sábado, 15 de agosto de 2009

Cuarteto

Estoy haciéndome con los libros de Vázquez Montalbán que están apareciendo con la edición dominical de un diario de tirada nacional. De Manuel me gusta su prosa descarnada, su visión crítica e irónica de la vida, su paciente y escrupulosa disección de los momentos históricos del antiguo régimen y la posterior transición y, por supuesto, su inolvidable personaje, Pepe Carvalho, el detective arquetípico de afanosas cualidades culinarias que le sirvió, a lo largo de los años, para retratar y criticar la situación social, política e histórica de la segunda mitad del pasado siglo.

En Cuarteto, el último que he leído suyo, se vale del recurso narrativo de la investigación policial para presentarnos a un curioso conjunto de personajes; un cuarteto, que en realidad es quinteto, formado por el narrador, Ventón, y sus juicios implacables de los amigos que le acompañaron en tantos viajes y con su presencia a lo largo de los años. La doble pareja formada por Carlota y Luis, Pepa y Modolell, ha quedado rota tras el asesinato de Carlota. Se acusa a su marido y a un potencial amante, ya que apareció muerta por ahogamiento, vestida como una dama decimonónica, cual una moderna Ofelia de rasgos prerrafaelitas, y en estado de gravidez.

La investigación del inspector Dávila será el arranque de una historia en la que nuestra menor preocupación como lectores será el descubrimiento de la identidad del criminal. Es más, aunque en algún momento podamos presumir de conocerla, el devenir de los acontecimientos terminará por asombrarnos al ir encajando todas y cada una de las piezas que constituyen este mosaico, mordaz reflexión en torno a unos personajes despreocupados, casi cuarentones, que viven holgadamente en la tranquilidad e inconsciencia de su elevado estatus social. Los pensamientos del narrador se nos irán presentando de forma paralela al devenir de los hechos, sin que por ello deje de divagar en torno a situaciones pasadas, mirando en retrospectiva las motivaciones que pudieron tener todos ellos para acabar con la vida de Carlota.

A pesar de la brevedad de la novela (apenas llega al centenar de páginas), las situaciones que nos ofrece se nos antojan creíbles, no necesitamos más que una simple afirmación por parte de Ventón para que lo que nos narra acontezca tal y como nos está contando… y aun así, seamos reacios a creerlo todo. Incluso cuando la acción concluya estableciendo un hermoso círculo que cierre la historia tal y como comenzó.

8 comentarios :

El Guisante Verde Project dijo...

Siguiendo con el comentario en tu otra entrada, tengo que decir que tampoco he leído nada protagonizado por Pepe Carvalho, a pesar de ser un personaje ya casi real. No es por nada especial.
Al principio no entendía la imagen de Ofelia en el post, luego, al seguir leyendo lo he visto claro, y hasta puedo decir que me ha picado el gusanillo de leerlo, la verdad, más que por la intriga, por terminar ese círculo del que hablas.
Chapeau!!

Ahora el tironcillo de orejas, amistoso, que conste. ¿Cual es el periódico?, que lo busco!

Un abrazo, y buenas vacaciones!!

Homo libris dijo...

¡Muy buenas!

Es cierto que Carvalho es un personaje que, por la difusión que tuvo en su época, y sigue teniendo gracias al buen hacer de Vázquez Montalbán, es prácticamente tangible, real.

La imagen de Ofelia resulta extraña en principio, ¿verdad? Sin embargo es recurrente dentro de esta novelita breve y muy apetecible. En cuanto al diario, no quería hacer publicidad gratuita, pero os diré que, por el nombre que ostenta, podría estar dirigido a todo tipo de Público ;)

¡Un saludote, y gracias por los buenos deseos vacacionales!

Isi dijo...

Y si no has leído nada de él, ¿recomendarías empezar por este libro??

Homo libris dijo...

Isi, puede ser un buen comienzo. El libro se lee en un suspiro y la verdad es que muestra algunas de las características narrativas típicas del autor. De las novelas de Carvalho, me gustaron especialmente Los mares del sur, Los pájaros de Bangkok y Tatuaje (que es el título que venía hoy mismo con el periódico que mencionaba). El estrangulador también me gustó mucho, y luego alguno de sus ensayos son simplemente geniales.

estodevivir dijo...

Los Mares del Sur, y otars mas de él, nos leimos hace años en mi familia, ésta última no la conozco, y me encanta Pepe Carvalho, tiene un excelente sentido del humor.... el personaje.Que como bien dices, parece real..

loquemeahorro dijo...

Yo tampoco me he leído nunca nada de V.M., y mira que es famoso.. pero no sé, nunca he ido a la biblioteca y lo he sacado (por ejemplo).
A lo mejor este es el empujoncito que necesitaba.
Ese cuadro lo vi en una exposición sobre prerafaelitas que vi en Madrid, hace años, donde por cierto, oí la triste historia de la modelo de ese cuadro, que resulta que se casó con otro pintor de ese movimiento, y al cabo de unos años, al descubrir que le era infiel, se suicidó (no, no se ahogó) pero acabó igual que Ofelia.

Isi dijo...

ayy Loque, eso pasa por estar casada con artistas!! jeje

Bueno, yo me lo apunto para empezar, pues es cortito y lo tienen en la biblio.
Gracias!

Homo libris dijo...

Isi, si está en la biblioteca no hay más que añadir: es breve, se lee con nada y resulta más que interesante. A ver qué te parece :)

Loque, a ver si también te animas con él. No conocía la trágica historia existente tras el cuadro... tendré que leer un poco sobre ello.

Estodevivir, coincido plenamente contigo: Carvalho es un personaje para la Historia :)

Saludos.