lunes, 15 de junio de 2009

Granada, tierra soñada por mí...

En los últimos días han surgido algunos temas recurrentes, entre las entradas y los comentarios del blog, sobre los que no he podido resistirme a reflexionar. Por un lado, en la entrada sobre la simbología de las cifras en los cuentos e historias tradicionales, se hizo referencia al mundo árabe, a su cultura y a obras literarias como Las mil y una noches o Los cuentos de la Alhambra. De ahí, llegar a los cuentos populares rusos, de la entrada anterior a la presente, fue fácil y casi necesario. Para más inri, ando leyendo, entre otros libros, La Córdoba de los Omeyas, de Antonio Muñoz Molina, y si al cariño que guardo hacia esta hermosísima ciudad le añadimos mi amor por Granada, ciudad de la que provengo, o más concretamente de Santa Fe, la que fuese campamento de los Reyes Católicos durante la Reconquista y lugar de encuentro con Colón antes de su partida hacia las Indias, con intenciones tan buenas como pésimos fueron los resultados para la población local de la aún desconocida América, no os sorprenderá que venga a compartir con vosotros un documental que, a su vez, me ha enviado hace unas horas un amigo. Se trata de un trabajo de fin de carrera de unos estudiantes, que han decidido dejar en la red para su libre visualización y descarga. La página es Leyendas de Granada, y con ellas os dejo. Que las disfrutéis.

12 comentarios :

lammermoor dijo...

Venía a comentar en los cuentos rusos y me encuentro con GRANADA y sus leyendas de la Alhambra.
Me encanta esa ciudad,que lo mismo que los granadinos, me resulta tremendamente acogedora. No me canso de pasear por la Alhambra donde me imagino a WAshington Irving paseando por el Palacio de Carlos V o a las princesas árabes junto a la fuente de los leones.
Y, algo más prosaico, pero que también me viene a la cabeza, son las Tapitas (Tapotas más bien) que me comía en Los diamantes.
Tengo muchísimas ganas de volver allí. Me prometí a mí misma que esta vez, antes de ir releería a Lorca.

Eva dijo...

Guau, pues en cuanto tenga un tiempecito me meto en la dirección de las leyendas. Granada es una ciudad que me tiene enamorada, cuando voy de visita me paseo siempre por la Alhambra, no puedo evitarlo. Me imagino a Boabdil llorando, a su madre regañando y cuando bajo a la ciudad y me meto por sus callejuelas soy la mujer más feliz del mundo, me lio a mirar todas las cosas que venden en las tiendecitas, me tomo un té, me fumo una pipa...
Ay Granada, tierra soñada por mi... lalalala;)

Elwen dijo...

Tuve el placer de visitar la ciudad hará unos 9 años (como pasa el tiempo) y guardo un hermosísimo recuerdo de ella. Tengo intención de volver y conocerla más afondo en un futuro porque 3 días con sus exámenes y sus fiestas no me dieron para nada :P

He visto solo la mitad del vídeo pero me ha gustado mucho, me gusta saber todo tipo de curiosidades sobre estos sitios y el documental es bastante ameno. A ver si cuando regreso de cenar lo termino :P

Anónimo dijo...

Estarás disfrutando enormemente el libro de Antonio Muñoz Molina? me fascinó ese libro sobre Cordoba, como describe y como vive toda esa cidudad.
Espero que lo comentes en tu blog, yo lo haré dentro de muchos meses.
Miraré con interés lo que nos recomiendas
Un saludo
Teresa

Homo libris dijo...

Lammermoor, es que no pude resistirme a publicar la entrada, además, ha sido tan breve que es meramente una recomendación por si os animabais a ver el documental. Respecto a Granada, está claro que la fortaleza roja es su más destacada embajadora. Aunque el encanto de pasear por sus jardines y sus patios, escuchando de fondo el rumor del agua que corre a despeñarse en cascadas singulares y recordando las leyendas que se cuentan en torno a su historia y a quienes en ella moraron no tiene parangón, la verdad es que las tapas de Granada son otro aliciente, éste culinario, para visitar la ciudad.

Por cierto, que entre tapas y literatura, y una ciudad bien mora aunque no es Granada, existe una relación. En Córdoba, al menos los últimos dos años, durante el mes de mayo hay una semana de “la tapa y el vino”, donde se degustan los exquisitos caldos de aquella tierra (aunque modestamente, en mi ignorancia, me quedo con el riquísimo pero empalagoso Pedro Ximénez) y sus tapas, y regalan libros para aunar sendos placeres durante un recorrido por esta grandiosa ciudad.

Eva, veo que eres una asidua de las teterías de Granada, jajajaja. Otra buena razón para visitar la Alhambra, contemplar el Albayzín y el Sacromonte, y luego bajar por la Cuesta de los Chinos hasta el Paseo de los Tristes, deambular junto al Darro y llegar a Plaza Nueva para adentrarse por Calle Elvira para degustar un té en alguna de las teterías que hay en la zona… Junto a buena compañía, que puede ser la de un libro, aunque el día transcurra sus horas se demoran en torno a nosotros y nuestro té.

Elwen, el tiempo pasa que es una barbaridad, y Granada es una ciudad que merece la pena visitar (no es porque sea la mía, que conste, jejeje). Visitarla con tiempo es un lujo del que no siempre se puede disponer, pero si lo hacéis, os recomiendo además de visitar la ciudad, hacer alguna ruta por la Vega del Genil para conocer los paisajes (por desgracia, y a causa del crecimiento urbanístico, cada vez más difíciles de encontrar) que disfrutó Lorca en su juventud cuando vivió en Fuente Vaqueros y Valderrubio. También descubrir Santa Fe, sus arcos y, sobre todo, la Ermita de los Gallegos o del Cristo de la Salud. Subir a su Parque Periurbano y contemplar desde ese espléndido mirador la Vega de Granada, Sierra Nevada y el yacimiento de aguas termales del municipio antes de que la sinrazón se apodere de políticos y empresarios ,y terminen por arrasar con tanta belleza… En fin, que me pierdo hablando de mi tierra, jejeje. Me alegra que te esté gustando el vídeo, a mí también me gustan las leyendas e historias que nos llevan al pasado de los lugares, a descubrirlos bajo un prisma distinto, por eso quería compartir con vosotros el vídeo :)

Teresa, el libro me está encantando. No es novela, es diferente a cualquier otro de Muñoz Molina, aunque se nota su pluma detrás del texto. He estado leyéndolo camino al trabajo, y como el trayecto no es demasiado largo apenas llevo la mitad del libro, que en sí no es demasiado extenso. Espero terminar pronto con el que tengo en primera línea, y acabar con el de Córdoba. Por supuesto os hablaré de la impresión que ha causado en mí, porque me está gustando muchísimo, como te decía.

También yo estoy al tanto de cuanto recomendáis… y así estoy, con una lista que creeece y creeece sin parar, jejeje. ¡Pero me encanta!

Saludos.

Carmina dijo...

jajja pues veo que en este tema estoy algo analfabeta... y explico el porque,no conozco tierras andaluzas mas que por fotos, algun dia nos tocara visitarlas, el problema ya es el calor porque nos movilizamos en verano y con crios, pero tendremos que pillar alguna escapada, aunque estoy segura que este año no va a ser... no esta el horno para bollos, o el bolsillo para gastos superfluos. En cuanto caiga en mi mano el libro de Muñoz Molina a pesar del terror que me inspira intentare leerlo. Y el plan infinito ya es tan infinito que creo que necesito dos o tres vidas mas, para leer todo lo que tengo pendiente. Ayer me compre otro libro que vi qu eestaba leyendo entre otros Isi, el del arbol del brooklin

Homo libris dijo...

Carmina, la verdad es que no está el horno para bollos con la economía, así que visitad Andalucía cuando podáis, eso sí, con tiempo, porque hay mucho por ver.

En cuanto a los libros, tendré que echar un vistazo al que nos comentas. Pero antes, y ya que he empezado con Muñoz Molina, tengo otro pendiente que es cortito y espero reseñar en breve.

Saludos.

Isi dijo...

Hola! Carmina: mañana mismo comento el libro, que me ha entusiasmado, por cierto, y eso que no tiene nada!

En cuanto a Granada, estuve de peque y lo único que recuerdo (y esto es verdad) es la supermegacola que había para entrar en la alambra, así que os imagináis que fue todo menos un disfrute. Además en el sur tenéis demasiado calor para mí: yo sólo voy al sur a finales de septiembre, para no morirme, vamos.

Buenas noches a todos!!

bibliobulimica dijo...

ahhh una hermosa canción escrita por el mexicano Agustín Lara...y el documental me ha hecho ver lo merecida que tiene la letra. ¡Que tierra tan esplendorosa!

Yo no he ido nunca a Europa, pero cuando lo haga ya veré de ir a Granada, quedándome un buen tiempo para recorrerla todita.

Homo libris dijo...

Isi, lo de la cola a las puertas de la Alhambra es algo que viene acompañando al monument desde que yo tengo memoria. Es un poco fastidioso, la verdad, máxime cuando las entradas del día están vendidas, casi en su totalidad, con antelación. Sobre el calor, no te lo voy a negar. Un compañero de trabajo, que es de Burgos, lo pasa fatal por aquí, jejeje. Eso sí, os animo a visitar Granada en diciembre o enero; no vais a echar de menos el frío, os lo digo yo, jejeje. En cuanto a tu comentario sobre el libro, voy a verlo ahora mismo ;)

Ale, por supuestísimo te invito a visitar Granada y Santa Fe en cuanto viajes a Europa y tengas ocasión. Por mi parte, me encantaría visitar México, como he dicho en alguna ocasión, y ver a un grandísimo amigo que tengo por allí viviendo con su pareja. Tiempo al tiempo, jejeje.

¡Saludos para ambas!

maribel dijo...

Hola Homo LIbris
sabía yo que me quedaba algo pendiente!,
y era un comentario en esta entrada,
porque me fascina Granada, porque soñaré de nuevo viendo el documental,
porque me encanta ver extranjeros maravillados por allí, y pensar: ellos también tienen que viajar para ver esto,
porque voté un montón de veces para que fuera declarada como una de las modernas 8 maravillas del mundo...
Qué suerte que dos de mis OPL traten de esta ciudad (La Córdoba de los Omeyas..., Las leyendas de Irving) y vengan de la mano de un Granadino y de Teresa,
ya no puedo pedir más, bueno sí, que puntualices con los detalles históricos, que me encanta ¿se me habrá pegado algo de Roberto?, ja, ja...

Homo libris dijo...

Maribel, no sabes cuánto me gusta que te encante Granada :) Es cierto que tengo entradas pendientes sobre la ciudad (sus bibliotecas, sus calles, su inspiradora Historia, sus leyendas, su ambiente estudiantil y cultural...) que irán llegando poco a poco. De hecho, en este último fin de semana, aunque la visita ha sido extremadamente corta, me ha servido para ver que tengo mucho sobre lo que escribir en este blog, y posiblemente recuperando alguno de los otros que tengo en coma, así que espero que conforme avance el verano vaya trayendo algo más sobre Granada, Córdoba, y otras ciudades igualmente maravillosas.

Gracias a ti, por tus comentarios y la ilusión que transmites.

Un abrazo.