jueves, 20 de agosto de 2009

De lo que vemos y lo que no

Podemos encontrarnos con un libro de la manera más insospechada: viéndolo en manos de alguien durante un trayecto en transporte público, encontrándolo liberado en el banco de un parque al atardecer, topándonos con él en los estantes de una librería o biblioteca o encontrando buenas críticas en un programa de radio o leyendo un blog. Todo lo que se ve, la primera novela publicada por Alberto Ávila Salazar, la descubrí casualmente viendo una serie de televisión española.

A lo largo de la serie, aparece en ocasiones un libro que reconocí desde el primer instante como perteneciente a la editorial Lengua de Trapo, por su llamativa cubierta amarilla y el diseño de la portada. Sin embargo, no conseguía ver con claridad el título, y sólo fue tiempo después cuando, congelando la imagen en el momento adecuado, conseguí aprehender el ansiado nombre del libro. Lo busqué después en las bibliotecas públicas de un par de provincias andaluzas, y conseguí localizarlo en la Biblioteca Municipal de Rincón de la Victoria. Dejé pasar el tiempo hasta las vacaciones, y fui a por este libro y por una copia de Microsiervos (que en un alarde freak saqué para regodearme con la miseria propia de mi trabajo :) ). Por cierto, que la excursión a la biblioteca fue más productiva de lo esperado, ya que tenían sobre una mesa una montaña de libros antiguos, descatalogados, con el cartel "Adóptame". Y yo, que en palabras de Azote soy "la Angelina Jolie de los libros", tramité la adopción de unos cuantos que vinieron a casa conmigo.

Volviendo a Todo lo que se ve (cuando me veáis divagar así, llamadme la atención), la novela plantea, mediante breves fragmentos que parecen inconexos en un primer momento, una reflexión en torno al poder de las religiones, la forma en que surgen y crecen y cómo devoran a su paso su propia esencia, aquello que las creó y les dio sentido en un primer momento. También aparecen fragmentos de hipotéticas novelas que el narrador imagina, unidos a su propia historia y a la de su mujer, Felicidad, una hermosa muchacha de la que se enamoró viéndola día a día en el metro. Novela de novelas, reflexiona sobre el arte y la literatura, acompañando con su particular banda sonora las referencias y reflexiones en torno a libros de Javier Marías, Dovstoievski, Ortega y Gasset, Mircea Eliade u Oscar Wilde.

El hilo principal de la novela transcurre en torno a la escritura de El evangelio subterráneo, una obra primeriza que el narrador escribe encumbrando el amor y la belleza de su amada, Felicidad. Deja varias copias del libro en diversos lugares para sorprenderse, tiempo después, al ver que el libro ha adquirido vida propia y se ha convertido en una obra de culto. Su vida, a partir de entonces, habrá cambiado para siempre.

El libro de Ávila Salazar me ha sorprendido por su particular enfoque, y lo cierto es que tras un inicio algo errático ha terminado por absorberme hasta llevarme a concluirlo devorando sus escasas 140 páginas. Aunque tal vez sea lo justo con una novela que, cual serpiente Uróboros, termina referenciándose a sí misma; su comienzo, con un devorador de ostras profesional, es más significativo de lo que podría parecernos en un principio.

¡Feliz lectura!

19 comentarios :

Isi dijo...

Pues no conozco ni siquiera al autor :((

Pero en fin, el gato ha quedado estupendo y ahora te veo de otra manera, desde que eres la Angelina de los libros... ¿Azote es Brad Pitt?

@scen dijo...

Me resulta muy curiosa tu entrada, pues según he empezado a leer, me he acordado de un anuncio de la cadena Fox en el que hay un libro del que veo fugazmente la portada en manos de Kathryn Morris, la protagonista de Caso Abierto.
Es un anuncio de publicidad propia que se repite bastante y cada vez que lo veo me deja totalmente "cabreada", pues es un libro que creo que conozco, es más creo que he tenido en mis manos, pero soy incapaz de reconocer. Tiene toda la pinta de ser una ilustración al estilo de Tolkien, pero no es ninguna de las portadas de libros que yo tengo. Incluso he buscado por internet en imágenes de libros de Tolkien, pero claro es una labor imposible.
Quizá es que ni siquiera es de este autor.
Bueno, yo también divago que da gusto, pero no he podido resistirme a contarlo.
En cuanto a la novela que comentas, yo tampoco había oído hablar nunca del autor (pero vamos, son tantos los autores que desconozco que esto no es nada de particular), pero tiene pinta de que me gustaría, pues el tema parece interesante y el número de páginas hace que el autor no tenga tiempo de hacer demasiados estudios filosóficos, por lo que se me antoja bastante entretenido.

Besos.

Homo libris dijo...

Algo así, Isi, algo así... Aunque me da a mí que ella preferiría que Brad Pitt fuera yo, peeeero, lo que hay es lo que hay :D

En cuanto al autor, Isi y Ascen, yo tampoco lo conocía. Se trata de un autor novel, al menos en lo que a narrativa se refiere. La novela ganó el IX Premio Arte Joven de Novela de la Comunidad de Madrid, así que imagino que de momento será poco conocido.

La novela es entretenida, eso sí, y ciertamente no puede profundizar demasiado en las implicaciones filosóficas de la misma, pero al menos esboza con bastante maestría algunos aspectos relacionados con la temática religiosa (e incluso sectaria, diría yo, como origen de toda religión).

Saludos.

Elwen dijo...

Jajajajaja aún me estoy riendo del comentario de Isi y el de la propia Azote.

Yo voy a empezar a clasificar estos libros como Homo Libris, empiezo a ver particularidades en lo que lees que según vas contando el argumento sé que te ha gustado al final.

Fulgida dijo...

¡¡Qué buena entrada!! Me dan ganas de abandonar 1818 y hacer una incursión en la librería para comprarlo (lo pongo en la lista).
Yo soy una voyeur libresca; vamos, que cuando veo a alguien en el metro, en el bus, en el avión, en la consulta del médico o en cualquier lugar con un libro, no puedo evitar averiguar cuál es. Intento pegar una miradita discreta a la página a ver si capto algo; estoy atenta por si el lector lo cierra y veo la portada... Si me pillan, sonrío y pregunto directamente :D

Homo libris dijo...

Elwen, yo también me parto con el temita... El caso es que Azote después rectificó, diciendo que más bien sería Pitt (aunque sé que únicamente por ser hombre :D), pero me hizo más gracia el primer arranque con Angelina, aunque ya puestos, podría haber sido incluso Madonna :D

Fulgida, sin duda el estilo será más actual, je, je, je... El libro merece la pena, sin duda, aunque también es cierto que se nota hasta cierto punto que se trata de una novela primeriza. Aun así, es bastante interesante.

En cuanto a la forma de localizar libros, me ocurre como a ti: me llama la atención lo que lee la gente, intento ver el título, el autor... Y ahora estoy picado con el anuncio que comentaba Ascen, especialmente por el tipo de portada que nos comenta que sale en el mismo. Estoy por buscar en Youtube a ver si lo localizo... :)

Saludos.

Azote ortográfico dijo...

Bueno, lo de la Angelina de los libros vino porque es ella la que ha arrastrado a Brad Pitt a esa suerte de adopciones compulsivas, no tiene nada que ver con el género del adoptante, en este caso nuestro Homo Libris. Es más, en nuestro caso seríamos una pareja más bien rollo Angie más Madonna, a cuál peor en este sentido, jeje...

Un saludo a todos, a ver si vuelvo pronto, que ya tengo el látigo bien afilado. :)

Isi dijo...

Azote, me lo has puesto peor: angelina + madonna... pufff.
Yo ya estaba viendo a homolibris en plan maternal con los librillos adoptados, tatuándose sus títulos en diversas partes de su anatomía, mientras tú eras la voz cantante de la relación (eso ya me había quedado bastante claro con tu imagen de google, todo sea dicho).

jeje, y otra cosa que os tengo que decir: es que cada vez que veo la foto que has puesto, me entran unas superganas de manosear a ese gato hasta que se harte de caricias!! ayyy es que tiene una pinta de ser taaaan suave!!!

Isi dijo...

y ya lo dejo porque no estoy comentando nada del libro en cuestión.

Azote ortográfico dijo...

Isi, ciertamente Obi es muy suavito, pero no se presta a las caricias más que en determinados momentos del día (normalmente cuando tiene hambre o simplemente se pone mimoso sin venir a cuento). Tocarle en otras circunstancias implica exponerse a un buen mordisco, aunque cada vez menos, todo hay que decirlo, se ve que se le está suavizando el carácter con la edad.

Lupo es más "achuchable": le encanta que le cojan y manoseen sin reparos.

Y no, el látigo no es sinónimo de llevar voz cantante alguna. Las apariencias engañan y, en el fondo, soy más mansa de lo que me pintan... :P

Un abrazo.

maribel dijo...

Homolibris
ya no sé lo que quería decirte, me ha encantado la entrada pero me he perdido en los comentarios y ahora os imagino a Azote y a tí en la alfombra roja, con un montón de libros huérfanos....Isi eres mortal!!

La verdad, esto de las divagaciones va a ser culpa del Shandy, seguro.

Ya hemos hablado alguna vez de esta gula literaria, siempre que veo a alguien con un libro, tengo que descubrir título y autor, si no está claro pregunto, lo que no se me había ocurrido era congelar la imagen, genial... ;-)

El libro del que hablas tiene tan buena pinta que te digo lo mismo que Fulgida, 140 páginas se pueden colar en el Plan Infinito, me gusta como lo presentas, me resulta sugerente el título,la editorial es una garantía (que te publiquen a tí!!!), habla de autores y de libros, vamos que lo tiene todo.

Ya quisieran los de Microsiervos echarle la mitad de pasión que tú!!

Y por cierto, Azote bienvenida, vuelve, que estamos relajando costumbres sin tu látigo. No me imagino como teniais que tener la casa cuando preparabais Mr. & Mrs Smith jejejeje

Homo libris dijo...

Dicho lo cual (lo que habéis dicho todas) voy a mantenerme en silencio, que será lo mejor :P

¡Ale, nos vamos a Granada! :P

Carmina dijo...

jajaj hay que ver para lo que da un post, este ha sido total la entrada pero las divagaciones se han producido de forma total en los comentarios, por lo visto os esta afectando el leer el Tristam Shandy... En cuanto al libro si tan corto es, se intentar colar en el plan infinito... Por cierto si a mi se me diera la oportunidad de adoptar libros seguro que lo haria, pero te aseguro que mi marido no seria tan condescendiente como el Brad Pitt.

Anónimo dijo...

Me he perdido un montón de entradas, he esteado unos días de vacaciones y cuando vuelvo me encuantro este blog lleno de nuevas entradas y todas me parecen buenísimas, espero tener un poco de tiempo para ponerme al día.
Me he reído con gana de los comentarios, veo con tranquilidad que el calor no os ha hecho daño y estáis en forma.
Un saludo
Teresa

Homo libris dijo...

Bueno, ya de vuelta, me dispongo a responder como merece a los últimos comentarios, que el último que escribí fue demasiado breve para lo que suelo acostumbrar, je, je, je…

Isi, nuestro querido Obi Wan es super achuchable, suavito y, cada día que pasa, más cariñoso. Eso sí, el gato amoroso por excelencia es Lupi, que tendrá que venir al blog en breve a mostrarse en todo su esplendor y longitud (es un gato grandísimo). En cualquier caso, ambos son adorables, y no es porque sean míos. Eso sí, Lupi torna en especialmente arisco cuando va al veterinario y ve por allí otros gatos o perros. El viernes los llevamos y… uf, ¡qué miedo! :D

Azote, la voz cantante por el látigo, sin duda, no la llevas tú. En eso vamos a la par. Pero no negarás que en temas cantores (especialmente en la composición musical), sí que llevas esa voz cantante :P

Maribel, teniendo en cuenta mi retorno al trabajo, tengo que cuestionar lo de la pasión que le echo a lo tecnológico en comparación con los Microsiervos. Eso sí, con quienes estoy disfrutando de lo lindo últimamente es con los chicos, no menos nerds, de The Big Bang Theory. Simplemente desternillante.

Carmina, mi tendencia a la divagación es innata, pero en el blog parece manifestarse por parte de todos. ¿Formará parte de nuestra idiosincrasia, o nos lo estará contagiando Tristram Shandy, como bien dices? Si cuelas el libro, breve como ves, en el plan infinito, no dejes de contarnos tu impresión.

Teresa, a mí me ha ocurrido lo mismo con vuestros blogs. Unos y otros habéis seguido escribiendo, y yo he entrado de vez en cuando. Ahora toca ponerse al día y disfrutar con la lectura de vuestras entradas. Espero que las mías las disfrutéis tanto como yo estoy disfrutando con esta actualización :)

Saludos.

loquemeahorro dijo...

Estoy muy liada, no me he leído los comentarios, pero sí la entrada, que me ha sorprendido mucho, porque la verdad es que no conocía de nada al autor.
El gato está cada día más guapo (coincide en eso con mi gata).

Homo libris dijo...

Loquemeahorro, cuando quieras llevamos a cabo el pacto matrimonial, je, je.

bibliobulimica dijo...

¡cómo me he reído con lo de "la Angelina Jolie de los libros"!!

a mi me ha dado miedo cuando leí que azote tiene afilado el látigo... y me despido porque no tengo nada más que decir jijiji

Homo libris dijo...

Ale, la verdad es que la entrada ha resultado más que divertida. Si es que lo que no se os ocurra a los visitantes que honráis este humilde blog… En cuanto a Azote, voy a romper una lanza en su favor: no es tan mala como la pintan ;)