miércoles, 17 de junio de 2009

En la oscuridad de la noche

Hace tiempo leí, escuché, oí decir a alguien que leía los libros de forma incompleta, abriéndolos al azar por una determinada página y prosiguiendo su lectura hasta un punto indeterminado, que podía coincidir o no con el final de la historia. Aunque no recuerdo el contexto donde percibí esta afirmación, lo cierto es que se me quedó grabada en la memoria, y leyendo After Dark, de Haruki Murakami, he sentido cómo el autor me obligaba, de forma consciente, a hacer esto mismo: introducirme en la vida de los personajes durante un intervalo determinado de tiempo, sin saber por qué se encuentran en ese estado cuando inicio la lectura, o cómo evolucionarán al final de la misma.

Murakami ha trazado en su última novela un paisaje, el de la ciudad nocturna, y una serie de personajes inolvidables a pesar de que les acompañamos únicamente durante unas cuantas horas, desde la medianoche hasta el amanecer. Acompañamos a un narrador omnisciente que se cuestiona a sí mismo las situaciones y encuentros, y que nos va presentando con ritmo cinematográfico –After Dark parece por momentos un guión más que una novela- a los personajes principales; Mari y Eri Asai, dos hermanas muy distintas entre sí, y Takahashi, un joven músico de jazz, que marca en parte el ritmo de la novela. Murakami es un enamorado del jazz, y aunque la presencia de la música es una constante en sus novelas, en la presente se convierte, por su estilismo cinematográfico, en una verdadera banda sonora que puede ser del todo real si, como es el caso, decidís buscarla y leer algunos pasajes acompañados de las canciones que nos sugiere el autor.

En esencia, el argumento nos presenta a una Mari Asai que pasa la noche fuera de casa. Ha perdido el último tren, y la encontramos tomando algo en un restaurante de comida rápida, leyendo un libro. Entretanto, su hermana Eri duerme en casa, y experimenta una serie de episodios oníricos que la llevan a una realidad paralela, algo habitual en la narrativa de Murakami. Conforme avanza la novela, se sucederán encuentros fortuitos entre personajes principales y secundarios, siendo estos últimos, desde mi punto de vista, tan interesante o más como los que acaparan la mayor parte de páginas del libro. Dado lo peculiar de la novela, resulta difícil profundizar más en la historia sin desvelar aspectos fundamentales de la misma, bien lo sean por exceso o por omisión.

Conocí a Murakami con Tokio Blues (Norwegian Wood), a través de la recomendación de Azote Ortográfico, y la novela me encantó. Me sumió en un estado de ensoñación, casi diría que opiácea, de la que pude salir a duras penas al terminar la novela. En cierto modo, viví su lectura como un otoño concentrado, con una sensación de placer y dulce melancolía. Poco después leería Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, novela mucho más paranoica, con una serie de personajes irrepetibles y situaciones de ensueño. Me gustó muchísimo más que Tokio Blues, aunque lo cierto es que no son novelas comparables. Sin embargo, sus cuentos, recopilados en Sauce ciego, mujer dormida, no despertaron en mí el ensalmo de las novelas. Tengo muchos más libros pendientes por leer del autor nipón, y aunque After Dark inicialmente me pareció algo descafeinado respecto a los que ya conozco, reconozco que finalmente me ha encantado leerlo.

25 comentarios :

Elwen dijo...

He leído maravillas sobre este autor pero temo mucho que no me va a gustar. Estas historias abstractas, con realidades paralelas e ideas incompletas para mentes superdotadas me parecen fuera del alcance de lo que mis ojos pueden soportar antes de caer dormida.

Por lo poco que uno deduce de la mentalidad japonesa, tienen tendencia al surrealismo y yo soy demasiado de ciencias :P

En cualquier caso, me alegra que comentes el libro porque creo que me voy aclarando más con Murakami y mi abstención a su lectura.

Homo libris dijo...

No te creas, Elwen, el libro que os comento hoy es mucho más light a efectos surrealistas que otros de Murakami. Ten en cuenta que yo también soy de ciencias (aunque la separación entre ciencias/letras siempre me ha parecido bastante difusa), y que me encanta el autor, aunque hay libros que me han gustado más que otros. Lo bueno es que para el Papyre hay unos pocos libros en FB2, por lo que puedes intentar aventurarte, “a ver qué tal”, con algunos de los que te mencionaba (inclusive After Dark, que acabo de ver que está en la red).

Otro autor japonés que me gustó, aunque me pareció algo más convencional que Murakami es Kyoichi Katayama. Su novela Un grito de amor desde el centro del mundo me recordó levemente a Tokio Blues, aunque desde una perspectiva más juvenil. Es bastante cortita, también está en FB2, y es menos paranoica.

Ahora que he terminado con Murakami, y en tanto hago lo propio con el de Muñoz Molina, voy a ver si leo alguno en el Papyre, que tengo que gastarle esa batería como sea :)

¡Saludos!

Isi dijo...

Hola!
Primero decirle a Elwen que también soy de ciencias y me ha gustado Murakami.
Lo segundo, homo libris, que me encanta ese atril que tienes para leer ahí delante del ordenador... jijiji

Y en cuanto a Murakami, y menos mal que en esta entrada ya puedo opinar, te diré que coincido contigo en Tokio blues, es un ambiente casi onírico, en el que las cosas pasan como suspiros por tu mente... y sí, al final te deja melancólico, pensando en los que ya no están en la novela...

Te hago una no-recomendación de "Sputnik, mi amor" (lo reseñé en el blog), porque si tienes reciente Tokio blues, no creo que te guste ya que ambas se parecen mucho, siendo esta última mucho mejor, por lo que no vas a poder evitar comparar.

After dark no lo he leído (pero las otras dos sí!) y estoy segura de que lo haré; pero por el momento mi próximo libro de Murakami es "Kafka en la orilla". La portada es preciosa, ¿a que sí? y eso ya te invita a leerlo.
También me han dejado "crónica del pájaro..." (fíjate que la portada no dice nada y no te llama), pero ese surrealismo no se si me convencerá...

Pues nada más (de momento)

Homo libris dijo...

Buenas, Isi.

Jejeje, ¿a que es un buen atril? Tenía que sacarle partido, ya que ocupa media mesa del ordenador siempre que ando utilizándolo. La verdad es que es muy bueno, se deja hacer perrerías (es un gato-perro).

Respecto a Murakami, tomo buena nota de lo que me dices. Precisamente quería que Kafka en la orilla fuese el próximo libro de Murakami con el que me aventurase, porque una amiga me comentó que se lee también del tirón y le gustó mucho. De Sputnik, mi amor también recuerdo que no me lo puso precisamente por las nubes, imagino que por motivos similares a los que nos dices. Otro al que le tengo muchísimas ganas es a La caza del carnero salvaje, porque he leído que guarda cierto parecido con Crónica del pájaro que da vuelta al mundo, y este último me atrapó de tal manera en sus historias paralelas, en el descenso a los avernos y las ensoñaciones de Noboru Wataya, su protagonista principal, y las singulares amistades que va tejiendo conforme avanza el libro.

After Dark, como os decía, es ligeramente distinto a todos estos, aun siendo “un Murakami” de pleno derecho. Se lee bien, con agilidad, y engancha como otros libros que he leído suyos. Así que Elwen, vamos a intentar sacarte de esa indolencia lectora respecto al más conocido japonés de las letras actuales, jejeje.

¡Saludos!

Elwen dijo...

Homo Libris, si me permites la broma, tú no eres de ciencias eres informático xD

Tonterías aparte, ya tenía cargado en el Papyre a Murakami pero tengo que buscar ese Katayama. En alguna parte leí sobre ese libro en concreto. Lo que no sé es cuándo tendré tiempo para leerlo todo. Ahora mismo voy atrasada en mis lecturas pero disfrutando mucho con un libro, ¿has leído Corazón de Tinta de Cornelia Funke?

Carmina dijo...

vaya por dios se va a imponer la lectura de Murakami, porque no paro de leer sobre el por todas partes y yo sigo in albis, peleandome con somoza... jajjaja ains que cruz pero no quiero aplicar a Pennac asi que voy metiendole entre medio libros y ya llevo leidas mas de cien paginas, que mayor!!!!, no se si sere capaz de tragar tanto surrealismo, pero lo que si tengo claro es que novela puedo leer y cual no, y estaba tentada con mujer dormida sauce lloron, pero decididamente no... no encuentro una critica que lo halague.... Por cierto estoy algo pez pero me gustaria saber algo del Papyrus ese a ver si consigo disminuir la cantidad indecente de libros que tengo por casa

Carmina dijo...

Por cierto a mi tambien me ha gustado tu atril, hay que ver que bueno es el gato tu... ni ha pestañeado para la foto... y ya sabes chatin si eres informatico no eres de ciencias.... no quiero ni pensar como me catalogara a mi Elwen siendo licenciada en periodismo y trabajando de contable....

Homo libris dijo...

Carmina, el gato es un pasota de cuidado, y más bueno que largo es, jejeje. En cuanto a ser de ciencias o letras, es cierto que la informática es un compendio de ciencias aplicadas, pero si tendemos a la simplificación (negro-blanco, PP-PSOE, Ciencias-Letras), obviamente la informática cae de pleno dentro de las ciencias. Lo más parecido a las letras son los analizadores sintácticos y léxicos de los compiladores y traductores de los lenguajes de programación ;)

En cuanto a tu faceta, parece que es más de letras (simplificando una vez más). Yo estudié administrativo en su día, y había un poquito de todo :)

Saludos.

Carmina dijo...

jajajajaj si yo me tengo que definir soy de letras totalmente... los numeros me producen alergia, pero que le voy a hacer desde que deje el periodismo me dan de comer y mas relajadamente que el trabajo de reportero.... pero vamos que yo en esas diferencias de ciencias y letras no entro... jajjaaj la linea a veces es demasiado sutil

loquemeahorro dijo...

Entonces, el que más recomiendas es "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo"? A mí ya me habías convencido para leerme este que reseñabas, la verdad.
Reconozco que tengo cierta prevención con los libros/autores demasiado famosos, pero entre Isi y tú, me habéis dado otro punto de vista.

La foto es realmente buena, claro que con ese modelo/atril tan guapísimo... ya se puede!

lammermoor dijo...

Ese gato tuyo tiene alma de modelo fotográfico. Ya me gustaría a mí salir en las fotos con esa naturalidad.
Respecto a Murakami, parece que se impone. Menos mal que ya lo tenía reservado para mis lecturas vacacionales -Kafka en la orilla- De él solo leí Tokio Blues tras el primer intento fallido de Sputnik, mi amor. Después del verano hablaré con más conocimiento de causa.

P.D: soy de letras aunque últimamente con mis lecturas sobre evolución y funcionamiento del cerebro,etc. se me está "pegando" algo de ciencias.

bibliobulimica dijo...

Yo de los libros no puedo opinar porque no conozco al autor, pero he de decir que ese gato ha salido muy sexy en esta foto...si hasta parece que está diciendo "yo he de besar esto que estoy viendo..." jajaja

Homo libris dijo...

Carmina, como dices, la diferencia entre uno y otro campo en ocasiones es tan sutil que no tiene razón de ser. En cuanto a tu alergia con los números, tal vez te llame la atención un libro que comentábamos en una entrada anterior (y nunca mejor dicho, porque salió a relucir entre los comentarios de Cifras y letras), El hombre que contaba.

Loquemeahorro, a mí el que más me ha gustado de momento es Crónica del pájaro que da cuerda el mundo, pero también es el más paranoico, por lo que no sé hasta qué punto es el mejor para acercarse al autor. Tal vez Tokio Blues o After Dark te puedan interesar más para conocerlo. No te metes de golpe las alrededor de 800 páginas que tenía la edición de bolsillo (si mal no recuerdo), y te quedas en unas cómodas 200-300 que tienen estos otros.

Lammermoor, yo también soy un poco reacio a los autores que se ponen de moda; también me gusta ir descubriendo a autores desconocidos, pero con muchos me ha pasado que, pasado un tiempo, han empezado a ser reconocidos por el gran público. Es lo que me ocurrió con Paul Auster, que empecé a leer cuando era apenas conocido, pero que no me gustaría haberle dejado de lado por nada del mundo. Cuando te pongas con Murakami, ya nos contarás qué te pareció finalmente. Y de esas lecturas evolucionistas ya me dirás algo. Yo estoy empezando a ver una lectura tras otra sobre este tema, y creo que voy a dedicar buena parte de las lecturas veraniegas al mismo.

Bibliobulímica, te respondo a ti y, de paso, a las anteriores comentaristas. Parece a que a todas ha gustado la sensual postura de Lupi, así que con su ego reforzado me dice que le está cogiendo el gustillo a esto del blog (ya se lo cogió en su día, no imagináis cuanto, a su fotolog propio), y que tendrá que venir más por aquí.

¡Saludos!

HLO dijo...

Acabo de descubrir tu blog: me encanta el título y esa cabecera tan barroca...
A Murakami no lo he leído; me he resistido hasta ahora.

comiquera dijo...

Desde El blog de Metropolis Libros te entregamos el Premio Limonada 50 por tu apoyo al Proyecto ColaBLOGra que puedes pasar a recoger por nuestro blog. Felicidades

Elwen dijo...

Pues vaya debate he creado con las Letras y las Ciencias, ya no se puede bromear con vosotros xDD

Homo libris dijo...

HLO, bienvenida al blog. Me alegra que te guste el diseño de la cabecera. Es mi intención la de plasmar la relación entre hombre y libros, y el toque ligeramente recargado me gusta :)

Comiquera, me sorprende muchísimo lo del premio, paso ahora mismo a informarme. ¡Gracias!

Elwen, no te lo tomes a mal, mujer. Entre el debate y la entrada de Cifras y letras de hace unos días, anda que no están saliendo comentarios interesantes ;) Por cierto, ¿qué tal esos exámenes? A ver si te dejan un poco más libre, que nos tienes con mono de artículos en tu blog ;)

Saludos.

Azote ortográfico dijo...

Quién me iba a decir a mí que aquel descubrimiento en forma de libro de bolsillo, titulado Tokio Blues, lograría crearte esta afición por el escritor de Kioto. Ésta no sólo se limita a ti: he perdido la cuenta de las veces que lo he (y hemos) regalado ya.

No escondas mucho After dark, que en cuanto me libere un poco de obligaciones, voy detras de ti para leerlo, jeje.

Por lo que respecta al atril, otra cosa no, pero dócil es un rato. Lo curioso es que su presencia suele imponer, por su propio tamaño, pero en cuanto abre la boca y le sale ese maullido de damisela en apuros que tiene por defecto, se disuelve cualquier temor previo.

Saludos.

Homo libris dijo...

¡Uy, me da un repelús! ¿Habré escrito algo mal? Ah, no, que nuestro Azote ortográfico viene desarmada (que no cual desalmada) a contarnos su experiencia con Murakami. Ya echaba de menos un comentario tuyo por aquí, y es que como bien dices, fueron tu curiosa obsesión por Tokio Blues (fue ver el libro y desear comprarlo, casi de forma irracional, y no parar hasta tenerlo; encima la adquisición no pudo ser mejor), y la encarecida recomendación que me hiciste de él, las que me decidieron a leerlo. After dark puede que sea el próximo que leas, y estoy deseando saber también tu opinión.

En cuanto al señor atril, cualquier día de estos nos da una sorpresa y le encontramos por Internet, con su propio “Mai Espeis” donde canta, maúlla y nos sorprende con su ternura.

R. dijo...

Primero: qué bonita foto! (a ver si mi gato se anima a posar con la gatuna Kafka en la orilla). Pregunta: leíste After dark en inglés o castellano?

Segundo: Yo también empecé a descubrir a Murakami a través de Tokio blues, si bien me llevó a revivir emociones de tristeza aparentemente olvidadas, pude compensarlo con la lectura de Sputnik, mi amor (de final algo más alentador). Luego vendrían otros libros. En mi top de tops está Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, una maravilla, si las comparaciones fueran válidas.

Tercero: Rodrigo Fresán dijo que Murakami crea adicción; quizá por eso, a pesar de que After dark me dejó en un limbo, dentro de poco me sumergiré en La caza del carnero salvaje. Estoy entusiasmado.

Cuarto: Tengo que asimilar lo del premio, je.

Saludos,
R.

P.D. Tal vez ya sepas que en la web de Tusquets dedicada a Murakami, hay un enlace que se titula la música de su obra.

Homo libris dijo...

¡Buenas R.!

Gracias por lo de la foto. Lupi está anonadado con tanto halago… ¡que se lo va a tener más creído! A ver si hay suerte con el tuyo, que es lindísimo, y se deja fotografiar junto al libro.

En cuanto a After dark, lo leí en castellano. La edición de la fotografía es la de Círculo de Lectores, por eso es ligeramente distinta a las de las librerías, pero no es una edición en inglés. Lo que sí leí en algún blog (a ver si os lo localizo y lo enlazo) es que alguien lo había leído primero en inglés, después en castellano, y que en inglés los personajes le transmitieron algunas sensaciones de forma más vívida que en la traducción.

Sobre Tokio Blues, veo que muchos comenzamos a iniciarnos en el descubrimiento de Murakami a partir de este libro. Sputnik, mi amor no lo leí, pero me lo anoto para después de Kafka en la orilla. Parece que ese libro despierta un poco más de polémica, por el parecido a Tokio Blues. Respecto a Crónica del pájaro… coincido plenamente contigo: es el mejor que he leído suyo, aunque las comparaciones con otros libros de Murakami son harto dificultosas. En cualquier caso, La caza del carnero salvaje parece estar estructurado de forma similar, así que es otro de los libros de Murakami que me gustaría disfrutar pronto. After dark es, como digo, muy Murakami pero a la vez tremendamente alejado de él.
En cuanto al premio, ya nos contarás cuales son tus elegidos en cuanto lo asimiles ;) Y no, no conocía esa página de Tusquets, así que voy a echarle un vistazo. ¡Gracias por la recomendación!

Saludos.

maribel dijo...

Hola Homo libris,
llego muy tarde y me he perdido esta fantástica tertulia.
Yo leí primero "Kafka en la Orilla", que no es para todos..(a mí me encantó Elwen, y soy de ciencias, je, je...), y "Tokio Blues" fue después, y como Azote, ya he perdido la cuenta de los prestamos y recomendaciones.
También he leído "Un grito de amor en el centro del mundo" y me gustó bastante menos, ahora llorar, lloré un rato ;-(
En cuanto a Murakami y el jazz, las recomendaciones de R, son magnificas, me dejó un enlace en el post de "Invierno en Lisboa", que seguro te gustará leer

Tenemos pendiente retomar la tertulia sobre el japonés tras el verano, cuando Lammermoor e Isi lean Kafka en la orilla (del mar), si es que Isi no tira la toalla con Murasaki y Mishima ( los japoneses, y me he leído unos cuantos, son especiales, muy especiales, je, je ...)

Homo libris dijo...

Maribel, tengo pendiente Kafka en la orilla, aunque me gustaría que fuese una de mis lecturas veraniegas. En cuanto a Un grito de amor…, me ocurre como a ti: aunque me gustó, no me llegó a enganchar como las novelas de Murakami, y me pareció más orientado a un público juvenil. Eso sí, ciertamente es un libro muy emotivo, jejeje. Lo que sí es cierto es que los japoneses, en general, tienen otra forma de ver la vida, y sus libros son peculiares.

Me parece genial la idea de retomar la tertulia sobre el japonés en algún momento del aún lejano otoño. Entretanto, visitaré esa entrada de vuestro blog. Gracias por la recomendación.

R. dijo...

Qué tal, Homo libris, yo de nuevo por acá, a propósito de un comentario que Maribel me dejó, con cita incluida, en un post antiguo, donde conté la compra de un par de libros de Murakami y la ruptura de una promesa.

Yo dentro de poco voy a terminar de leer La caza del carnero salvaje, así que espero con ansias retomar el tema Murakami cuando ustedes lean los libros del japonés que tienen pendientes.

Saludos,
R.

P.D. Este es el guisante-post donde dejé el link de Jazz messenger

Homo libris dijo...

Bienvenido, R.

Ahora buscaré esa entrada antigua en la que comenta Maribel, ya que parece que el señor Murakami está más activo que nunca en el "interblogs" que nos traemos entre manos, y que tanto me alegra.

Sin duda, la novela con la que estás debe ser una de las más interesantes del autor. Tras saber que era un buen precedente de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo estoy deseando leerla. Sin duda, tras Kafka en la orilla será la próxima del autor nipón que caiga en mis manos.

En cuanto lo desees, nos ponemos entre todos a escribir sobre este genial autor.

Saludos.