miércoles, 13 de abril de 2011

Descubriendo a Elric

Llevaba tiempo deseando cambiar un poco mis lecturas, ya que entre el trabajo y la adicción que mencionaba hace unos días (corrijo: ¡uf, más de un mes!) el tiempo es cada vez más escaso y apenas puedo robarle un poco al día para leer algo que no tenga que ver con la Geología, la tecnología energética o la comunicación ambiental, entre otras materias. Hasta a los blogs los tengo abandonados, y muestran bellas telas de araña que me da pereza y apuro destruir en aras de conseguir una mayor “limpieza” del lugar (de estas os hablaré otro día en “Andanzas de un Trotalomas”). El caso es que, salvo alguna noche que otra en la que consigo aguantar con los ojos abiertos sin caer rendido en cuanto mi cuerpo adopta una posición cercana a la horizontal, el transporte público ha venido a constituirse en el mayor aliado de mis lecturas lúdicas. Así, además de un par de libros de entomología aplicada –no tengo remedio, no– de los que os hablaré pronto, acabo de terminar el primero de los libros que conforman una saga archiconocida entre los seguidores de la fantasía épica y que, por un motivo u otro, aún no había leído. Me refiero a Elric de Melniboné (Crónicas del Emperador Albino, 1), de Michael Moorcock.

Llevaba años oyendo hablar de los libros, en alguna ocasión me había dejado tentar por la posibilidad de leerlos, pero finalmente siempre los había dejado de lado. Sin embargo, hace unas semanas me encontré ante el primer volumen en una edición de bolsillo y, sin darme tiempo a pensarlo demasiado, lo llevé conmigo. Después hice lo que no hay que hacer nunca antes de leer un libro: leer algunas críticas por Internet. Que si se quedaba corto, que si era algo flojo, que si era lo mejor que habían leído jamás… Opiniones para todos los gustos y de todos los colores.

Tras finalizar su lectura, la verdad es que el libro me ha gustado. Cierto es que el personaje podría dar mucho más de sí, que la historia está llevada de un modo peculiar… pero me gusta. El autor no esconde en ningún momento sus influencias y dedica el libro a Poul Anderson y a su novela La Espada Rota. El enfoque de la historia, la descripción de los personajes y lugares o la manera de narrar los acontecimientos recuerdan, inevitablemente, a la novela del norteamericano. Y, como esta, sirve para rememorar los grandes mitos, los viajes a tierras lejanas y a los mundos mágicos de los Seres Superiores. Homero o las Eddas confabulan para presentarnos las andanzas de Elric el albino, el emperador, un melnibonés peculiar más allá del color de su pelo y de sus ojos, ya que su forma de pensar no tiene nada que ver con la de cualquiera de sus súbditos. No sabe si ganará el respeto de su pueblo, ni tan siquiera si quiere conseguirlo, pero no le queda otra que plantarle cara al envidioso de su primo Yyrkoon cuando este quiere arrebatarle a la mujer que ama. El destino de ambos está escrito y Elric tendrá que seguirlo o vencerse a sí mismo.

Ahora que terminé el primero de los libros he quedado atrapado por Melniboné y los Reinos Jóvenes, y si bien es cierto que el libro no me ha “enganchado” como en su día lo hicieran Juego de tronos, El último deseo o A punta de espada, entre otros, supone el comienzo de una aventura más que interesante y que espero seguir en breve.

¿Vosotros leísteis los libros? ¿Qué os parecieron? ¿Os defraudaron u os gustaron?

9 comentarios :

Shorby dijo...

Mmmmmmm... pues tiene muy buena pinta =)

o leí Juego de Tronos y en fin, no puedo decir más que me encantó =)

Saludos!

Homo libris dijo...

Shorby, la verdad es que no está nada mal, aunque es cierto que tal vez no enganche tanto como otras obras del género. De cualquier modo, me ha parecido una interesante apuesta.

A ver qué más nos dice la gente por aquí.

Saludos.

La Belle Dame Sans Merci dijo...

A mí me gustaron cuando los leí de adolescente, pero no sé qué pensaría ahora. Manu los trajo hace poco a casa: quizás dentro de poco haga una relectura. ;)

¡Un besote!

Elwen dijo...

Uhmmm había oído hablar de Elric pero sigo sin estar convencida. Por si te interesa, hace unos días terminé La Voz de las Espadas y me quedé encantadísima con él.

lammermoor dijo...

Homo Libris, ¿como te las arreglas para sacar tiempo para todo?
No conocía la obra -no leo demasiada literatura fantástica- pero casi prefiero probar suerte con Juego de tronos

Homo libris dijo...

Alienor, a mí me terminó por decidir que Azote me decía que le habían gustado también (en su adolescencia :D) y opté por darles una oportunidad. Me resultó interesante, como os decía, aunque no sé si en un futuro haría una relectura del libro. De cualquier modo sí que seguiré adelante con la saga, a ver qué tal.

Elwen, a mí me ocurría lo mismo: tenía cierta reticencia a empezar los libros. De cualquier modo, si sigues sin estar convencida mejor que lo dejes de momento. Hay muy buena fantasía por ahí que disfrutar, jejeje. Tomé nota del título que nos comentas.

Lammermoor, definitivamente sí: mucho, muchísimo mejor que te vuelques en la lectura de Martin y su saga Canción de Hielo y Fuego. Eso sí, te advierto que vas a quedar atrapada, jejeje. En cuanto al tiempo, la verdad es que me estoy convirtiendo en un ladrón de tiempo: le robo un poco -en ocasiones un mucho, y sé que no debería- al sueño, otro a según qué aficiones (a veces unas, a veces otras)... E intento simultanear tareas siempre que puedo (como los improductivos viajes al trabajo con la lectura y escuchar nueva música o algún podcast). Y ni así me da el día para todo, pero qué os voy a contar...

¡Un abrazote inmenso!

Silvia dijo...

Pues yo tengo debilidad por Elric...Es más, lo he releído varias veces y aunque Canción de hielo y fuego lo he abordado después y me fascina, no creo que vuelva a leerlo.
Literariamente, me quedo con Moorcock y todas sus Crónicas del Campeón Eterno (las de Dorian Hawkmoon me encantan), así como con la aparente complejidad del concepto de multiverso.
Tal vez, influya en alguna medida el orden en el que nos encontramos con determinadas novelas, no lo sé. Sea como fuere, grandes sagas son ambas del maravilloso género fantástico.
Saludos!

Dreamwalker dijo...

Yo tengo la serie completa de la saga de ELRIC de Melniboné, pero aún no me he puesto. Tengo entendido que es increíble, tiene muchos seguidores y todos los que la leen les encanta.

Dreamwalker dijo...

Por cierto, vengo de parte de Leo,luego Existo :-P