jueves, 13 de agosto de 2009

El rey Arturo y algunas obras derivadas

Se da en ocasiones la paradójica situación de que un personaje, una historia, un drama, se ven replicados sin llegar a cansar; dan de sí tanto como para que numerosas reescrituras (y relecturas) no los agoten, y nos encontramos ante una reiteración en las historias, una búsqueda dentro de las mismas que no llega a cansar al lector sino que, por el contrario, le llevan a una situación de éxtasis donde quiere más, y más, y más, de ese personaje, historia, drama, que le atenaza sin posibilidad de escape. Algo así me ocurrió con el rey Arturo cuando, a lo largo de los años, fui haciéndome con diversas obras derivadas de su corpus principal, el que describía ayer y que está basado fundamentalmente en la obra de Malory (insisto, creo que merece una relectura por mi parte y una profundización en la misma, bien sea por mi parte, bien por algún lector de este blog, que nos ofrezca una visión más extensa a la par que profunda de la misma).

Entre los libros a que me refiero se cuentan los de Stephen R. Lawhead, el genial autor de La Canción de Albión, una trilogía en torno a la cultura celta que bien merece unas tardes de lectura, y que no estuvo tan inspirado (a mi parecer) cuando escribió su Ciclo Pendragón, una serie de cinco novelas basadas en el ciclo artúrico que adereza con una fantasía desmesurada y unos toques de la leyenda de la Atlántida. Sus diálogos son de lo más acertado, aunque personalmente la saga no terminó de convencerme y no fui capaz de completarla. En casa cuento con los dos primeros volúmenes, y creo recordar que leí el siguiente de la biblioteca pública. Posiblemente no sean lo mejor que se ha escrito sobre Arturo, pero no obstante, creo que pueden ser entretenidos como introducción al mito del rey de Britania.

Más suerte tuvo El rey, una curiosísima novela de Donald Barthelme que tuve la suerte de conseguir a través de Círculo de Lectores hará poco más de diez años. Imaginad a Arturo, a la reina Ginebra, a Lanzarote y Merlín, en plena Segunda Guerra Mundial compartiendo escenario con Churchill o Ezra Pound. El ideal caballeresco de Arturo choca con la sucia guerra que le ha tocado afrontar, intenta mantener al reino cohesionado y a su reina junto a él, en tanto los acontecimientos se desarrollan aceleradamente a su alrededor. Se trata de un libro curioso, plagado de diálogos y situaciones absurdas que, a su vez, invitan a la reflexión. Una curiosa novela que huye del pastiche para convertirse en un referente de la literatura antibelicista. Una maravillosa obra difícil de conseguir en castellano (hay pocas traducciones de la obra de Barthelme a nuestro idioma y, que me conste, la única de El rey es la de Círculo. Eso sí, creo que hay un PDF por Internet que, a las malas, puede serviros para descubrir esta obra que, a día de hoy, sólo puede conseguirse mediante la visita a librerías de viejo.

Aproximadamente un siglo antes que Barthelme, un compatriota suyo llevó a cabo una incursión en Camelot para presentarnos a un curioso personaje en el territorio del rey Arturo. Se trataba de Mark Twain, y su novela Un yanqui en la corte del rey Arturo llegó a divertirme de niño, cuando cursaba la ya cuasi olvidada EGB, con sus hilarantes situaciones. Sin duda, una de las novelas menos respetuosas con el ciclo artúrico, pero que merece la pena ser leída y disfrutada desde una perspectiva alejada siempre de la rigurosidad histórica (y literaria).

En territorio patrio también han existido autores que han incursionado en el corpus del ciclo artúrico. De Álvaro Cunqueiro encontré en casa la novela Merlín y Familia, un libro repleto de ironía, de fantasía repleta de lirismo, donde Felipe, el paje de Merlín, va desgranando en sucesivas historias los hechos que acontecieron durante la vida del mago. Dividida en dos partes, la primera de ellas nos va mostrando cómo Merlín atiende a diferentes personajes que acuden a él en busca de ayuda. En la segunda, Felipe, que ha entrado a formar parte del personal de la posada de Termar, nos cuenta las historias de algunos peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela. Cunqueiro no reincide en las historias conocidas, sino que hace uso del personaje, Merlín, para narrar nuevas crónicas que poco o nada tienen que ver con el ciclo artúrico tal y como lo conocemos. El autor de Las crónicas del Sochantre, una vez más, se luce.

También Manuel Rivas, un autor por el que tengo especial predilección, ha incursionado en el mito del rey Arturo. Su obra En salvaje compañía recrea el mito del Rey de Galicia, un cuervo blanco con grilletes de plata y bola de azabache que reina sobre los trescientos cuervos de Xallas, y que establece sutiles relaciones con la mitología celta, desde su Galicia natal, y con Arturo y sus caballeros.

Ahora tengo pendiente la lectura de Las nieblas de Avalon, de Marion Zimmer Bradley, una serie de cuatro novelas con la que por fin me hice en Valencia hace unos días, y de la que existen opiniones encontradas. Se trata de una revisión del mito artúrico desde el punto de vista de sus mujeres. Pude ver la adaptación cinematográfica y lo cierto es que me gustó, de modo que espero, al menos, encontrarme con unas novelas amenas que, aunque no sean demasiado rigurosas con la historia original, me diviertan lo suficiente. Y, eso sí, queda pendiente una relectura de la obra de Malory (de ahí que no avanzase demasiado en la anterior entrada) y un artículo al respecto.

Tengo pendiente, eso sí, leer algún ensayo sobre este tema. He descubierto el ensayo Historia del Rey Arturo y de los Nobles y Errantes Caballeros de la Tabla Redonda, de Carlos García Gual (gracias a la entrada de Alienor, sin la cual posiblemente no habría echado cuentas al prólogo de mi edición de La muerte de Arturo, de Malory o a este ensayo), y estoy deseando hacerme con él en cuanto pueda pasarme por la librería más cercana. Ya os contaré algo al respecto cuando pueda leerlo.

¿Cómo es vuestra experiencia con las obras en torno al rey Arturo, ya sean estas más o menos fieles a las fuentes originarias de la leyenda? ¿Habéis leído alguna de las obras que menciono, o me recomendaríais alguna en particular?

Os dejo, por fin, con la canción Mordred’s Song de los teutones Blind Guardian.



16 comentarios :

estodevivir dijo...

te ha quedado un post de primera, jaja y yo soy la primeraaaaa

estodevivir dijo...

Te decía, que te ha quedado un post chulísimo, con música y todo,sobre el Rey Arturo. Me leí, hace años el de Mark Twain y me reí muchísimo en esa época, por lo demás, creo que mayormente películas sobre el tema y algún que otro libro que lo tenga como tema secundario.. por eso tu entrada me ha fascinado..
Pero digo yo, todos se van de vacaciones? Soy yo la única que permanece aquí, al pie del cañón, o digamos, al pie de los post dejando comentarios? En fin, que dura es la vida del Rey Arturo,jiji.

Elwen dijo...

Las nieblas de Avalon es uno de mis pendientes desde hace eones, cuando lo leas espero como mínimo un correo y me digas qué tal :P

Ahora mismo el único libro que recuerdo salga Arturo de secundario es El Tapiz de Fionavar. Me pareció totalmente incoherente por cierto pero bueno.

El Guisante Verde Project dijo...

De todos los que mencionas solo leí el de Mark Twain, que efectivamente no es muy respetuoso con el mito, pero, bueno, es lo que es, y así hay que leerlo. Y el de Steinbeck del que guardo escaso recuerdo, la verdad.
Lo cierto es que rastrear referencias al mito, es una tarea inabarcable, no solo en la literatura, sino en el cine, la teoría política y en psicología, por abrir campos.
Aunque no soy muy dado a esta literatura, con esta serie que has puesto reconozco que me dan ganas de leer algo. Ya veremos.
Un saludo, y buenas vacaciones!!

loquemeahorro dijo...

¿Vale conocer a Blind Guardian? :-)

Es que como dijo R de los policías de su país, yo "desconozco mayormente" este tema.

Hombre, he visto Excalibur (a medias), Camelot (entera), y unas 20 adaptaciones de "Un yanqui en la Corte del Rey Arturo", pero leer-leer... pues nada.

Ah, y una peli rarísima de Cornel Wilde (como actor y director) que me sorprendió muchísimo, y que os recomiendo como rareza, parece que se llama "Lancelot y Ginebra". http://www.imdb.com/title/tt0057547/
Sospecho que es más difícil encontrarla que el libro de El Rey.

Ese es el libro que me he apuntado (que Dios reparta suerte), porque has conseguido despertar en mí interés por un tema que nunca me ha llamado mucho.

¡Muy buena entrada!

Ascen dijo...

:( Yo tampoco recuerdo haberme leído ningún libro de Arturo, aunque como tema secundario aparece en más de uno. Películas muchas. Y las Brumas de Avalón debo reconocer que dos veces, pues estoy de acuerdo contigo es que están bastante bien. Pero me ha venido muy bien tu post, pues ha hecho que me apetezca una toma de contacto con los caballeros de la tabla.
Besos.

Fulgida dijo...

Yo leí hace un montón "Las colinas huecas" y "La cueva de cristal" de Mary Stewart (nunca leí el que cierra la trilogía "El último encantamiento"), que siguen la vida de Merlín como hilo para la trama artúrica.
En cómic, te recomiendo mucho "Camelot 3000", publicada por DC en el ochentaytantos y que sitúa el regreso de Arturo en el marco de una invasión alienígena que amenaza el planeta tierra.
Hay otra colección de cómics(la tengo por ahí, la busco si te interesa la referencia) también basada en la mesa redonda y con tintes ecológicos, creo que la publicó Marvel en los noventa.
F.

Carmina dijo...

Como siempre me pasa cuando pongo a funcionar mi cabecita no me viene ningun titulo ni autor a la cabeza, despues sin venir a cuento y muchas veces en medio de otra lectura me asaltan titulos, autores e ideas varias para escribir relatos, es frustrante pero ya me he acostumbrado a que sea asi, pero si tengo leidas varias cosas de ese mito que fue el rey Arturo, amen de adapataciones cinematográficas y dibujos animados... para todos los gustos... no tengo ahora nada pendiente de leer sobre ese tema. He visto que tienes predileccion por Manuel Rivas tengo pendiente de lectura los libros arden mal. Lo has leido?, me gustaria saber que piensas aunque sea en un correo, la direccion es la misma que uso para bibliolandia, más que nada por acometer ahora su lectura o dejarla para el invierno

Homo libris dijo...

Bueno, mis vacaciones se están completando con mini escapadas que me permiten seguir aquí, dándoos un poco la lata para que no os olvidéis de mí, je, je. Con la novela de Twain me lo pasé bastante bien, aunque puede hacer casi veinte años desde que la leí, y los recuerdos que tengo de ella están bastante desdibujados. La obra de Steinbeck, como ya comentaba en la otra entrada, creo que es recomendable para introducirse en el mito. Yo tengo pendiente leer algo más serio, y el libro de García Gual creo que puede ser un buen comienzo.

En cuanto a El tapiz de Fiovanar, la verdad es que lo comencé pero no me convenció para nada en su día, de modo que no lo terminé. Las nieblas de Avalon creo que las dejaré para el otoño, je, je, je. Creo que se presta para esa época, ¿no creéis? Incluso el volver a ver las películas, como comenta Ascen y, pare entonces, prometo entrada al respecto.

La película que mencionas, Loquemeahorro, creo que es más o menos igual de complicada de encontrar que el libro de Barthelme. Lo único curioso es que la he visto con el nombre de La Espada de Lancelot, pero coinciden el año, nombre del director, guionistas y protagonistas. La puedes encontrar en el enlace adjunto, igual que el libro El Rey estaba en el de la entrada ;)

Fulgida, no he leído las obras que mencionas, así que me las apunto para echarles un vistazo en cuanto tenga ocasión. Tanto las novelas como los cómic (que sí conocía, al menos de vista), aunque me llama mucho la atención el que comentas de Marvel, de tintes ecologistas, así que si no es mucha molestia, coméntanos cual es esta serie :)

Carmina, te escribiré en relación a Los libros arden mal, que leí hace algún tiempo. Te adelanto que me parece una buena novela del autor gallego, que me sorprendió en su día debido a su extensión (mucho mayor de la que nos tiene acostumbrados el autor), pero se lee con agilidad y va entremezclando numerosas historias en torno a los libros, su valor y el miedo que tienen a los mismos los regímenes totalitarios.

Fulgida dijo...

Pffffffff, que sepas que he tenido que escalar para localizar esos cómics. Fue una colección de 18 números que se llamó "Los caballeros de Pendragon", de origen inglés, y que comenzó a publicarse en España en 1992 (Forum/Marvel). Como te comentaba, la trama se basa en elementos ecológicos. Te paso un enlace en el que repasan la serie, por si te interesa: http://elcritiquitas.blogspot.com/2007/10/relecturas-xlviii-los-caballeros-de.html
Saludos,
F

Fulgida dijo...

Por cierto, repasando esos cómics me he dado cuenta que escribí una carta al correo del lector... ¡Lo que es la vida, también hablaba de los libros de Mary Stewart!
F

Homo libris dijo...

Je, je, vacaciones en la montaña, Fulgida ;) Muchísimas gracias por la búsqueda tan rápida, voy a echarles un ojo porque estos, creo, no los conozco.

Elwen dijo...

Alguno ha intentado descabezarme por ello pero me alegra ver que no soy la única que no soportó Fionnavar. Me leí la trilogía por pura cabezonería, el primero me parece en su momento novedoso pero el segundo pasa a ser directamente rubbish, me pregunto si aquellos que la califican como la mejor novela del género han pasado realmente del primer tomo.

Homo libris dijo...

Elwen, pues la verdad es que en su día el primero de los libros me aburrió tanto que desistí de continuar. No sé si a día de hoy me atrevería con ellos, para ver si me parecen más interesantes, pero de momento y salvo que surja algún defensor acérrimo de la trilogía que me convenza para leerla, voy a seguir como estoy ;)

Fulgida dijo...

Pues opino como tú, Elwen. Me pareció un pestiño. Mira que yo practico la relectura, ya que leo a mordiscos y me gusta repetir a bocaditos, y con ese, no me lo he planteado ni una sola vez.
F

La Belle Dame Sans Merci dijo...

Lo primero, muchas gracias por nombrarme en este maravilloso post, ¡je, je, je! Estoy segura que el libro de García Gual te encantará, porque es absolutamente fantástico. Hace poco llegó otro ensayo maravilloso sobre la leyenda de Arturo (con una portada horrible, por cierto, que no hace justicia a la calidad del interior), pero no recuerdo el título y el autor... Aish, ¡quiero volver a trabajar ya! XD No te preocupes, que me acordaré o indagaré.
Por otro lado: ¡"El tapiz de Fionavar"! ¡Cuánto se podría hablar de él! Una saga que huele más que descaradamente a una copia de ciertas partes de la mitología de Tolkien. Y no en vano, ya que Guy Gavriel Kay ayudó a Christopher Tolkien en la reestructuración de el "Silmarillion"... ^^