miércoles, 28 de octubre de 2009

Labordeta

¿Os he dicho alguna vez que me encanta José Antonio Labordeta? Es culto, lucha por aquello en lo que cree, y se me figura como un verdadero hombre del Renacimiento: es cantautor, profesor, presentador de televisión, escritor y político. Precisamente aúna estas dos últimas facetas en la escritura del libro Memorias de un beduino en el Congreso de los Diputados, que promete ser una jugosa recopilación de sus vivencias más enjundiosas en tan singular “ecosistema”. Por eso, cuando vi el libro decidí que tenía que leerlo, y cuando lo encontré en Círculo opté por comprarlo. Los cien primeros venían autografiados por el autor, y me ha dado tanta alegría verlo que no he podido esperar a leerlo para compartirlo con vosotros. Aquí está la foto del libro, cuya lectura espero emprender cuanto antes.

Aprovechando la entrada, os dejo con uno de sus poemas, una canción, y uno de sus vídeos del documental “Un país en la mochila”, que presenta el magnífico entorno de las hoces del río Duratón.
La vieja foto

Aquella foto dulce
que mis padres guardaban
en el desgastado Libro de Familia
va perdiendo la luz
y con los años
quedamos solo
mi hermano chico y yo.
El resto, como sombras,
intentan sonreir en la lejana
magnitud de la distancia
y con dudas y versos desolados
intento que me vengan. Me acompañen.
Tan solo la amarillenta luz
del rostro de mi madre
me refleja la dulce y entrañable
distancia de mi infancia.

17 comentarios :

Zeberio Zato dijo...

No sólo lucha por lo que cree, sino que lo hace con bastante gracia y energía. Me alegro de ver a más gente que apoya a este genial personaje. Lo normal es que sea bastante criticado...

Fulgida dijo...

Me encantaba "Un país en la mochila".
Labordeta me parece una persona muy interesante, un enamorado de su patria chica capaz de poner la carne en el asador por ella cuando y donde haga falta.
F.

@scen dijo...

Es muy criticado porque la gente somos la repanocha. Efectivamente es un hombre con gracia, aparentemente íntegro (y digo aparentemente por cómo está el patio), que no se casa con nadie más que con sus ideales y que le preocupa más crecer como persona que su crecer en posición social.

Pero si no piensas como yo y además eres lo suficientemente inteligente e irónico para reirte de mi tontería y mi altivez, mi altaneria y mi memez,con la suficiente gracia y maestría para dejarme sin palabras, pues voy y me enfado contigo y te critico de manera furibunda.

Pero mira, peor para ellos.

Espero con ganas tu reseña, pues lo mismo me animo a comprarlo.

Besos.

Isi dijo...

Pues yo no le conozco, así que os leo pero no opino.
Me siento con y cojo una pasta mientras tanto :))

Homo libris dijo...

Zeberio Zato, coincido contigo en que Labordeta tiene su arte a la hora de decir las cosas, por lo que se me antoja una persona con la que sería agradable tomar unos vinos en cualquier bar de algún pueblecillo perdido, y de la que aprender, sin duda, a luchar por unos ideales. Como a Fulgida, me encantaba "Un país en la mochila", su serie sobre la España rural, y las gentes que se encontraba.

Curiosamente, pensaba en él hace un momento, mientras desayunaba (y aprovechaba para comenzar el libro), tras un poco de estudio y antes de salir hacia el trabajo, al que me dirigiré en unos minutos, como en una especie de señor Cayo "desde el otro lado". El particular personaje de Miguel Delibes descubre a unas gentes a las que no entiende, los nacientes políticos de un país que estrena democracia, y contrapone su forma de ver la vida, sencilla y con la sabiduría profunda del pueblo, a la de los altos ideales y rastrero comportamiento de algunos de estos políticos.

En cuanto a las críticas que le hacen, como indica Ascen, en este país de risa parece que la única manera de replicar al contrincante es mediante el insulto y la búsqueda del desprestigio. Sin embargo, curiosamente, "Gürteles" de uno u otro color político son acogidos con cautela, arropando al compañero y a toda la corruptela. De ahí la incredulidad que me caracteriza respecto a estos personajes y personajillos de la escena política, aunque de cuando en cuando aparezcan personas convencidas de que pueden hacer cosas por conseguir un mundo mejor para todos. Labordeta parece uno de ellos (como dices, Ascen, aparentemente íntegro), y confío en que el tiempo no lo desmienta o me sentiría bastante defraudado.

La reseña no creo que tarde demasiado, porque Labordeta suele leerse con facilidad y, no solo eso, sino con fruición, porque tiene una forma de contar las cosas que denota la pasión que siente por lo que hace. Así que Isi, lo mismo te convencemos para descubrirlo. ;) Siéntate y disfrutemos todos de la mutua compañía.

Un abrazo.

Último Íbero dijo...

Pues no comento mucho porque me arriesgo a destruiros el "mito labordetiano", pero sí me animo a decir que:

- Efectivamente, "Un país en la mochila" es una serie documental muy entretenida y amena.

- La visión de Labordeta sobre su patia chica (Aragón, para entendernos) choca frontalmente con la mía (¿será por el conflicto pueblo-ciudad?¿Monegros-Valle del Ebro?¿localismo-universalismo?).

Y no voy más allá que me conozco.

Homo libris dijo...

Último Íbero, está claro que no puede agradar a todo el mundo, y que quienes estáis allí "dentro" de esa patria chica conoceréis más en detalle la gestión política de este hombre. Siempre resulta difícil conciliar posturas extremas, o encontrar al menos el equilibrio entre ellas. Yo soy muy de campo, eso sí, aunque veo las limitaciones del mismo, y entiendo que es necesario adquirir aires de universalidad para el mismo. Al igual que para el mundo urbanita sería conveniente recuperar parte de la sencillez y el conocimiento del medio que existe en los pueblos.

En cualquier caso, y dejando de lado el tema político (que siempre resulta algo controvertido :) ), lo cierto es que me parece un hombre bastante completo, del que me gustan especialmente su facetas de cantautor (que fue la que le llevó a la política, en palabras suyas) y de escritor.

Si finalmente te animas a ir más allá, bien ahora, bien cuando reseñe el libro, creo que puede surgir un interesante debate (si no nos vamos de madre :D) en torno a la confrontación entre lo universal y lo local.

Un abrazo.

loquemeahorro dijo...

Desde luego no parece muy habitual pensar de una persona que alguna vez se ha dedicado a la política, que es honesta, tiene principios, etc...

Yo desde luego lo creo de él, y cuando se reían de él en el Congreso pensaba en la poquísima altura moral de semejantes elementos (además de ser un hecho digno de patio de colegio)

Recuerdo con emoción la primera vez que oí su canción "Libertad" (vale, el título no sé si este), pero no tanto su forma de cantarla, me parece que es un tipo de voz que no le iba al tipo de canción.

bibliobulimica dijo...

¡que emoción tener un libro de un autor que te gusta y autografiado! ¡y sin haber tenido que perseguirlo y taclearlo para conseguir el autógrafo! ¡eso es fenomenal! ¡gracias por compartir la foto!

bibliobulimica dijo...

de lo demás no comento nada porque no se quien es el personaje...pero tienes razón loque, reirse de otros en el congreso es como de niños pequeños...aquí en méxico se ve cada cosa en el congreso...se sacan la lengua (peor que la risa ehhhh), y han llegado a las manos.

Fulgida dijo...

Último Íbero: creo que ningún político existe sin la crítica a su figura o su pensamiento. Es algo intrínseco a la política, donde siempre hay oposición. Personalmente, Labordeta me parece un raro espécimen, dado que no creo que en el panorama político valenciano (mi patria chica, mi país) haya ni un sólo ejemplar de sus características. La honradez (política o personal) no es algo que se estile por las tierras levantinas, como bien sabrás si lees la prensa o escuchas la radio.
De ahí mi admiración -más allá de los aspectos puntuales de su pensamiento- por Labordeta.
F.

Javier 16 dijo...

Es campechano mi paisano J.A. Labordeta, y le ví noble en la política. Voté a su partido, porque era el único que inspiraba confianza. También, fue mi último partido político, pues dejé de votar harto de muchas cosas cómo seguramente él, reflejará en su libro.
En las inmediaciones del campo de fútbol de Zaragoza, se plantaron hace años bastantes árboles. Éstos, fueron arrancados durante otras obras, tras rechazar el partido, la opción de trasplantarlos en otra zona. A partir de la típica frase del concejal de urbanismo, "plantaremos cien más en otro lugar", zanjé mi derecho al voto, para no ser engañado más.

El libro, la verdad que con el tiempo que tengo para leer, o me cuentas el final, Homo Libris, o me comformaré con leer la portada y contraportada.
Saludos.

Eva dijo...

io me cae fenomenal y adnmiro su manera de ser esté en el lugar en que esté. es admirable cómo no se achanta ante nada ni nadie.

loquemeahorro dijo...

Homo Libris que no se me olvide darte las gracias, porque este finde he estado en Córdoba y he comido en Bodegas Campos, gracias a tu recomendación.
Muy bien, muy bien, gracias again.

Ale, lo que cuentas de los parlamentarios... bochornoso, bochornoso.

El Guisante Verde Project dijo...

Buenas, me alegra ver que no solo nosotros estamos un tanto fuera de juego... seis días sin entradas creo que es un record para este Homo Libris (no, no voy a mirar el resto de actividad que ya se que hay).
A mi Labordeta la verdad, es un hombre que me descoloca, unas veces me parece muy sensato y cabal, y otras que se se ha expuesto demasiado al cierzo.
Por principio dudo de las motivaciones de todos los políticos destacados, aunque en este caso no le conozco suficientemente. Estoy seguro que el libro será muy esclarecedor de la "actividad parlamentaria", a no ser que la censura, impuesta o no, le haya recortado las páginas.
En cuanto a que en Mexico los parlamentarios lleguen a las manos, pues que queréis que os diga, igual era mejor resolver los asuntos así de vez en cuando...
Saludos!

Homo libris dijo...

Coincido con Fulgida en que Labordeta, hasta donde le conozco y por la impresión que me da, es una rara avis dentro del mundo de la política. Más allá de su inclinación política en uno u otro sentido, me parece un hombre bastante completo por todo lo que hace, y cómo lo hace. De todas formas, a día de hoy soy un completo descreído de la clase política, así que si le admiro es más por sus otras facetas cercanas a la cultura que por lo que hace dentro de los círculos políticos. Es, como dice Javier 16, una persona que inspira confianza, aunque luego los políticos (no me queda claro si fue su partido el que cometió semejante “arboricidio”) actúen como lo hacen. Respecto a las acciones de esta gente en Zaragoza (no sé por qué, pero se me multiplican los contactos maños como setas, y yo encantado :) ), suelo leer el blog Desde el Sekano, y me queda claro que no ejercen de forma diferente a los del resto del país.

Me alegra, Eva, que te caiga bien Labordeta. Sin duda, os contaré qué tal está el libro (que voy compaginando con la lectura de otros, pues si no se leería en un pispás).

Loquemeahorro, espero que disfrutases de lo lindo en Córdoba. A Azote puedes azotarla, pues le comenté lo de tu viaje, con lo del máster tuvo que dejarlo de lado en ese momento (aunque me preguntó cuándo irías), y parece que luego se le pasó. De todas formas, me ha comentado que va a prepararte una buena guía para una futura e hipotética visita por allí :). Lo que nos cuenta Ale sobre los parlamentarios, y cómo se lían allí a leches… no deja de diferenciarse mucho del desprecio que parecen emanar nuestras señorías desde sus sillones en cada reunión plenaria. Eso sí, la voz de Labordeta es peculiar, se presta para la canción de autor, aunque en algunos casos pueda parecernos que otra voz distinta habría dado un tono más adecuado a una determinada canción.

Roberto, ciertamente he estado unos días demasiado callado. Que conste que es
a) Porque me he ido todo el fin de semana a Granada, y no he tenido conexión a Internet (salvo una esporádica visita al Centro de Estudios Ambientales que gestiona una asociación a la que pertenezco, desde el que escribí a toda prisa la entrada de Samhain del Trotalomas, antes de encontrar la perdición en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Granada…)
b) Porque se me ha roto el teclado del portátil (las teclas ‘j’, ‘k’, ‘l’ y ‘ñ’, con lo que me he dado cuenta de la verdadera importancia de la ‘l’ y de la insignificancia de las otras, dado que estaba dentro de la contraseña de la BIOS del equipo :D ), con lo que la entrada que tenía pensada para ayer, Día de los Fieles Difuntos, en Homo libris, he tenido que posponerla hasta hoy. A ver si luego puedo ir a comprar un teclado para conectárselo o si encuentro una membrana para sustituir la estropeada.

Jajaja, así que no os libráis de mí. Se me acumulan las entradas, así que tendré que escribirlas de dos den dos. :D

Bromas aparte, anoche pude leeros a la vuelta, pero no escribir, de modo que a lo largo de la tarde imagino que iré respondiéndoos en vuestros respectivos blogs (que veo que sí presentan una nutrida e interesante actividad), y escribiré a destiempo la entrada temática del blog (jo, y tras leer anoche a Lammermoor, no sé si es adecuado o no ;) ;) ;) ).

¡Un abrazote!

Alexandra Román dijo...

Saludos, estoy organizando una Gira Virtual para la novela “El Valle de la Inspiración”, por Alexandra Román de Hernández. Nos gustaría que usted y su blog (bitácora) formaran parte de este evento. Comuníquese con nosotros para enviarle la información, lo puede hacer a través de Ivelisse Sanchez (ivelissesanchez@hotmail.com) o con la autora Alexandra Román de Hernández (aroman9@yahoo.es). Esperamos escuchar pronto de usted.
Gracias, Alexandra Román de Hernández.