sábado, 17 de octubre de 2009

A mitad de camino

Peter Ustinov fue, además de un consagrado actor y director de cine (recordemos que entre su filmografía se cuentan producciones históricas de la envergadura de “Quo Vadis”, “Sinuhé, el egipcio”, “Espartaco” o “Jesús de Nazareth”, la interpretación del genial Hércules Poirot en “Muerte en el Nilo”, “Muerte bajo el sol” o “La muerte de Lord Edgware”, y que dirigió “Lady L” basándose en la novela de Romain Gary), autor de varias novelas, ensayos y algunas obras teatrales. A este último género pertenece A mitad de camino, una comedia en la que Ustinov buscó plantear el conflicto generacional que, aunque ha estado presente de forma continuada a lo largo de la Historia de la Humanidad, se hizo bastante manifiesto en la época en que está ambientada la obra, los años sesenta, con la guerra de Vietnam y la revolución hippie en pleno apogeo.

El general Stevenson regresa a Inglaterra tras cuatro años de campaña en Malasia y se encuentra con que sus hijos han acogido las costumbres de su generación con unos bríos inusitados. Su hijo Robert aparece amancebado con una chica de ambigua sexualidad, su aspecto es desharrapado, su pelo largo, y porta con él una guitarra que no sabe tocar. Su hija Judy, embarazada, no sabe quién es el padre del hijo que espera, ni tampoco lo desea. Ante semejante situación, Archibald, nuestro general, decide poner tierra de por medio, y aislarse para reflexionar sobre un mundo cambiante que no termina de comprender, aunque se empeña en respetarlo. Se sumarán al reparto de personajes su mujer, que no ha cambiado ni desea hacerlo, y Helga, una joven noruega (cuyos orígenes todo el mundo se empeña en ubicar en Suecia), que actúa como puente entre ambas generaciones, pues si bien comprende las inquietudes de los hijos, sabe estar en el lugar de sus padres.

La obra es divertidísima, se lee del tirón en apenas un ratito, y aunque pudiera parecernos desfasada por los acontecimientos mundiales que rodean a la acción, lo cierto es que es más actual que nunca. Los conflictos entre generaciones, el no entender a los hijos, y que éstos se rebelen contra lo establecido por sus progenitores, han ocurrido siempre, y es algo que continuará pasando. Ustinov, que se declaró apasionado de la juventud, de su rebeldía y de la búsqueda del cambio por medio del amor, y no de las armas (no olvidemos que se encontraba en los años 60 y que, por desgracia, hoy día falta buena parte de ese carácter renovador y necesidad de cambiar el mundo mediante una revolución social donde todos se sientan implicados), plasma en la obra el tira y afloja entre padres e hijos con sencillez y humor, haciéndonos reflexionar sobre un mundo que sería mejor si todos fuésemos más tolerantes y capaces de seguir soñando.

17 comentarios :

Último Íbero dijo...

Peter Ustinov... desde que murió el mundo es un poco más oscuro y triste. Siempre le admiré como actor y como persona. Tenía un "no-se-qué" que que me impactaba y me hacía sentir simpatía de manera automática por él mismo y por todos los personajes que interpretaba. ¿Sería su gordura?

No conocía esta obrita, pero si se recomienda aquí y es de Ustinov, no me quedará más remedio que leerla (aunque el teatro no sea una de mis preferencias). En todo caso el manido "conflicto entre generaciones" es tan antiguo como la Humanidad misma. Pero nunca está de más, en estos tiempos tan agitados, leer una buena lectura sobre lo que nos toca vivir (y más en casos como el mío, dónde ya estamos criando en nuestro hogar a la siguiente generación).

Una pregunta, ¿es una comedia o es un drama con elementos cómicos?

Homo libris dijo...

La verdad es que a mí siempre me dio la misma impresión: de hombre íntegro, posiblemente un poco cascarrabias pero a la vez bonachón, inteligente, divertido... Perdimos a un gran actor, y a un buen hombre cuando se marchó para siempre.

La verdad es que el tema es recurrente, hay muchas obras que lo tratan, pero la ingenuidad de esta me ha encantado. Es una comedia, pura y dura, con algunos toques fantasiosos que me han recordado levemente a La sirena varada de Casona.

Un saludo.

Isi dijo...

Parece interesante. Lo del conflicto generacional creo que es un tema totalmente actual; mira que yo ni siquiera entiendo a mi hermana y sus amigos, a los que sólo les saco 7 años :)) no quiero pensar en si tuviera hijos!!

De todas maneras, nunca he leído teatro y no me apetece mucho; me pasa lo mismo con la poesía, que luego no la entiendo.

Homo libris dijo...

Isi, la verdad es que el libro es interesante y ameno. Te animaría a leer teatro, puedes planteártelo como una novela en la que prácticamente todo es diálogo ;)

Voy a ver si me hago con la película "Moon", que me recomendabas en el otro blog, y ya os contaré. Tengo también un par de documentales pendientes, alguno con su libro asociado ;)

Saludos.

Isi dijo...

Estaré atenta a tu comentario sobre Home (supongo que lo pondrás en blog del Trotalomas, no? bueno, da igual porque miro los dos).

Moon tiene sorpresa de tipo ético ;)

Intenté leerme una vez Cyrano, pero no me atrajo, aunque fue hace unos años y lo mismo debo volver a intentarlo (no se pierde nada)

Último Íbero dijo...

Isi, a mi con la poesía me pasa lo mismo. O es muy clarita o me desentiendo y hasta me aburre. En ocasiones algo me emociona, me toca alguna fibra sensible que de otro modo no se activa, es casi irracional. Pero por lo general no me atrae si no se ciñe a rimas bien traídas.

La poesía moderna, en muchos casos, me parece deslavazada, inconexa, pueril. Casi, casi, como si hubiese un elemento de burla en el poeta. Igual que con el arte contemporáneo, vaya.

Soy un conservador, que se le va a hacer.

Homo libris dijo...

Bueno, a mí con la poesía me ocurre lo mismo que a vosotros: la prefiero sencilla, llana, del pueblo, antes que la ampulosa y efímera de algunos poetas modernos. Tal vez sea, como con el arte y la pintura actuales, que mis meninges no dan para más, o más probablemente que prefiero la hermosura de lo simple.

En cuanto a "Moon", Isi, ya barrunto un poco por dónde puede ir, pero no adelantaré acontecimientos hasta que pueda verla. Respecto a "Home", en efecto, lo dejaré para las "Andanzas...", porque creo que casa mucho más con los contenidos que estoy tratando allí. Quise reseñar el documental cuando lo vi, pero fue en una época en que tenía los otros blogs en letargo y finalmente no me decidí a hacerlo en este.

Abrazos.

Isi dijo...

Ultimo íbero: pues te comprendo perfectamente. Yo leo poesía y es que en la segunda línea ya he desconectado. Vamos, casi me pasa igual con los apuntes jajajaja. Como esté lleno de metáforas, es que ni lo intento.

Y lo del arte contemporáneo ni te cuento, sólo he visitado una vez el MUSAC, y no entendí nada!!

En fin, pero lo del teatro la verdad es que no sé lo que eso, quizás lo intente de nuevo y, si veo que no es lo mío, lo dejo.

lammermoor dijo...

Homo Libris, menos mal que tienes poco tiempo libre. Dejo pasar un poco de tiempo entre que leo la entrada y vengo a comentar y ... me encuentro con una nueva.
Me gusta el coloquio que se estableció y ya se me están cruzando las ideas, así que intentaré ponerlas en orden.
Reter Ustinov era un actor fabuloso y Quo Vadis o Espartaco, auténticos peliculones pero ¡nadie más alejado de la idea de Poirot que tengo.

Aunque el teatro me gusta mucho, no suelo leerlo. Creo que es un género literario más para ser representado que leído (como los guiones de cine)
Y respecto a lo que decís de la poesía,tampoco soy lectora habitual aunque estoy intentando incluir pequeñas dosis de ella. Un autor muy cercano, por cotidiano es Benedetti. Y por ejemplo Lope de Vega o Lorca -ya se que no tienen nada que ver el uno con el otro.
En la poesía actual como en el arte me parece que hay mucho FANTASMA y que nos quieren hacer pasar por arte lo que es simple tomadura de pelo. ¡Vamos! El cuento del Traje del emperador, (que nos acaba de remasterizar Loquemeahorro)

Después de semejante rollo, dejo para mañana los comentarios a la costa de los mosquitos.
¡Disfrutad de lo que queda de domingo!

Homo libris dijo...

Lammermoor, ¡si son entradas cortitas! Apenas escribí dos por el precio (o la longitud) de una :P

Con Ustinov me ocurre como a ti (imaginaba, por otro lado, que si comentabas algo al respecto sería eso, jejeje): me encanta en su papel de Poirot, aunque su imagen está muy alejada de la que tengo del detective belga.

También pienso que el teatro es un género para ser interpretado antes que leído, pero bueno, hay ocasiones en que queremos acercarnos a una obra y no hay una representación cerca, de modo que no nos queda otra que hacerlo leyendo. De todas formas, creo que leería siempre antes una obra de teatro que un guión cinematográfico. :)

Coincido plenamente contigo en tu apreciación sobre el arte y el cuento de El traje del emperador. Nos quieren dar, en muchos casos, gato por liebre. Y no trago. Yo a Miró (por citar a algún artista), por mucho que miro, no le veo nada :D

Lo de la poesía me está dando ideas... pero bueno, no adelanto nada, que luego me decís que escribo comentarios que parecen entradas :P

Saludotes.

loquemeahorro dijo...

A mí Peter Ustinov me causaba la misma impresión más o menos que a vosotros, de ser una persona bondadosa, culta..

Y además es el hombre por el que sé qué día cierra el Museo del Prado, porque recuerdo que en una visita que hizo a Madrid, estaba decepcionadísimo porque era lunes y no podía visitar El Prado.

Le recuerdo en una escena preciosa (en una película infame), como un dulce anciano que vive rodeado de gatos en el futuro post-apocalíptico de "La fuga de Logan".

Yo sí que he leído (y sigo leyendo) teatro, que además se lee muy rapidito.

Que el arte contemporáneo en general incluye mucha paja, supongo que es verdad, desde mi ignorante opinión.

La Belle Dame Sans Merci dijo...

¡Ah, Peter Ustinov! Qué penita cuando se murió. ¡Estaba tremendo como Nerón en "Quo Vadis?"! Se me quedó su interpretación grabada a fuego en la mente cada vez que veía la película de pequeña todas las semanas santas. XD ¿Ves? Otra cosa que no me había dado por investigar: su obra literaria. ¿Conseguiste el libro con dificultad? Porque por la foto deduzco que es tal vez de una librería de viejo... ^^ Yo, por cierto, conseguí hace unos años en una feria de libros de segunda mano el libro de "Quo Vadis?", en la misma edición que leí de la biblioteca de mi barrio cuando era joven e inocente. ;) Estaba descatalogadísimo, pero para mi alegría hace poco lo reeditaron en bolsillo. Hace poco es igual unos meses o el año pasado (soy tremendamente mala en esto de llevar la cuenta del tiempo XD).
¡Un abrazo!

Homo libris dijo...

Loquemeahorro, la verdad es que sí, que a muchos de nosotros nos daba esa imagen de persona buena y sociable. No recordaba esa escena en "La fuga de Logan", pero habrá que buscarla :)

Respecto al arte contemporáneo, parece que también muchos tenemos la misma opinión (desde la ignorancia, en mi caso, eso sí).

Alienor, su interpretación de Nerón creo que es de las que más nos marcaron a todos, y por lo que más lo recordamos (junto a Poirot, lo admito, pues me encantaba en ese papel aunque no se ajustase del todo físicamente al personaje descrito por Christie). De Quo Vadis? yo tengo dos ediciones, una pequeñita, que fue la primera que leí, que tenía mi madre en casa ("Colección Pulga", impagable :D), y otra de un coleccionable de El País que apareció hace 4 añitos (no sé si será a la edición que te refieres).

En cuanto a la obra de Ustinov, ¿qué dices de librería de viejo? ¿Qué te hace pensarlo? :P Je, je, en efecto, es de la librería París-Valencia y, por la consulta que acabo de hacer, parece que siguen teniendo ejemplares.

Tendré que buscar otros libros suyos, porque es el único que he leído aunque indagando un poco me encontré con varias novelas y ensayos suyos.

¡Un abrazote!

La Belle Dame Sans Merci dijo...

Yo tengo un ejemplar de Anaya, de aquella maravillosa colección de "Tus libros", del 85. Reeditada ahora para el público juvenil, gracias a Dios. ¡Qué buenos momentos pasé con esta colección y la de clásicos que devoré! ¡Ese "Misterio del cuarto amarillo" de Leroux, por favor! XD

En la misma feria, aunque no venga a cuento, conseguí un ejemplar de "Los últimos días de Pompeya" de la "Biblioteca mundial de grandes aventuras" de Planeta, año 87. ¡Qué día más maravilloso fue ése, ja, ja, ja! Adoro las ferias y las librerías de viejo, chico. Siempre se encuentran pequeños tesorillos.

¡Y a mí me encantó también la interpretación de Ustinov de Poirot! Jo, tengo que releer a Christie. Hace tantos años ya, con lo que me gustaban sus novelas... ¡Cuánto por leer y releer y tan poco tiempo! Poirot era el mejor. Es como Athos o Holmes: uno de esos personajes que siempre me han marcado. ^^
¡Un abrazo!

Homo libris dijo...

Alienor, esa colección era maravillosa. Creo que es la mejor colección de libros infantiles y juveniles (por su selección, por lo cuidado de su encuadernación, robusta, agradable, con un papel inmejorable…) que he visto jamás. ¿Tú también leíste el Misterio del cuarto amarillo en esa edición? :D :D :D Yo me hice con el libro hace poco, en una librería de viejo por dos cuartos, eso sí, en una edición de colección de quiosco que no es gran cosa :(

Los últimos días de Pompeya lo conseguí en una feria de libro antiguo, y es una hermosa edición de mediados de siglo pasado, que me encanta. Es cierto, en esas librerías y ferias de libros de ocasión y de viejo se encuentra de todo, a muy buen precio, y se va uno con la grata satisfacción de ser todo un “biblioarqueólogo”, jeje.

Y sí, a Christie habría que recuperarla. Hace mucho que no leo nada suyo (y mira que en mi juventud devoré su obra), y recientemente traía para Málaga su Diez negritos, pero el verano llegó implacable con otras lecturas y lo fui dejando de lado. En fin, ¡no hay tiempo para tanto!
Por último, los personajes que nos marcaron… ahí sí que tendríamos de qué hablar, largo y tendido, ¿verdad?

Un abrazo.

La Belle Dame Sans Merci dijo...

¡Uy! Si empezamos a hablar de los personajes que nos han marcado... ¡No terminaremos nunca! XDDDDD

Homo libris dijo...

Posiblemente no... pero, ¿y lo que nos divertiríamos? Ya tenemos tema para una futura entrada. ;)