lunes, 8 de junio de 2009

Un encuentro demorado... mas afortunado

Lo que son las cosas, en la empresa en la que trabajo apareció hace un par de meses un libro sobre una mesa, que llamó mi atención al encontrarse depositado entre ordenadores y material informático, y tratarse de un libro de bolsillo usado, para nada similar a un manual o libro técnico, que sí habría tenido más sentido que se encontrase en aquel lugar. Durante varios días lo vi abandonado y pensé que lo habría dejado alguien allí olvidado. Somos muchos en la empresa, y como podía ser de cualquiera, pensé que el propietario volvería a recogerlo en cualquier momento.

Pasaron las semanas y el libro seguía allí, acumulando polvo y desinterés por parte de quienes entraban día a día por la puerta, pasando al lado de la mesa y el libro en cuestión. En una ocasión llegué a tomarlo entre mis manos, lo hojeé un poco y volví a dejarlo sobre la mesa. Era un libro de Vargas Llosa que no había leído, Pantaleón y las visitadoras, y que seguía esperando a su perdido dueño.

La semana pasada, al pasar al lado de la mesa comprobé que el libro se encontraba sobre la mesa. Ya no había ordenadores, apenas algunos folios impresos, y algún que otro cable. Comenté con un par de compañeros la extrañeza que me causaba el abandono del libro. Tal vez se tratase, pensaba en voz alta, de un libro dejado allí por algún antiguo empleado, por un becario que, terminado su periodo de trabajo en la empresa, se había olvidado de él y no había llegado a recogerlo. Le puse una fecha límite a la situación: si para finales de esta semana no se lo llevaba nadie, iba a comenzar mis lecturas estivales con él. Dejaría una nota sobre la mesa informando de mi intención, por si aparecía el descuidado propietario del libro reclamándolo.

Hoy no he podido esperar más, y al salir lo he cogido, lo he abierto por la primera página y... ¡sorpresa! Es un libro liberado. Recordaréis que hace unos años se produjo la revolución del Bookcrossing, el fenómeno de convertir el planeta en una inmensa biblioteca donde los libros serían liberados en las calles, parques y cafeterías, dispuestos para ser leídos por aquellos que los encontrasen y, posteriormente vueltos a poner en libertad en algún lugar distinto. A través de Internet es posible llevar a cabo un seguimiento de estos libros, viendo dónde han sido liberados y encontrados, qué les ha parecido a los sucesivos lectores de los mismos, y disfrutar comprobando las vicisitudes y derroteros sufridos por estos libros viajeros, que tanto mundo terminan por recorrer. Posiblemente conozcáis esta iniciativa, y es fácil que hayáis encontrado algún libro por este método. Hace dos o tres años intenté seguir la pista a algunos libros que habían sido liberados en Granada, pero tuve mala suerte (o ésta me llegó de forma tardía) y no los encontré. En cambio, este libro ha estado esperándome dos meses sobre una mesa.

Así que ya sabéis, pronto os comentaré lo que me pareció su lectura y lo liberaré en alguna ciudad a la que viaje durante el verano para darle nuevas alas y permitiendo que otras personas disfruten con su lectura. Espero, eso sí, que sean más lanzadas que yo a la hora de cogerlo... ¡y más afortunadas, abriéndolo por su primera página para saber que no está allí por casualidad!

24 comentarios :

Isi dijo...

Hola
Sí que me he informado sobre el bookcrossing, he entrado en la página y he visto los puntos de "liberación" de mi ciudad, que hay unos determinados y luego tú puedes liberarlo en otros lugares si quieres. Pero no he pasado de ahí.
Nunca me he encontrado ningún libro liberado, y me gustaría tanto...

El máximo acercamiento ha sido con un libro que alguien olvidó donde trabajo (de verdad olvidado, no liberado, aunque pasa tanta gente que sería un buen punto de liberación) y he pensado seriamente en liberarlo. De momento lo más que he hecho ha sido forrarlo ;)

Lo único que tengo claro es que no me gusaría liberar un libro mío propio.

Ya nos contarás tu experiencia, y me parece genial la idea de que el libro vea mundo.

Mithdraug dijo...

Isi, qué gracioso el conejito que aparece en los blogs de Wordpress. Acabo de "verte" por De tinta en vena, blog que he descubierto a partir de un comentario en el de Regina ExLibris. Creo que la blogosfera está siendo ocupada por Isis y Elwens :D

Bueno, centrándome en tu comentario, la verdad es que me ha hecho mucha ilusión encontrar el libro. Es cierto que ya de por sí hacerse con un libro que fue dejado olvidado en algún sitio, es algo enternecedor (que se lo digan a quien encontrase mi Sombra del viento, "liberado" gentilmente por mi proyecto de suegra en el tren :D), pero tenía ganas de que me sonriese la suerte con algo así.

Como en tu caso, había mirado hacía tiempo algo sobre el Bookcrossing, y de hecho pensaba escribir al respecto en el blog en algún momento indeterminado, pero este feliz encuentro me ha hecho adelantar la entrada un poco, dejando de lado de momento la próxima que tengo en mente.

Ya os contaré qué tal su lectura... y por dónde lo suelto. A ver si pudiese ser en el territorio de algún bloguero afín.

lammermoor dijo...

También yo me estuve informando sobre el boolcrossing; en Oviedo y Gijón hay algún punto de liberación pero al final no me decidí.
Buena idea lo de aprovechar las vacaciones para liberar el libro pero... ¡Qué dificil elegír cual liberar!
Esperamos noticias.

Azote ortográfico dijo...

Pelín rencoroso es usted con mi señora madre y su afán de llamarle "proyecto de yerno", jejeje. Pero sí, está hecha una liberadora nata; aquel día también "liberó" el discman de mi hermano. Generosa que es ella.

A mí también me haría muchísima ilusión encontrar un libro liberado, así como liberar alguno propio que pueda enriquecer a otros tal como me enriqueció a mí. Este verano puede ser un buen momento para dar el primer paso, ¿no te parece?

Isi dijo...

Hola otra vez.
creo que me he perdido con lo del conejito, y pienso que en de "seda" en "de tinta en vena" hay un comentario de Isi, con el dibujo de un conejo rosita, pero no soy yo :((
Yo tengo una muñeca en blanco y negro en mi perfil de gmail, que es el que he utilizado ahora.
¿puede ser a eso a lo que te referías?

Y cambiando de tercio... ¡qué interesante lo de las disputas familiares! O sea que el Azote ortográfico tiene madre! y libera libros y todo lo que se le pone por delante. Huummmmm; deberías hacer una entrada con estos cotilleos... :))

Y contesto a lammermoor: ¿no te da pena liberar un libro tuyo?? es que es tuyo... Yo no puedo.

Y sí: Elwen y yo somos omnipresentes en el mundo literobloguero!! (ayy madre el azote como lea esto)

Mithdraug dijo...

Lammermoor, precisamente lo comentaba con estos compañeros hoy. De liberar un libro, no lo haría en cualquier lugar (aunque en principio es factible hacerlo así; bastaría con inscribirlo en la página web de Bookcrossing e informar del lugar de liberación), sobre todo por evitar que el libro llegue a “perderse” a manos de algún indeseable que llegase a destruirlo o no liberarlo a posteriori. Obviamente es un riesgo que siempre se corre, pero me gustaría minimizarlo dejando el libro en algún lugar donde quien lo encuentre sea un aficionado a la lectura (se me ocurren algunas cafeterías de mi tierra natal donde algo así sería posible).

Azote ortográfico, entienda usted que únicamente doy a su señora madre el cargo que ella misma ha elegido detentar. Y en efecto, recuerdo perfectamente que proporcionó a un desconocido pasajero la oportunidad de disfrutar de una buena lectura acompañada de su propio acompañamiento musical.

Para ambas, en efecto, creo que el verano se presta para hacer lo propio, liberando algún libro en un lugar lejano. Para el otoño, mi época del año preferida, dejaría la opción de liberarlos en una cafetería, o en un parque donde pudiese ser encontrado antes de que la hojarasca terminase por sepultarlo dentro de la oquedad de ese viejo árbol donde terminé por ocultarlo.

Mithdraug dijo...

Ups, creo que metí la pata entonces, Isi. Vi a esa otra Isi, con el conejito por bandera, comentando en “De tinta en vena”, y pensé automáticamente que serías tú. Creí que habías cambiado la muñeca por el conejo rosa, de ahí mi mención al mismo :D

Respecto a Azote, tiene una buena y nutrida familia de flageladores dispuestos a ponernos a todos más suaves que un guante, léxica y gramaticalmente hablando. Le dejaremos a ella el honor de hacer las correspondientes presentaciones ;)

En cuanto a los libros, yo también sería incapaz de liberar un libro “mío”. En cualquier caso, compraría uno en particular para ser liberado, sin la “historia” que tuviese detrás el que me acompañó mientras lo leía y releía.

Bueno, os dejo para ir a dormir ya. Es raro que Elwen aún no haya pasado por aquí, y en tu caso, viendo que ya tienes incluso clones (algún día os contaré de los que surgieron para mi Mithdraug, que hace años era único en la red y al que tiempo después le descubrí un pseudo-clon buscando relaciones de índole especial por Internet), tendré que andarme con cuidado a la hora de tomarme confianzas a la hora de hacer comentarios.

Elwen dijo...

Jajajajaja ha sido MUY divertido leer todos estos comentarios (y yo perdiéndomelo) xDDDDDD

Ayer, entre las horas de estudio y un encontronazo que tuve como otro blog, se me quitaron las ganas de todos. Leeros hoy es todo un placer para empezar el día con buen pie. Y si, invado la blogosfera aunque por tierras Reginas paso ocasionalmente. No me gustan los blogs tan impersonales.

En cuanto al Bookcrossing, y sin entrar sobre los métodos de liberación de la madre del Azote, nunca lo he practicado. Tengo mucho cariño a mis libros y pensar en ellos abandonados en cualquier parte me da aquella cosa. Últimamente he visto que en las ferias del libro ponen puntos de bookcrossing, pero en la última a la que asistí solo había publicaciones locales.

Ladynere dijo...

El Bookcrossing es un movimiento interesante. Te permite descubrir libros, vaciar un poco tus estanterías y conocer a gente biblíofila de tu ciudad.

Yo soy becera (de BC-> Bookcrossing) y en Zaragoza nos juntamos una vez al mes todos los beceros para echar un café, hablar, intercambiar libros, etc.
No tienes por qué liberar libros si no quieres, puedes sólo recibirlos y volver a liberarlos. También se organizan "rings" (anillos) de lectura, donde prestas tu libro a una serie de personas que se apunten a leerlo, y cuando terminen que te lo devuelvan. Es curioso volver a ver un libro después de varios meses y saber que lo han disfrutado muchas personas...

Y es emocionante encontrarte un libro libre por la calle, en el bus, etc. Nosotras aquí ponemos la pegatina en la portada, intentando no tapar la ilustración ni el título, para que se vea a primera vista que es un libro libre/liberado de BC y no un libro olvidado con propietario.

;)
Animaos con el BC, hagamos del mundo una biblioteca, libros en cada esquina!

Mithdraug dijo...

Elwen, si es que tan presente estás por todos los blogs que un día que no comentas y ya se nota tu ausencia, jejeje.

Salvando el tema del choque bloguero (a mí me ha pasado en contadas ocasiones, y se pasa mal, así que espero que ya esté todo en orden), en el caso del blog Regino, a mí me ocurre algo parecido. Empecé a leerlo por parecerme interesante esa perspectiva, pero ha terminado por parecerme un tanto frío, calculado... no sé. En fin, sigo leyéndolo y comentando, pero con menos asiduidad que antes.

En cuanto a la liberación de libros, a mí también me sabría mal liberar uno de los míos (lo siento, Ladynere, pero soy incapaz de vaciar las estanterías, jejeje), pero sí que me parece interesante, en un momento dado, comprar uno para "regalar al mundo". El Bookcrossing tiene muchas variantes, además de la liberación de libros está la opción que nos comenta Nerea; los anillos de préstamo o el intercambio de libros son otras modalidades, y encontrar un libro de esta forma, y luego seguirle la pista debe hacernos disfrutar de lo lindo.

Tendré en cuenta lo de Zaragoza. La próxima vez que visite la ciudad tendré un objetivo más: liberar un libro y, con suerte, encontrar algún otro en la jungla.

Saludos.

bibliobulimica dijo...

¡Que interesante entrada! yo he liberado libros en mi ciudad (comprados ex-profeso) pero jamás me he encontrado uno. Yo soy con mis libros, como Gollum con su anillo...no podría dejarlos ir...

La mamá de azote podría ser muy buena amiga de Lammermoor porque gusta de dejar lectura acompañada de selecciones para el rincón musical ;) jijiji

Elwen, espero que estés ya totalmente repuesta del encontronazo ¡un abrazo desde aquí!

¡saludos a todos!

Ale.

Elwen dijo...

Jajajaja para mi desgracia no, me están flagelando a base de bien. De hecho están tardando en prenderme fuego al blog.

Por cierto estaba mirando esto del Bookcrossing aquí por Canarias y... no sé porqué no lo supuse antes, la mayoría son liberados por guiris! (vamos que son todos en inglés o alemán)

lammermoor dijo...

No pude evitar reirme con la "liberación" del discman de tu "proyecto de cuñado".
REconozco que también a mí me costaría liberar mis libros. Me parecen interesantísimas las otras variantes del BC.
Me ha encantado también la mención de Ale al Señor de los Anillos: "Mi tesoro".

Mithdraug dijo...

Bibliobulímica, por lo que cuentas coincidiríamos plenamente en la liberación de libros: antes dejaría ir una edición buena de un libro que el de bolsillo que, pongamos, hubiera leído en su día. Es mío, forma parte de mí su historia, su tacto, su olor, el desgaste de sus páginas y de su cubierta… ¡En fin, qué os voy a contar! Como a Lammermoor, me ha encantado ese arranque bibliófilo al más puro estilo tolkiendili.

En cuanto a ti, Elwen, la verdad es que espero que ese “problemilla” se solucione pronto. No sé qué habrá ocurrido, pero te deseo suerte con ello, así como cualquier ayuda que puedas necesitar para blindar tu blog. Es curioso lo del Bookcrossing allí en Canarias. Por Málaga ocurre algo parecido, he visto que se liberan bastantes libros escritos en guirilengua.

Isi dijo...

Estaba yo pensando... ¿algún voluntario para dejar aquí por León un erader con muchos libros liberado?? Oye, por preguntar.

No me he enterado muy bien de lo que le ha pasado a Elwen, pero que si necesitara algo, que lo diga, si se puede hacer aquí estoy.

Y también me ha gustado muchísimo la comparación de la posesión de un libro con el personaje Gollum y, por supuesto, la de la "suegra" con lammermoor!!!

Elwen dijo...

Parece que hoy Mithdraug nos ha prestado su sofá para el debate, me pregunto quién abrirá las puertas de su casa mañana. Es muy agradable cruzar palabras con vosotros. Ahí va la payasada del día, yo me apunto al Wordcrossing ^_^

P.D. Sí, hoy estoy enganchada recuperando las horas de ayer xDDD

Mithdraug dijo...

¬ _¬

Isi, me da a mí que si te encuentras un eReader por ahí abandonado no va a ser precisamente porque lo haya liberado nadie de forma voluntaria, jajajaja. Respecto a eso, y aun sabiendo que dificilmente sería devuelto, sería genial poder grabarles el nombre, a modo de Ex Libris particular, a estos dispositivos :)

En cuanto al sofá para el debate, así es… permitidme servíos unas pastas, té y café, y también algún zumo para quienes no gusten de las bebidas estimulantes. Me parece genial la idea del Wordcrossing, aunque claro, ¿la elección del blog de mañana se haría de forma tácita o se elegiría expresamente, por invitación del propietario del mismo? ¿Alguien se anima? ¿Tal vez la ausente reenganchada? ;)

Saludos.

Elwen dijo...

Ya sabes que siempre procuro mantener el sofá mullidito para vuestras visitas, aunque mañana no creo que tenga un post interesante. Pero estoy segura que entre todos habrá donde elegir :D

Isi dijo...

Oye, pues sería una buena idea lo de "personalizar" el ereader. Como el ipod, que te graban en el dorso las palabras que tú elijas.

¿Os dáis cuenta de que ya hablo como si tuviera uno? Sin comentarios.

A ver esas pastas!!! ;)

bibliobulimica dijo...

Si yo me saco la lotería, prometo comenzar un movimiento para liberar ereaders y el primero será para Isi...eso y una película de Wall-e
jijiji

Mis queridos amigos, es que mis libros son eso "mis preciosos...mis tesoros". En eso, nos parecemos Mithdraug...prefiero comprar un libro, que soltar uno de los míos. Hemos sido amigos ¿cómo lo voy a soltar así nomás? eso si, los presto y siempre regresan.

Disfruté mucho de las pastas, el café y el chismorreo...

Eva dijo...

¿Donde está mi comentario? lo dejé hace unos días y no lo veo ayyyyyyyyyyyyyy que no me quieres! :(
Yo solo decía que aquí nunca liberan libros y que yo me niego a liberar uno mio, sólo eso.
Jopeta

Mithdraug dijo...

Isi, precisamente en el iPod estaba pensando cuando hablaba de personalizar el eReader. Sería algo así como una marca personal, para reconocerlo entre todos los demás… Y sí, creo que pronto caerás en la tentación, jejejeje. Ya verás cómo te encanta si es así.

Bibliobulímica, si empiezas a liberar eReaders te vas a convertir en una profeta en el desierto de la predicación de las bondades del nuevo formato, jeje. Creo que a todos nos pasa igual con los libros que leímos: terminan por formar parte de nosotros mismos.

Eva, si el comentario no aparece creo que pasó al Cementerio de los comentarios perdidos. En principio no tengo moderación de comentarios en el blog (únicamente en entradas con más de 15 días de antigüedad tengo que validarlos, para evitar el spam). Si el comentario no aparece es que habría algún problema y no se grabó. Te recomiendo que hagas como ya hacemos muchos en otros blogs: escribirlo en Word y luego copiar y pegar. Revisar que se ha grabado correctamente y sólo entonces seguir adelante.

Para las ciudades donde no se liberan libros, podemos ser la punta de lanza que abra el camino. Y siempre se puede aprovechar cuando viajamos a otras ciudades para mirar en la página de Bookcrossing si hay algún libro recién liberado en “la jungla”.

Saludos.

Gww dijo...

No conocía este blog y la verdad es que me he reído bastante imaginando la escena y luego leyendo los comentarios.

Un saludo.

Homo libris dijo...

Gww, me alegra que hayas conocido el blog, y que te haya resultado ameno :) En mi caso, que acabo de visitarte a través de tu perfil, sí que puedo decirte que conocía tu blog Confieso que he leído, y he de confesar que te he leído en ocasiones :)

En cualquier caso, bienvenido al blog, y espero que te sea grato visitarnos de cuando en cuando.

¡Saludos!