miércoles, 12 de agosto de 2009

El rey Arturo en la literatura

Aprovechando los días de (iba a escribir asueto, pero pronto comprobaréis que no ha sido así) vacaciones, he estado en casa de mis padres haciendo alguna que otra reforma y pintando algunas habitaciones. Al trasiego que acompaña habitualmente estos menesteres se han sumado las súplicas de mi madre para que libere un poco los estantes de las librerías y las amenazas de mi padre en el mismo sentido. Así que como soy un hijo verdaderamente digno de tal nombre, me he dedicado a reordenar, clasificar y guardar parte de mi colección de libros, liberando de algo de su peso a las vencidas estanterías. Entre los libros que han ido apareciendo se encontraban algunos sobre Arturo y su cohorte de nobles caballeros, y ya hacía tiempo que vengo pensando escribir algo sobre ellos, qué mejor ocasión para hacerlo que repasando algunos de estos títulos. Dicho lo cual, comenzaré por el principio, esto es, por el origen de la leyenda.

Existen ocasiones en las que realidad y fantasía tejen conjuntamente las historias que pasan al imaginario popular y terminan por convertirse en parte de la cultura de los pueblos. Personajes de ficción que no fueron tales, pero que la pluma de los poetas ensalzó hasta convertirles de meros guerreros en reyes, de hombres temerosos de un dios y de la muerte en algo menos que dioses. Es el caso del protagonista de las obras literarias que hoy visitan el blog, nada más y nada menos que el rey Arturo. El origen de la leyenda se remonta al siglo séptimo, cuando un caudillo de Britania supo contener las andanadas de tropas sajonas que intentaban conquistar las islas y que, por gracia y obra del arte de los bardos, terminó convertido en rey. Esto, claro está, en el simplista resumen de unos hechos sobre los que tal vez convendría profundizar y que, a buen seguro, alguno de vosotros sabríais narrar con mayor propiedad.

El primer libro “serio” sobre el rey Arturo que leí fue el de John Steinbeck, Los hechos del rey Arturo y sus nobles caballeros. Desde su peculiar introducción, apelando a la memoria de los lectores para recordar las dificultades para adquirir una adecuada (y maravillosa) comprensión lectora, Steinbeck consiguió atraparme para acompañarle en el recorrido vital de Arturo; partiendo de su concepción por parte de Uther Pendragon en el vientre de Igrayne, hasta su muerte en lucha singular con su hijo Mordred, Arturo y los caballeros de quienes se rodea viven numerosas aventuras y logran no menos cuantiosas hazañas que, de momento, no es necesario desvelar, y que os invito a descubrir en el libro en cuestión.

También me gustaron las obras de T.H. White sobre Arturo. Conocidos en España por el título general de Camelot (The Once and the Future King), comprende varios volúmenes (La espada en la piedra, La reina del aire y las tinieblas, El caballero maltrecho, Una vela en el viento y El libro de Merlín) son, sin duda, los libros que más han influido en el conocimiento del ciclo artúrico, aunque no son los más fidedignos a la Vulgata. Curiosamente, la adaptación cinematográfica de la factoría Disney (Merlín el encantador) está basada en el primero de los libros de White. Estos libros están más cerca de la fantasía que de la recreación histórica, pero aun así merece la pena leerlos.

Tanto Steinbeck como White bebieron de las fuentes del ciclo en la pluma de Sir Thomas Malory. Imperdonablemente, leí tardíamente La muerte de Arturo, pero cuando lo hice me encantó. Años después me haría con la edición de Círculo de Lectores, que respeta la original de Caxton e incluye hermosas ilustraciones que embellecen el conjunto: dos volúmenes encuadernados en tela, con papel ahuesado que convierten la lectura en un verdadero placer, máxime cuando la traducción corre a cargo de Francisco Torres Oliver.

No podía dar por concluida la entrada sin nombrar a Tennyson, sin duda alguna uno de los poetas ingleses más influenciados por la obra de Malory. Hace apenas una semana se cumplían doscientos años de su nacimiento (de ahí que no ha mucho trajera al blog una reseña sobre su hermosísimo The lady of Shalott), y hoy quería finalizar la entrada invitándoos a releerle, a descubrir a Malory, a ver Excalibur (sin duda, una de las versiones cinematográficas del mito que resultan más interesantes) y citándoos en una próxima entrada donde repasaremos algunos otros títulos tal vez menos ortodoxos pero interesantes igualmente, basados en el corpus de la leyenda artúrica.

17 comentarios :

Isi dijo...

Pues si te digo que nunca me interesé por la leyenda del rey Arturo! jaja, pero con tu entrada me ha picado el gusanillo.

Tan sólo he visto la película de Disney (por supuesto, como todas las de dibus), y otra versión que hicieron hace poco, pero real, no de animación.

Homo libris dijo...

Je, je, nunca es tarde, Isi, para adentrarse en este mundo de fantasía. La verdad es que si te ha picado el gusanillo, te recomendaría a Steinbeck o a Malory como obras de referencia. De todas formas, a ver qué nos comentan los demás y qué sugerencias surgen en torno al ciclo artúrico.

En cuanto a las versiones, está claro que la de Disney la conocemos todos (o casi todos), y la otra que mencionas, habría que ver cuál es, sobre todo si es reciente como comentas.

Saludos.

Elwen dijo...

Excelente post, no he leído nada concreto sobre Arturo pero sí me he tragado más de una peli a la legua poco fidedignas. La última "El Rey Arturo" es con la que más flipé, ¿realmente se puede relacionar a Arturo con romanos y rusos? ¿y Ginebra era una salvaje? Si la mitad de eso es cierto he vivido engañada buena parte de mi vida.

Por cierto, aún ando buscando a Tennison en la biblioteca. El ordenador dice que está pero en el estante no aparece. A ver si un día voy con tiempo para darle la brasa al bibliotecario de turno que lo quiero incluir en mi reto 2009.

Isi dijo...

Esa es la que yo ví, Elwen! Una peli en la que hace de Ginebra la actriz Kiera nosequé (la de los Piratas del Caribe).

¿no la has visto, homolibris??

El Guisante Verde Project dijo...

El mito artúrico es, creo yo, uno de los grandes supervivientes medievales, que se ha ido adaptando a cada época, sin perder ni un ápice de interés. De hecho, el Santo Grial, los Caballeros, Merlín..., son reconocidos por todo el mundo. Además de las obras que directamente tratan de Arturo, conceptos arturícos aparecen en los lugares más insospechados, y han dado lugar a innumerables obras literarias e incluso teorías políticas.
La obra que más influencia ha tenido en la literatura posterior a ella ha sido la de Malory, ya que incluso Steinbeck señala que la suya es un intento de poner la obra de Malory en lenguaje moderno. Así que ambas son buenas opciones.
Excalibur es una película extraña, e incomprendida, y creo que es necesario verla mas de una vez para darse cuenta del excelente trabajo que supone.
Saludos!!

R. dijo...

Homo libris:

El único libro que he leído sobre el Rey Arturo ha sido el de Steinbeck. Fascinante! Te agradezco la información brindada.

Isi: Keira Knightley hizo el papel de Ginebra en la peli El Rey Arturo.

Saludos,
R.

Carmina dijo...

Vaya a ti tambien te ha tocado ordenar la libreria familiar... a mi hace tiempo que mi madre me pidio que fuera dejando espacio en los estantes, muy a mi pesar los libros bien ordenaditos y cuidados para que la polilla no de cuenta de ellos los tuve que meter en cajas, un monton de cajas que descansan en el desvan de la casa de mis padres, hasta que yo logre hacer hueco en alguna parte, donde se conserven mejor que donde estan, ya que tengo sitio en el apartamento de la playa, pero no creo que sea el lugar idoneo con tanta humedad... bueno al menos has pasado unos dias diferentes y has encontrado un tema sobre el que escribir...

Homo libris dijo...

Bueno Elwen, lo cierto es que en torno a la figura de Arturo se entremezcla la leyenda con un buen componente de realidad, pero de ahí a mezclarlo con rusos, romanos y hermosas salvajes… En cuanto a Tennyson, a ver si tuvieras suerte de encontrarlo finalmente. La edición que os comento merece la pena, sin lugar a dudas. La película que mencionáis Isi y tu (afortunadamente, por lo que leo) no he llegado a verla :)

Roberto, coincido plenamente contigo: tanto en la influencia del ciclo artúrico en la literatura y las artes a lo largo de la Historia, como en mantener como referentes actuales a Malory y, con una escritura y ritmo narrativo más acorde a los tiempos actuales, a Steinbeck. Tal y como dice R., es un libro fascinante, y fue el primero que me acercó a Arturo y sus caballeros de la Mesa Redonda. Excalibur es una película que me encanta y que, en efecto, requiere de un acercamiento pausado, comedido, para ir apreciando en su justa medida todos los detalles y misterios que alberga.

Carmina, el único detalle que no han parecido apreciar mis padres es que, con la reorganización, he dejado espacio para ir albergando más y más libros… Un pequeño problema añadido para el día en que tenga la oportunidad y el espacio de desplegar toda mi biblioteca como merece :)

La Belle Dame Sans Merci dijo...

¡Hola a todos! Jo, ¡es estar unos días desconectada de la red y escribís demasiadas cosas para contestar a todo! Pero con lo de Arturo no puedo reprimirme.;) Sólo diré que, respecto de la película que comentáis Elwen e Isi, históricamente no está mal hablar de una relación de Arturo con los romanos. De hecho, las raíces históricas del personaje se encuentran en un jefe britano romanizado (que no rey) llamado Arturus que, según las crónicas, derrotó a los sajones que invadieron las islas Británicas. Fue este héroe el que dejó una profunda huella el que más tarde fuera convertido, desde la historia de Nennio en el siglo IX hasta los romances del XII, en un rey con todo el boato de una corte de esa época y con magos y reina de por medio. La patraña de esa película infame fue el decir que se quería hablar del Arturus romano, del verdadero origen de la leyenda, y luego mezclarlo con los caballeros de la mesa redonda, un Merlín chamán y una Ginebra guerrera descrita cutremente como copia de la reina britana Boadicea, que para más cachondeo luchó en el siglo I d.C. O eres fiel históricamente y nos centramos en el siglo V, o hablas del Rey Arturo y Merlín y Ginebra tal como más tarde sería recordado, pero nada de mezclar. Y menos, con un guión tan absurdo. Al menos, yo lo veo así. Supongo que una vez más, por "deformación" de historiadora. XD
¡Un abrazo!

Homo libris dijo...

Alienor, ya se te echaba de menos por estos lares, máxime tratándose de este tema :)

Lo cierto es que sí, que la mezcla de Arturo con Roma no es tan descabellada, aunque sí la extraña mezcla que parece caracterizar a la película. Precisamente me animó a escribir sobre inspiración literaria de Arturo leer tu entrada con Sean Bean así como el artículo de la National Geographic Historia de este mes sobre el origen del mito. Entre esto, y que tenía ganas desde hacía tiempo de tratar el inicio del libro de Steinbeck, no pude contenerme más :)

Lo que más me ha llamado la atención de la explicación que das a la película es precisamente lo de la reina-salvaje Ginebra, que por lo que comentas es una caracterización de la reina de los icenos. No había establecido esa relación, pero me parece de lo más plausible. En fin, no sé si todo esto me animará precisamente a ver esa película, pero creo que al menos tenemos algunos referentes más a la hora de profundizar en el tema.

Saludos.

La Belle Dame Sans Merci dijo...

Aish, es que es muy malo estar pochilla y con madre de visita para esto de mantenerte al día en internet. ;)
De nuevo sobre la película de Keira y el señor Clive Owen, yo tuve encima la cabezonería de verla en el cine, y eso que auguraba que iba a salir indignada. ¡Y acerté! Menudo zurullo, como dicen en Aragón.
Respecto a Tennyson (babas, babas) yo también recomiendo la edición de Pre-Textos, es maravillosa, y puede que aún se pueda conseguir. Yo pude, pero me parece que estaba bastante agotada en la editorial, así como la edición de Las Baladas Líricas de Coleridge y Wordsworth. De todas maneras, en varias antologías poéticas de Tennyson aparece, aunque es mejor hacerse con una edición bilingüe, indudablemente. Y por cierto, el cuadro de Waterhouse preside nuestro dormitorio en casa. ^^
¡Un saludoooo!

La Belle Dame Sans Merci dijo...

¡Y que se me olvidaba! Hay un ensayo muy curioso que se centra en la figura de Merlín en la leyenda artúrica y que termina haciendo un repaso de la huella del mago a través de la historia de la literatura. De éste sí que me acuerdo del autor, ya que es uno de los más reconocidos estudiosos del ciclo artúrico: Geoffrey Ashe. El libro es: "Merlín. Historia y leyenda de la Inglaterra del rey Arturo", de la editorial Crítica. Muy majete, la verdad. ^^
¡Un abrazo!

Homo libris dijo...

Me da a mí que lo malo para seguirle la pista a Internet no es estar enferma, sino la visita materna ;) Pues la película me da a mí que no voy a verla; mejor vuelvo a ver Excalibur :D El libro de Pre-Textos creo que es relativamente difícil de encontrar, pero aún sigue disponible. En La Casa del Libro aparece como disponible, así que imagino que desde cualquier librería puede pedirse a la editorial o al distribuidor y posiblemente lo traigan. Es una edición que merece la pena tener, como dices, por lo hermosa, la buena traducción y porque es bilingüe. En cualquier caso, los poemas pueden leerse en la web, o encontrarse en otras ediciones, claro está. De Coleridge, ahora que lo mencionas, tengo pendiente tratar algún día su Balada del Viejo Marinero y, de paso, unirlo a la canción de Iron Maiden :D Hace unos días encontré además unos números de una vieja revista donde colaboré años atrás, con un brevísimo repaso a la influencia de Tolkien en el metal (en la música, claro, no en la fabricación de espadas :D), y me han dado ganas de volver a hacer malabarismos con la música y la literatura.

Me apunto el ensayo sobre Merlín, que debe estar la mar de bien. Entre el repaso a su figura dentro del ciclo artúrico y el que le da a su aporte dentro de la historia de la literatura, debe merecer la pena, y mucho. Además, es de buena casa, je, je. ¡Gracias por la recomendación!

¡Ah, qué envidia lo del cuadro! Yo quiero poner algún día el Lady Godiva de Collier, aunque de momento tenemos una hermosa réplica de El beso de Klimt.

¡Saludotes!

La Belle Dame Sans Merci dijo...

¡Lady Godiva! ¡Qué preciosidad! ¡No sabes tú ná! ;)

Homo libris dijo...

Je, je, ¿qué esperabas? ;) Te invito a contarnos algo sobre ella: me encantará leer cuanto escribas sobre ella y su leyenda :)

rocio dijo...

hola!!!a mi me encanta el mito del rey arturo y la historia de merlin.en general me gusta la novela historica centrada en el medievo.
cual de todos es el mas recomendable.algo que fusione la historia con la ficcion y te haga desconectar.
gracias,confio en tu buen criterio.

Homo libris dijo...

Buenas, Rocío.

Me alegra que te guste el ciclo artúrico. Como habrás visto, entre los lectores del blog hay bastante consenso con respecto a lo interesante que resulta. Hay bastantes obras publicadas en torno al mismo, pero si quieres alguna que aúne recreación histórica con ficción (y no te importa que sea bastante fantástico) te recomendaría la saga de Stephen R. Lawhead de El ciclo Pendragón. Si prefieres algo más "clásico", pero igualmente ameno, te diría que te acercaras a la novela de Steinbeck, Los hechos del Rey Arturo y sus nobles caballeros, que es realmente magnífico.

No dejes de contarnos tus impresiones.

Saludos.