sábado, 8 de agosto de 2009

Estado crepuscular, de Javier Negrete

La ciencia ficción, especialmente la patria, no es muy dada a reírse de sí misma. Aunque existen precedentes realmente memorables; algunos cuentos de Asimov, Los viajes de Tuf de George R. R. Martin, la inolvidable serie de novelas de Douglas Adams sobre el autoestopista galáctico y la española Los viajes de Gurb, de Eduardo Mendoza, son algunos de ellos, que mantienen en algunos casos la reflexión en torno a la humanidad, su pasado, presente y futuro, que conforma en muchas ocasiones el núcleo principal del género, y que en otros meramente buscan la diversión del lector.

Estado crepuscular, una breve novela de Javier Negrete, podría circunscribirse sin mucho problema en la segunda de las categorías, y en su descargo diré que cumple con creces su función. Hasta la fecha tenía pendiente leer algo del conocidísimo autor, verdadero referente del género fantástico y de ciencia ficción en nuestro país, y que parece gozar con aproximaciones a la mitología grecorromana en sus novelas. Tenía la intención de leer La Espada de Fuego hacía tiempo, pero ha sido un libro cuya lectura he terminado por ir posponiendo de forma indefinida, y ha sido con ésta, al parecer, atípica aproximación humorística del autor, con la que he terminado por conocerle. Pero, como digo, no podría haber sido de una forma mejor.

Lo cierto es que me divierten muchísimo las novelas de Eduardo Mendoza sobre su no muy cuerdo detective sin nombre (conocido), y que tras una primera aproximación fallida a Lo mejor que puede pasar a un cruasán, de Pablo Tusset, terminé por leer la novela del tirón. Curiosamente, siempre ha sido en verano cuando he aprovechado, de forma consciente, para embarcarme en estas lecturas más ligeras y puede que, a la par, propicias para el periodo estival. Cuando comencé Estado crepuscular no podía imaginarme que me encontraría ante una historia y un protagonista, David Milar, de características similares a las citadas.

David Milar es un joven aficionado a la fiesta, la bebida y las mujeres, que en su afán de beneficiarse a la hermosa Mirtila acepta un trabajo que le pondrá en el brete de psicoanalizar el ordenador biológico de un lejano y hostil mundo. Aunque nuestro héroe, con gran confianza en sí mismo, se ve capaz de salir airoso de cualquier situación (máxime cuando hay faldas de por medio y cree poder sacar algún beneficio orgiástico de la misma), pronto descubriremos que necesitará algo más que suerte para mantenerse entre los vivos.

Como digo, el libro no pasará a los anales de la literatura universal, mas sí conseguirá hacernos pasar un rato agradable y divertido y, posiblemente, arrancarnos más de una carcajada. Os dejo con una de las primeras reflexiones de David Milar para que os hagáis un poco a la idea sobre el carácter de tan singular personaje:
Cuando más tarde hice el análisis de aquella noche, encontré algo extraño en lo sucedido. Me había fingido psiquiatra para A) tirarme a la concupiscible Mirtila Lump con la condición de B) viajar a Hoonai, el planeta de los Kghasatshu –singular, Satshu-,y curar un alienígena loco. Podría haberme limitado a A), encontrar las lógicas satisfacciones en ello, desaparecer en la estación Sheffield y que se buscara a otro para B). Pero, y he ahí lo raro, cumplí con B), como ahora les narraré, y en cuanto a A), después de despojarme el bolsillo con los malditos Chivas, la muy pécora me dejó en la puerta de su habitación con tres palmos de NARICES.

17 comentarios :

Elwen dijo...

jajajajaja ME ENCANTA Javier Negrete, no había leído ci-fi porque ya sabes que me llevo mal con el género pero he leído la Espada de Fuego y El Espíritu del Mago y no entiendo PORQUE DIABLOS NO LOS HAS LEÍDO YA xDDDDDDDDD

Me apunto este título, solo por el fragmento que nos has puesto se me abrió el apetito de su estilo de escritura. También tengo pendiente alguno histórico aunque son bastante más densos, el Sr. Negrete es todo un sabio de los griegos.

Isi dijo...

jaja, me ha gustado el pedacito que has puesto. NO conozco nada absolutamente del autor ni he leído jamás ciencia ficción.
Pero es que no sabría por dónde empezar... Mi padre tiene cienes y cienes de libros de Asimov y Clarke, pero no sé, como que no me llaman.

Por cierto, yo venía a leer el relato, que el otro día no había tenido tiempo, así que mira a ver si te relajas, que ¡¡ahora resulta que es la 3ª entrada!!

bibliobulimica dijo...

si hace reir, no se diga más...me lo apunto en mi libreta de volada.

;-) feliz fin de semana

Homo libris dijo...

Elwen, por qué será que no me extraña que sea así, jejeje. Aunque no te guste demasiado el género de la ciencia ficción, te recomiendo encarecidamente el título de Negrete. Yo tampoco entiendo por qué no he leído aún esto libros. Ya os decía que La Espada de Fuego es un libro que me llamó la atención desde que apareció en Círculo de Lectores, y que tenía pendiente leer algo suyo, pero algo me ha frenado. Intentaré conseguirlos y corregir esto a la mayor brevedad ;)

Isi, es muy divertido realmente, no sabía qué fragmento incluir, porque todos me parecían geniales, así que no me quedé con el primero del libro, pero sí con uno del principio, para no revelar nada posterior en la historia de este singular personaje. En cuanto a las entradas, es lo que os decía: con las vacaciones puedo desaparecer o saturaros, jejeje. En cualquier caso, las entradas podrían haber estado ayer listas, pero como hoy iba a estar fuera, y las escribí del tirón (bueno, el relato tuvo poco trabajo ciertamente), preferí espaciarlas un poco para no agobiaros, jejeje.

Bibliobulímica, ya nos contarás tu opinión. Si has leído a Mendoza (su faceta más humorística), creo que te encantará.

¡Feliz finde!

Ascen dijo...

Hola, Homo Libris. Intenté subir un comentario que no ha quedado reflejado, por lo que lo vuelvo a intentar.

Te comentaba ayer, que aún no habiendo leído nada de Javier Negrete, creo que después de tu reseña, pasará a estar entre mis futuras lecturas, pues además de que comparto tu gusto por Mendoza, también leí que "Lo mejor que le puede pasar a un cruasán es que lo unten con mantequilla", y además de que me gustó muchísimo el libro, es una frase que me impactó tanto que aún utilizo en las ocasiones más dispares, por supuesto sin ningún sentido, pero eso es lo que me parece más gracioso de la frase.
Espero hacerme pronto con algún ejemplar de este autor.
Besos.

Homo libris dijo...

Ascen, precisamente de ti me acordé al escribir la reseña, ya que sé de tu gusto por Mendoza y su faceta satírica y humorística. Sin duda, es un libro que te divertirá. Si te haces con él, no dejes de comentarnos algo al respecto.

estodevivir dijo...

Yo soy fanática de la ciencia-ficción, así que lo apunto sin mas para cuando lo encuentre..

loquemeahorro dijo...

A mí también me ha pillado el toro con tus últimas entradas, y tengo pendientes leerme dos más.

Pues como han dicho en otros comentarios, que la comparación con Mendoza es la mejor de las recomendaciones, así que habrá que tenerlo en cuenta.

Hace años me leí varios relatos más o menos humorísticos de ciencia ficción de Asimov, y por supuesto me he leído los libros que has mencionado de E.M. y "El último trayect del Horacio Dos".

maribel dijo...

Hola Homo Libris,
no tengo el placer de conocer a este señor, y reconozco que lo presentas muy bien, casi me dan ganas de leerlo,

os escucho a Ascen, Loquemeahorro y a tí ensalzar a Mendoza, y reconozco mi incapacidad de disfrutar de El tocador de Señoras, me quedo con La Ciudad de los prodigios, La verdad sobre el caso Sabolta y poco más,

¿por qué será que de Negrete, me llama más lo que escriba de los griegos?,

Vamos, que exceptuando lo bien que me lo paso con lo que escribe Loquemeahorro, (fijate que me leería hasta tu trabajo de Antígona!!), me cuesta ponerme con estos libros...

Ale, ¿también hay una libreta de volada?...¿está en ella Mr. Vértigo?, ;-)

Carmina dijo...

Para ser sincera no me gusta la ciencia ficcion, pero si hay humor de por medio, pues posiblemente entre en mi lista, me gusta la novela ligera para el verano, pero llevo tiempo buscando en la biblioteca algo de Eduardo Mendoza y como que no hay suerte, a ver si para el invierno que la gente lee menos, puedo encontrarlos, mientras me conformare con lo que voy encontrando

loquemeahorro dijo...

Maribel, muchas gracias, el trabajo de Antígona iba en contra de las leyes humanas y de las divinas... me temo.
Bueno, y tenía uno sobre un libro de Freud, llamado Tótem y Tabú, que había que desayunar tantas veces como Isi para poder leerselo sin sufrir desmayos.

Isi dijo...

ejemmmm veo que soy aludida por estos lares....

Os lo tomáis a risa, pero nadie sabe lo que sufro en el interior de mi mismidad :(((

Ismael Cruceta dijo...

hoola!! no he leído esta novela, la ciencia ficción no es mi fuerte, pero me muero de ganas de leer algo de eduardo mendoza y gurb.

saludos!!!

Jesús dijo...

Efectivamente a @scen le tiene que gustar, ¡¡con lo seguidora que es de Mendoza!!.
A mi me pasa como a Isi, no conozco nada de este autor, bueno, miento, ahora sí, algo conozco: Estado crepuscular, y todo gracias a Homo Libris, al que desde aquí agradezo esta circunstancia. ;).
Un saludo

Homo libris dijo...

Estodevivir, nos tienes que contar tu parecer si finalmente te haces con el libro. Ya os digo que, al menos, divertido sí que resulta.

Loquemeahorro, con estos días fuera creo que os he dado un poquito de tiempo para poneros al día, je, je... Es que soy terrible cuando me da por escribir :P Asimov, por cierto, era bastante compulsivo escribiendo, así que producía cuentos como churros, eso sí, muy imaginativos y realmente de calidad. Su sentido del humor me encantaba, y si te gustó posiblemente te llame la atención el libro de Negrete.

Maribel, posiblemente El tocador de señoras sea el más flojo de los libros humorísticos del autor. Prueba con alguno de los dos anteriores de la serie, o con el protagonizado por Pomponio Flato, a ver qué te parecen. De Negrete también me llama la atención conocer cómo se aventura en la mitología griega, por eso ya lo tengo anotado entre los pendientes :)

Carmina, el libro se lee con facilidad, y la ciencia ficción es realmente una excusa para plantear una aventura divertida y muy amena, ideal para estas fechas. Si te haces con él, o con algo de Mendoza, seguro que lo pasas genial.

Isi, Loquemeahorro, que alguien me explique lo de los muchos desayunos de la primera... creo que me perdí algo :D

Ismael, tanto esta novela como Sin noticias de Gurb, de Mendoza, son muy recomendables. Si te animas, también te recomendaría La guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams.

Jesús, yo creo que sí le gustará, aunque a veces me dan miedo estas recomendaciones porque pueden despertar demasiados ánimos sobre un libro que, finalmente, resulte interesante pero no tanto como se espera. En fin, habrá que ver lo que os parece (si tú también te animas a leerlo)

¡Saludos!

Isi dijo...

Lo de mis desayunos lo puedes ver:
a) en guisante verde
b) en loquemeahorro

Te echaba de menos!!!

Homo libris dijo...

Pues voy a verlo, Isi, que me tenéis en ascuas, jejeje. ¡Ahora me toca a mí ponerme al día con todo lo que habéis escrito!

Por supuestísimo, también os he echado de menos (¡ay, la vida sin Internet! ;))

Un abrazo.