martes, 4 de agosto de 2009

El lector

Cuando el joven Michael Berg enfermó y dejó de ir unos días a clase no podía imaginar que conocería a una mujer que cambiaría su vida. Al pasar cerca de la casa de Hanna Schmitz sufre un vahído y es ésta quien le socorre. Instado por su madre, pasa a agradecerle la ayuda cuando se ha repuesto, y será entonces cuando su atracción por ella le lleve a cometer una pequeña locura: convertirse en su amante. Se acerca el fin de curso y es Hanna quien insiste en que Michael saque adelante el curso, a pesar de haber perdido unas semanas por mor de su enfermedad, y a cambio le permitirá seguir viéndola. Se establece entre ellos una estrecha relación, y Michael descubrirá en los brazos de Hanna el dulce sabor del amor y el sexo, así como los misterios de una personalidad voluble, inquieta, inescrutable. Los malentendidos se suceden a causa de ésta, y ante la imponente figura de Hanna, Michael se repliega y termina por doblegarse a su voluntad.

Michael comienza a leer libros para Hanna, a ella le gusta su voz y la forma que tiene de contarle las historias que contienen aquellos. Así se suceden días de felicidad para ambos, entre baños, sexo y lectura, que tocarán su fin de forma abrupta cuando Hanna desaparezca de la ciudad.

Pasa el tiempo, y el segundo acto de este drama se desarrolla durante la juventud de Michael. Está estudiando Derecho y visita, junto a su profesor y unos compañeros, el juicio al que están siendo sometidas unas mujeres colaboradoras con el régimen nazi. Allí descubre a Hanna, que está siendo imputada de los máximos cargos y que apenas sabe defenderse. Atando cabos, Michael descubrirá el secreto de Hanna, y aunque gracias a ello sabrá que no es tan culpable de los actos que se le imputan como podría parecer aunque, por supuesto, tampoco es inocente. Michael intenta romper con su pasado, sabe que podría ayudar a Hanna, pero también es consciente de que no es lo correcto, si ella no quiere ayudarse a sí misma.

Finaliza el libro con las palabras de un Michael ya adulto, divorciado y padre de una hija, que intenta mediante la catarsis de la lectura en voz alta purgar sus miedos y alejar a los fantasmas de su pasado. Sin embargo, comienza a grabar sus lecturas, y decide enviárselas a Hanna. Pasan varios años hasta que recibe una respuesta por su parte, y habrán de pasar más aún hasta que se decida a visitarla y saber qué siente por ella.

El lector, novela de B. Schlink no es precisamente reciente, la escribió en 1995 y fue un éxito internacional, llegando a ser traducida a 39 idiomas. Sin embargo, hasta la fecha no había sabido de ella. Me llamó la atención hará un año, cuando debido a su adaptación cinematográfica comenzó a sonar nuevamente el título del libro y leí un poco sobre su argumento, y he aprovechado la última semana para ir intercalando su lectura. La verdad es que me ha gustado mucho la forma que tiene el autor de ir introduciéndonos en el pensamiento de Michael durante las tres etapas de su vida que nos muestra: su adolescencia, juventud y madurez, los dilemas internos que le causa su relación con Hanna o el conflicto generacional entre los alemanes que vivieron, sufrieron o toleraron la guerra y la inmediatamente posterior, centrándolo fundamentalmente en la relación de Michael con su padre (algo que también queda reflejado magistralmente en la novela gráfica Maus, de Art Spiegelman).

17 comentarios :

Isi dijo...

NO puedo leer tu reseña porque tengo el libro pendiente!! Ví la película, sin saber de qué trataba y me emocionó, así que le regalé a mi padre el libro (creo que aprovechando el día del padre), con la intención de que lo leyeran mis padres y también leerlo yo jijijiji.

Pero aún no lo he hecho, así que pospondré tu reseña para entonces.

PD. te recomiendo la película, ya que dicen que es fiel al libro... y mi madre echó unas lagrimitas aunque ya había leído la novela y se sabía el final.

La Belle Dame Sans Merci dijo...

A mí el libro, directamente, me encantó. Lo mismo que la película. Pero claro, no soy muy objetiva que digamos con Kate Winslet y el señor Fiennes. Y menos aún con el director Stephen Daldry, que hizo esa maravillosa adaptación de "Las horas", una de mis películas favoritas. ^^
¡Un saludo!

Homo libris dijo...

¡Pero Isi, si no cuento prácticamente nada del final! :P Bueno, esperaré a tu lectura y tu reseña para saber si coincidimos en la opinión del libro.

Belle Dame (¿cómo os llamo? :)), coincido plenamente contigo: el libro es magnífico, está genialmente escrito y me ha atrapado desde las primeras páginas.

Para ambas: veré la película. Si como decís tiene tan buenas críticas, y el director es el de Las horas (la vi hace años en un cine de verano de Córdoba y también me gustó muchísimo), sin duda merecerá la pena.

¡Saludos!

Lucía dijo...

El libro no lo he leído pero la película sí que la he visto, y me gustó mucho, no solo por los actores y sus magníficas interpretaciones, sino que también porque fue una película que me hizo pensar. Todavía varios después de verla seguía dándole vueltas a algunas escenas, pensando cómo lo sucedido en Alemania en la Segunda Guerra Mundial seguía afectando a la generación posterior de alemanes. También me hizo pensar sobre el sentimiento de culpa y la redención. Vamos, que la película me dejó huella.
Un saludo.

Homo libris dijo...

Lucía, definitivamente, tengo que ver también la película. El libro te lo recomiendo encarecidamente, especialmente si te gustó e impactó la versión cinematográfica. La sensación de pérdida, el choque generacional, la búsqueda de sí mismo de Michael a través de su relación con Hanna, están presentes en el libro y se manifiestan con una fuerza arrolladora.

En cuanto a los conflictos internos en un país que ha sufrido la guerra (y, con ella, la opresión de los más débiles) como ocurrió con Alemania o, sin ir más lejos, con España tras la Guerra Civil, es lógico que aparezcan, y es que se puede perdonar, pero difícilmente olvidar, ¿no creéis?

Saludos :)

Isi dijo...

Vale, lo he leído ;)
Pues hasta ahí, todo sigue igual que en la peli, excepto el punto en el que dices que Michael se relaciona con su padre: o no lo recuerdo o esa trama no aparece.
¿sabes que kate wislet ganó el oscar con su actuación en esta peli???

Me gusta eso que dices de que no se puede olvidar. Es una atrocidad, pero ella lo explica muy bien en el juicio: les dice que era encargada de llevar a unas mujeres presas a no se qué lugar, que pasaron la noche en una iglesia y que la iglesia se quemó. Ella dice que no abrieron la puerta porque entonces todas saldrían y las perderían, y su trabajo era precisamente vigilarlas. Hanna dice ¿qué podía hacer? ¿qué haría Ud.?

En fin... da para pensar mucho.

Hilario dijo...

Sufrimos, desde que se estrenó la película, una locura por este libro. Yo, fiel a mi estilo, dejaré pasar un tiempo, y cuando pase de moda lo leeré. Así podré juzgarlo en su justa medida.
Un saludo.

Homo libris dijo...

Jeje, Isi, ¿no has podido resistirte, eh? ;) Bueno, a mí me ocurrió otro tanto con algún que otro blog, por eso he intentado no reventar toda la trama, aunque con el tema de la película es cierto que buena parte de los lectores que se acerquen al libro ya conocerán un poco, al menos, de qué va.

La parte del padre aparece muy velada, realmente como meros esbozos, por lo que imagino que en la película ni se menciona. Lo que sí remarca más el autor es la falta de perdón por parte de la generación posterior hacia quienes toleraron la masacre y el genocidio. Especialmente queda de manifiesto en la segunda parte del libro.

Hilario, a mí me suele ocurrir lo mismo, lo que ocurre es que al ver que la película estaba basada en un libro escrito hace más de una década, he querido entender que estaba más que reposado, por eso me he atrevido con él. Cuando lo hagas, creo que te gustará, de veras.

Por cierto, y aunque no viene al caso, ayer vi una nueva edición de La isla misteriosa, de Verne, que me llamó la atención. Te lo comento porque tu blog me ha hecho recordar bastante estas lecturas de juventud con alguna de las últimas entradas y, en concreto, este libro de Julio Verne, me parece uno de los más adultos e interesantes, digno de la relectura que llevo tiempo planteándome.

Saludos.

loquemeahorro dijo...

Yo tampoco he podido resistirme, y me parece que he leído demasiado, y lo que me faltaba, lo pone Isi en un comentario.

Estuve a puntito de comprarme el libro en una edición barata, en el quiosko, después pensé que estaría en la biblo.
Pero, ahora ya no sé si se ha desvelado demasiado... ay, qué tontuela!! si he pensado "no leas más, no leas más"

La Belle Dame Sans Merci dijo...

Puedes llamarme Alienor, ¡ja, ja, ja! Cuando ingresé en blogger lo hice como La Belle Dame sans Merci porque a priori era el título que quería darle a mi blog, pero alguien me lo había quitado, ¡brrrr! Con lo que amo a Keats... Pero bueno, me decanté por la dama de Shalott porque Tennyson no es moco de pavo precisamente y porque la versión pictórica de Waterhouse decora la cabecera de mi habitación. Pero los amigos bibliófilos, aunque siempre que firme aquí salga Belle Dame, podéis llamarme Alienor. ^^

Isi dijo...

Ay Loque, si es que me dió la vena destripadora de argumentos.

¡sorry! (y por lo de Carmina, ¡¡también sorry!!)

Carmina dijo...

No he visto aun la pelicula la tengo pendiente, pero localizada, asi que este invierno le dare caña, en cuanto al libro me gusto muchisimo, sobre todo la segunda parte en la que se reencuentra con una Hanna que esta siendo procesada y atando cabos descubre su secreto y en su dilema se acerca a su padre y le pide consejo, algunos de sus pasajes son duros, sobre todo cuando toda una generacion juzga la forma de actuar de la generacion anterior, bien por sus actos o bien por omision de estos... creo que es una novela más que recomendable, a mi me dejo un poco fría el final, pero se veia venir también, dado el carácter de Hanna

Homo libris dijo...

Jop, para una vez que profundizo algo más en la trama, entre el libro y la película, y entre Isi y yo, creo que hemos destripado un poco la historia. De todas formas, Loquemeahorro, os invitaría igualmente a leer el libro: está tan bien escrito y el argumento es tan interesante que no se pierde demasiado saber de qué va (de hecho, en la reseña de la propia editorial creo que se desvelan más detalles de la trama incluso que los de mi propia entrada).
A mí me ocurrió algo parecido con spoilers de Canción de Hielo y Fuego, por eso me dije en múltiples ocasiones que no leería nada hasta ponerme al día con los libros escritos por Martin… pero seguí haciéndolo :P

Alienor, ¡si es que nos tienes despistados! :D Al descubrir tu blog, me dije: “La dama de Shalott, esto promete”, y miré a la barra de direcciones y me encontré con Leonor de Aquitania (bueeno, con Aliénor d'Aquitaine) esperando. Empiezo a leer los comentarios y veo la firma con La Belle Dame Sans Merci y me dije: ¿cómo diablos me dirijo a esta mujer? :D Sea pues, os llamaremos Alienor.

Carmina, coincido plenamente contigo, de hecho pienso que el final es totalmente prescindible, yo lo habría dejado en unas cuantas páginas menos, en el momento álgido de la narración. Pero no destripemos más, que sean nuestros amigos quienes descubran la historia mediante la película o, preferiblemente, gracias al libro.

¡Saludos!

Hilario dijo...

¿La isla misteriosa? Pues mira, ese no lo he leído. Gracias por el consejo.

Elwen dijo...

Doy casi por seguro que el libro no me va a gustar, sencillamente no me gusta nada que tenga que ver con los acontecimientos en cuestión. Sin embargo, sí he visto la película, por una casualidad muy casual, y me pareció buenísima. Quitando que Winslet y Finnes son a cual mejor, la historia que cuenta es tan diferente, sufriendo el mismo dilema que el chaval... No sé qué tal será como adaptación pero me alegra que haya dado a conocer más el libro

bibliobulimica dijo...

El libro a mi me pareció muy bueno, lo disfruté mucho y después vi la película, que también me gustó. Pero, como mencionaba Alienor, con la Winslet no puedo ser objetiva ;-)

¿Han destripado la trama? ni cuenta me dí...será porque ya me la sabía...jijiji....

Homo libris dijo...

Ayer por la tarde estuve en Granada, Hilario, y estuve a puntito de traérmelo para Málaga… pero lo voy a dejar un tiempo antes de releerlo, que tengo demasiadas lecturas por comenzar, jejeje.

Bueno, Elwen, no trata el tema en profundidad, y sí entra más a fondo en las relaciones personales entre los protagonistas y entre generaciones. Además, si te gustó la película, creo que el libro te encantará, de veras, aunque buena parte de la trama, por supuesto, ya la conocerás. En cuanto al destripe de la trama, Bibliobulímica, no lo veo como tal, no sé… Yo intenté no reventar partes digamos curiosas de la misma, pero creo que lo interesante está más en cómo se tratan estas relaciones que en la historia en sí misma, por lo que me sigue pareciendo un libro a leer, aunque se conozcan ciertos detalles de la misma :)