desde mi celda. :D

La verdad es que sí, hay gente para todo, y no es de extrañar lo de los comentarios dentro del teatro. Recuerdo una actuación (sé que era musical, pero no me preguntéis más), precisamente también en el Cervantes, donde me llevaban los demonios por un grupo de conversadoras que teníamos detrás, y que no cesaban de comentar aspectos del concierto. ¡Lamentable!

Isi, ahí te ayudará Delibes, jeje. La muerte forma parte de la vida (es el culmen, en cierto modo), y tal vez sin ella, nada de lo anterior tendría sentido. Es decir, si pudiéramos vivir para siempre, la vida estaría despojada de dinamismo, de ansias de devorarla… ¡Cuando lleguéis a mi edad veréis! Jajajaja. Bueno, bromas aparte, menos mal, sí, que Loque perdonó la vida a estas pobres mujeres, que por fortuna nada malo habían hecho. 

Lammermoor, me parece que cada día hay menos teatro en cualquier ciudad de nuestra geografía. Incluso Madrid, Barcelona o Bilbao, que creo que tienen la mayor oferta a este respecto, parecen estar perdiendo fuelle, y es que la cada vez más amplia oferta de ocio hace que la gente se decante por actividades menos… ¿complejas? ¿completas? En fin…

En cuanto a cómo afrontar una noticia así… creo que ninguno sabemos cómo actuaríamos. Hasta no encontrarse frente a una situación así es imposible saber cómo nos lo tomaríamos. Puedes decir ahora que lo llevarías bien, y luego hundirte en la depresión, o creer que no podrías con una noticia así y sacar después fuerzas de flaqueza. En cualquier caso, esperemos que no nos llegue, o que sea dentro de muuuucho, mucho tiempo. ;)

Leara, muchísimas gracias por el premio. Con Elwen me salvé, pero me habéis condenado (muy agradablemente, eso es cierto) a responder a unas preguntas, jejeje. Dedicaré a ello la próxima entrada del blog.

En cuanto a la película, entonces sí que no sé cuál puede ser. Lo único que me consta es que se están multiplicando como setas en esta estación, jajajaja.

¡Saludos!

loquemeahorro dijo...

Lammermoor: La última vez que fui al teatro, sonó un móvil (eso sí, con diferentes musiquillas) 4 veces, a la misma persona.

No, no la perdoné la vida, es que se me adelantaron para partirle las piernas.

Es normal que no supiera que había que apagarlo, porque cuando lo dijeron, no puedo oirlo, porque... estaba hablando por el móvil.

Homo libris dijo...

Lammermoor, que se me pasó lo del móvil y acabo de recordarlo al leer a Loque. Sí que sonó uno, justo cuando apagaban las luces para comenzar la función... ¡A estas alturas, y la gente aún no presta atención a detalles como esos! Con ese manifiesto egoísmo, mal futuro vamos a tener.

Un saludote.

Isi dijo...

Me ha dicho hoy mi madre que esta obra está programada en el auditorio de León. Si no cae entre semana (traabajo todos los días hasta las 10) intentaré conseguir entradas, aunque mi mami sospecha que será complicado.

Homo libris dijo...

Isi, pues a ver si hay suerte con la obra, no está demasiado solicitada (os dejan entradas disponibles) y la programan a una hora a la que puedas ir. Aquí fue viernes y sábado, a las 9 de la noche.

Saludotes.

Leara dijo...

Y aquí retomo el topic porque hoy ha salido en las noticias la muerte de Jose Luis López Vázquez, un gran actor donde los haya. Y han nombrado justo la película a la que me refería:

"¿Y tú quien eres?"

También trata de dos enfermos de Alzheimer. Y me recordó mucho a esta obra de teatro.

Al fin, otra espinita clavada que me saco

Un beso

Homo libris dijo...

Muy buenas, Leara.

Ha sido una trágica forma de recordar esa película, y es que hemos perdido a uno de los grandes. Yo me he enterado este mismo mediodía en Granada, viendo las noticias, y la verdad es que la tristeza creo que nos asalta a todos cuando le recordamos.

Tomo buena nota de esa película para verla y recordarle.

Por cierto, este fin de semana, durante la Feria del Libro antiguo y de Ocasión de Granada, he visto una colección de libretos de ópera, con su correspondiente DVD, que me ha recordado tus preferencias. :)

Muchas gracias por pasarte y comentarnos el título de la película. Un besote.